CASA RC: Jardines de estilo moderno por ESTUDIO GEYA

¿Comprar o construir una vivienda?

¿Comprar o construir una vivienda?

Al momento de enfrentarnos con la decisión de mudarnos de nuestra vivienda actual, nos enfrentamos con dos opciones: ¿comprar una casa o construirla desde 0 cero?…
Al momento de enfrentarnos con la decisión de mudarnos de nuestra vivienda actual, nos enfrentamos con dos opciones: ¿comprar una casa o construirla desde 0 cero?…

Al momento de enfrentarnos con la decisión de mudarnos de nuestra vivienda actual, nos enfrentamos con dos opciones: ¿comprar una casa o construirla desde 0 cero?  No es fácil darle una sola respuesta a este dilema ya que ambas opciones traen consigo ventajas y desventajas muy determinantes. La respuesta correcta a la pregunta de comprar o construir vivienda es que cada caso es único y que depende de las circunstancias de cada individuo o familia. De por sí ambas empresas tienen sus riesgos, especialmente porque no estamos hablando de la compra o la construcción de una propiedad cualquiera que se esté realizando con el ánimo de invertir en bienes raíces o de especular en el mercado inmobiliario. Nuestra vivienda es el lugar donde transcurrirá al menos por un tiempo nuestra vida y la de nuestra familia, es por ello una decisión que no conviene tomar a la ligera. En mucho depende también la personalidad de las personas involucradas. ¿Hablamos de individuos muy creativos, con algún conocimiento de diseño o arquitectura, sumamente exigentes y que tienen el presupuesto para aguantar un largo proceso de construcción? Para esta familia construir una vivienda que sea exactamente lo que siempre soñaron puede ser una aventura maravillosa que será coronada con la casa perfecta que llene todas sus necesidades y caprichos. Si en cambio hablamos de individuos que tienen vidas sumamente ajetreadas, para quienes simplemente el pensar en lidiar con arquitectos, albañiles, plomeros o carpinteros les produce sudores fríos, posiblemente será más prudente decantarse por la compra de una vivienda ya existente. Sea cual sea la opción por la que se inclinen, vale más tener un recuento detallado de las ventajas y desventajas que reporta en cada caso la compra o construcción de nuestra vivienda.

El factor tiempo en la compra o construcción de una vivienda

A menos que las condiciones del mercado sean sumamente fluctuantes la compra de una vivienda ya existente suele ser más expedita y rápida que su construcción. Si bien el proceso de búsqueda de una vivienda para la compra puede tomar su tiempo, no debemos olvidar que lo mismo sucederá con la compra del lote ideal para la construcción de una casa. El papeleo en ambas transacciones es similar, así como el pago de impuestos, por lo cual, a menos que seamos por algún motivo como herencia o alguna negociación, dueños de un lote que mantenemos durmiente a la espera de que llegue el momento de construir o vender, para comprar un lote pasaremos por un proceso similar al de la compra de casa. En esta instancia ni siquiera empezamos a mencionar el tiempo que va a tomar acondicionar dicho terreno, contratar los profesionales que se ocuparán del proyecto y decidirse por un plano o diseño que satisfaga todas las necesidades que pretendamos cubrir con la construcción de la vivienda. Si el factor tiempo es decisivo en la decisión, conviene comprar una vivienda en lugar de construirla.

¿Es más fácil construir la vivienda soñada o comprarla?

Al momento de construir una casa, serán muchísimos menos los aspectos que tendremos que resignar. No tendremos que conformarnos con cuartos o baños chicos porque junto con el arquitecto podemos buscar la forma de que las medidas sean las que queremos. Podemos elegir libremente el estilo de diseño que más nos guste ya que tenemos un plano y miles de posibilidades en la cabeza. Con la construcción de una vivienda, el resultado final se acercará a lo que siempre quisimos en una forma en la que no es fácil que suceda con una casa ya construida. Es posible por otro lado que encontremos una vivienda para la venta que sea prácticamente lo que queríamos, pero hay menos probabilidades de que esto ocurra, hay que ser realistas. Es posible eso sí, encontrar una vivienda que nos guste tanto, que estemos dispuestos a hacer caso omiso de esas imperfecciones que pueden o no reformarse, pero esto es otro asunto. Si es importante para nosotros tener una vivienda que sea lo que soñamos en cada detalle, la mejor opción es construirla nosotros mismos.

Nuevo versus viejo

Una ventaja innegable de construir una vivienda es que podemos elegir los materiales de toda la construcción, teniendo así la seguridad de que elementos tan sensibles como caños, cimientos, paredes, techos, etc, serán de una calidad que perdurará en el tiempo. Puede que tengamos la suerte de comprar una vivienda que sea nueva o incluso a estrenar, con lo cual la opción de comprar en vez de construir tomaría la delantera en este punto. Por otro lado si compramos una vivienda que ya tiene sus años, deberemos estar dispuestos a enfrentarnos a eventuales proyectos de mantenimiento o reformas, que van a variar dependiendo del estado general de la construcción en cuestión. Por ello no es poco común encontrarnos con que la casa que compramos puede esconder algunas sorpresas desagradables que sin duda se irán develando en el camino y que pueden resultar en gastos muy elevados.

Defectos en la construcción de una vivienda

Los errores o defectos en la construcción de una vivienda pueden ocurrirnos tanto como cuando construimos nosotros mismos, como cuando compramos una casa. Pero lo cierto es que al involucrarnos en los procesos de construcción de nuestra vivienda, es más difícil que estos errores o defectos nos tomen desprevenidos e incluso puede ser que logremos preverlos y corregirlos antes de que sea demasiado tarde. No sucede así con las viviendas completamente terminadas que están para la venta. Esos vicios ocultos aparecerán cuando menos lo esperábamos.

El papeleo relacionado con una vivienda

Tanto cuando construimos una casa como cuando la compramos, habrá papeleo de por medio, de eso no cabe duda. Es posible que tengamos que enfrentarnos con más burocracia cuando encaramos un proyecto de construcción que la simple compra de una vivienda, pero hay que tener cuidado: cuando construimos nosotros mismos con la ayuda de nuestro abogado o escribano nos enteraremos de todo lo que haga falta y dependerá de nosotros estar al día con toda la documentación o no. A la hora de comprar una vivienda, en cambio, debemos ser extra cuidadosos y revisar que esté todo el papeleo e impuestos que hagan falta al día. No examinar cuidadosamente la documentación de esa vivienda que compramos puede tener consecuencias tan nefastas como darnos cuenta de que no somos dueños de la totalidad del ambiente o que una reforma o adición a la vivienda se realizó de forma ilegal.

Conclusión

Como adelantamos más arriba, la compra o la construcción de una vivienda tienen sus peligros y sus satisfacciones y dependerá de cada caso y de cada quién determinar cuál de estas dos opciones se ajusta mejor a su realidad, sus circunstancias, sus gustos y sus posibilidades. Lo importante es enfrentar cualquiera de las dos opciones que se elijan con los ojos bien abiertos, con la atención puesta en los aspectos legales, ser vigilantes con los aspectos arquitectónicos en ambos casos y tomarse los contratiempos que con seguridad se van a presentar de la mejor manera posible. Es así como sea cual sea la opción por la cual nos terminemos decantando se convertirá en la mejor opción posible para nosotros que aprovecharemos todas las ventajas y lidiaremos con las desventajas con criterio y buen humor.

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!