Arq. Santiago Viale Lescano

Arq. Santiago Viale Lescano

Arq. Santiago Viale Lescano
Arq. Santiago Viale Lescano
Número incorrecto. Por favor, verifica el código de área, prefijo y número de teléfono.
Al hacer click en 'Enviar' confirmás que he leído los Política de protección de datos y aceptado que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Podrás cancelar tu consentimiento enviándonos un email a privacy@homify.com con efecto a futuro
¡Enviado!
¡El profesional te contestará a la brevedad!

Casa La Rufina

El proyecto se desarrolla en un terreno de 1100 m2, ubicado
camino a las serranías cordobesas en la localidad de La Calera. Está inserto dentro de una loma que mira hacia un valle propio del barrio, con una orientación nor- oeste con 15 metros de desnivel entre el frente y el fondo.

Al lote se accede desde el nivel más bajo,  lo que define y hace particular el partido arquitectónico adoptado.

El diseño de esta vivienda  requería un programa funcional que se adecuara a una familia con 4 hijos y que resolviera los siguientes espacios: estar- comedor, cocina- desayunador, lavadero, cochera doble, dos dormitorios para los niños, 1 baño y  1 dormitorio con vestidor y baño.

El barrio se caracteriza por tener una topografía de montaña con abruptas  pendientes por lo que, en una primera instancia, se pensó en buscar una estrategia que permitiera  lograr un espacio plano donde asentar  la casa. Esto implicaba una operación aparentemente inteligente que implicaba excavar  la montaña al fondo del lote y con eso rellenar al frente lo que nos daba como resultado el tan preciado espacio plano para apoyar la arquitectura.

El suelo está conformado por  roca disgregada que se puede mover con retro excavadora.

Esta solución aparentemente adecuada y utilizada en la mayoría de los casos, por un lado generaba un daño muy importante en la topografía natural del suelo serrano que se veía agredido por la excavación, y por otro lado genera  patios de casas cuya fachadas traseras dan la vista a esta montaña “mordida “.

No convencidos con el daño que provocaba esta intervención, recurrimos a la idea corbusierana de elevar  todo el volumen de la casa sobre la topografía y dejar pasar la montaña por debajo logrando el espacio plano necesario de manera artificial a través de la realización de dos losas, “piso y techo” ambas apoyadas  en diez columnas de hormigón con bases puntuales.

Esta solución nos permite percibir la continuidad de la montaña a través de sus drenajes naturales y las visuales, con algunos puntos particulares donde la casa se vincula con el terreno natural, por ejemplo en la escalera de recepción o en locales accesorios como el lavadero y baño de servicio.

Por otro lado esta idea de separación se enfatiza realizando estos últimos locales, con muros de piedras extraídas de la misma roca disgregada convertida ahora en pequeñas contenciones que enfatizan el encuentro de lo natural con lo artificial, el fuelle entre ambos se resuelve con vidrio.

El movimiento topográfico del entorno genera una diversidad de perspectivas debido a la fuerte articulación de la misma, un ejemplo interesante de esto es cuando vemos la casa de desde la calle del frente que se ubica después del valle, toda esta pendiente que pasa por debajo de la planta de la casa se empieza a aplanar por efecto de la perspectiva y se ve a través de las transparencias como envolventes verticales verdes, como en el caso del estar comedor donde se hace más evidente.

Esta opción genero una relación más integrada y respetuosa de la montaña y establece un diálogo no impostado entre el sitio y la obra. Esto e importante,  ya que es una delas preocupaciones que más importantes del estudio, “la inserción de la obra en el sitio”.

El tema de la topografía no queda solo en una pendiente hacia la calle sino que también baja pero con menor pendiente oeste a este, lo que al poner un piano nobile  a nivel, genera un espacio ideal y naturalmente hecho para el guardado de los vehículos hacia la izquierda de la vivienda.

Por otra parte para evitar una fuerte pendiente para el auto, y a su vez generar un pequeño recorrido por la fachada , se ingresa al lote por la derecha, que es el punto más alto sobre la calle, y al cruzar el terreno en diagonal en forma rampada,  se aumenta la distancia y se reduce la pendiente.

El volumen arquitectónico se resuelve rectangular,  suspendido, que como mencionamos antes, deja por debajo un espacio que en parte es aprovechado como cochera, lavadero y espacio tipo semi-cubierto.

Sobre el plano noble se propuso un ingreso por el sector izquierdo a través de una escalera con un pequeño hall de ingreso semi-cubierto, desde donde se ingresa al estar comedor, pasante entre frente y contra frente.

Los tres dormitorios se organizaron hacia el frente, aprovechando las mejores orientaciones y visuales, en el contra-frente se dispusieron, cocina, baños y vestidor.

Las diez columnas que conforman la estructura de la vivienda están dispuestas de manera que armen una trama de vigas invertidas capaces de sostener pequeñas losas macizas, logrando de esta forma que el aspecto inferior de la losa se vea de hormigón visto y sin vigas colgadas.

Las envolventes se plantearon en gran parte en hormigón visto, con pliegues que arman parasoles que durante el verano cuando el oeste se recuesta más girado hacia el frente de la fachada y justo en esta época cuando necesitamos que no entre, generan una serie de sombras sucesivas sobre la fachada aminorando el impacto de la radiación solar sobre el edificio haciendo viables las grandes superficies vidriadas propuestas.

La envolvente del sector posterior de la casa se desarrollo de la siguiente manera: en el sector de cocina coincidente con los muebles bajo mesada y alacena, se realizó muro en mampostería dejando vanos por debajo, ventana en el medio y vanos arriba, lo que permite la entrada de luz mientras el mueble queda suspendido.

Esta fachada de contra frente va revestida, con vidrio laminado 5+5 con pvb opalino, que luego continua hacia los baños haciendo de cerramiento traslúcido. Solo se realizaron las aberturas entre los parasoles verticales.

El interior de la casa está teñida de una idea de contraposición muy fuerte entre lo extremadamente rústico del hormigón visto sin curar donde por momentos se ven los áridos y la mezcla  como si todavía estuvieran en movimiento bajando para asentarse, en contraste con la tabiquería interior blanca enyesada que surgen de un piso blanco de microcemento,  que no llega hasta la losa separándose apenas lo suficiente para generar una tensión entre ambos materiales, funcionalmente resuelto con fajas vidriadas.  Al solado de microcemento se  incorporaron planchuelas de acero en coincidencia con líneas que surgen de la misma casa, vanos, quiebres de muro, etc., independizamos de la medida de modulación fijada arbitrariamente por los fabricante de pisos, logrando así un piso único y propio de la obra.

Así como la inserción en el sitio siempre es un tema importante a tratar en los proyectos también los es, después de las enseñanzas del Arq.  Cesar Naselli, la forma en que ingresa la luz al interior del edificio, sublimando los espacios con climas especiales y cambiantes de acuerdo a las horas y estaciones del año a través del volumen del tabique revestido en madera con aventanamiento hacia el norte oeste y sur este ubicado sobre la escalera interior único punto de doble altura del a casa.

Otro elemento muy importante en cuanto a envolvente son las carpinterías. Estas se plantearon no como aberturas para tapar huecos sino con un concepto de carpintería mixta de madera y aluminio que va envolviendo todo el edificio adaptándose a cada situación que requiere el uso de la casa pero como un elemento integral que se expande también hacia las carpintería interiores, principalmente formadas por tirantes verticales de anchico ,combinados de acuerdo a la situación, con puertas placas o con carpintería de aluminio de primera calidad a los fines de lograr las prestaciones de estas últimas pero siempre dentro de un concepto general .

 La disposición de vigas genera tanto en la losa del piso interior como en la losa de cubierta espacios tipo piletones, que se rellenaron con molones de telgopor y luego se completaron con un contra piso armado. Esto nos resuelve dos problemas, uno el de los desniveles que generan las vigas, y el otro no menor, es el de la aislación térmica inferior, ya que el piso está volando y en contacto con el exterior por lo que necesita de la aislación térmica.

Lugar
Córdoba Capital

Admin-Area