Cocinas de estilo rústico por Egue y Seta

Un loft que lo tiene todo

Juan Martín Caranza Juan Martín Caranza
Loading admin actions …

Este moderno loft diseñado por Egue y Seta comprende un área de 200 metros cuadrados y fue realizado en el año 2013. 

El estudio juega con dos elementos principales que destacan este emprendimiento: la vegetación y la transparencia. Mediante los mismos, logran articular los sectores privados y públicos utilizándolos como separadores blandos, demostrando que si de separar espacios se trata, los cerramientos de mampostería no son un elemento imprescindible.

Pasemos a visitar este novedoso espacio.

La cocina industrial

Comenzamos nuestro recorrido por la cocina, que contiene una apariencia industrial gracias a la presencia de grandes superficies verticales de acero inoxidable, generando un interesante contraste con la mampostería del cerramiento original y la madera que compone la mesada de la cocina, oscilando entre lo moderno y lo tradicional. Nuevamente, es el color gris el protagonista, tanto en el piso como en la losa de hormigón visto y las láminas de acero, mientras que el resto de las texturas complementan la escena.

Otro detalle más que interesante es la exposición de las instalaciones eléctricas y de aire acondicionado, que agregan personalidad a una cocina diferente, que además cuenta con una barra-desayunador con dos lámparas “Lindse” de Francisco Segarra.

Una sala de estar enterrada

La sala de estar se encuentra a menor altura respecto del resto de la vivienda, en un gesto arquitectónico que jerarquiza el espacio. Compuesto por tres escalones, cuenta además con un sillón en U empotrado y tapizado en terciopelo de color gris similar al piso de cemento. No se trata de un color elegido de forma aleatoria. Al contrario, la idea es unificar la escena, teniendo en cuenta que no existe cielorraso sino que se decide exponer las vigas metálicas y la losa de hormigón visto, lógicamente de color gris. 

La intención es homogeneizar el espacio a través del color, mientras que mediante sutiles intervenciones, como la diferencia de alturas, texturas y materiales, poder diferenciar los ambientes.

En lugar de utilizar cerramientos de mampostería, el estudio nos demuestra cómo, con un sencillo desnivel, es posible diferenciar los espacios. 

Ingreso

La madera es la materia prima principal que compone la vivienda. La doble puerta de ingreso fue realizada por madera maciza de iroco, mientras que el piso es en realidad un entarimado de roble crudo. 

El ingreso está además caracterizado por un peculiar jardín compuesto por especies locales de arbustos de diferente altura ubicados sobre un lecho de corteza de pino iluminados por una luz artificial que emana de una falsa claraboya, al mismo tiempo que podemos observar una suerte de pecera sin peces en la que flotan retoños de vegetación, según palabras de los autores. Alrededor del mismo se desarrolla el resto de la vivienda.

Una habitación de lujo

En la habitación principal, la madera es nuevamente protagonista tanto en el solado como en el cielorraso. De diseño sobrio, la cama cuenta además con una cabecera de apariencia sencilla. Sin embargo, esta pieza fabricada a medida en roble natural y rejilla de alcantarillado, funciona al mismo tiempo como mesa de noche, tabique divisorio, y armario zapatero en su cara posterior, entre otras cosas.

Otro detalle llamativo es el espacio de relajación próximo a la cama doble, provisto de un sillón cubierto por colchas de lana cruda, y dos cabezas de reno textiles que son auténticos trofeos de decoración.

Visuales permeables

Si observamos el lado opuesto de esta habitación, podemos observar una pantalla retráctil que puede ocultarse en el falso techo de madera, permitiendo las visuales hacia el jardín principal del loft mediante el cuarto de baño. Los vidrios del cuarto de baño generan una transparencia tal que permite visualizar el jardín, convirtiendo al mismo en un verdadero espacio de transición.

Un cuarto de baño singular

Si un cuarto de baño se caracteriza por ser un espacio íntimo y cerrado, en este loft se reinterpreta este concepto generando un ambiente con vistas sobre el jardín prinicipal y una iluminación natural que produce una sensación de amplitud. 

El mismo comprende un espacio rectangular contenedor de dos inodoros y dos lavabos distribuídos de forma simétrica. Además, ambos están divididos por una gran ducha con un rociador de gran dimensión al ras de la cubierta, funcionando de forma independiente.

En su parte posterior un banco de hormigón encofrado alberga la grifería de acero inoxidable y atraviesa las mamparas de cristal para convertirse, a cada lado de la ducha, en encimeras de lavabo. 

Profundidad

El solado de madera nos dirige hacia el estudio, ubicado detrás de la sala de estar, y se destaca, al igual que el último, por encontrarse a diferente nivel respecto de la circulación.  

En él podemos encontrar varias obras de arte abstracto que reciben iluminación indirecta gracias a las paredes de la habitación, y a su vez, al igual que en el resto de la casa, puede observarse el jardín principal y el exterior de la vivienda.

Todo en uno

Finalizamos el recorrido de este innovador loft con una imagen que resume lo que estuvimos analizando: La preponderancia del color gris, la madera como elemento principal, el contraste entre el muro de mampostería y las carpinterías acristaladas en su lado opuesto generando una transparencia tal que permite visualizar el jardín, elemento fundamental del loft. Por otro lado, la expresión al descubierto de las instalaciones, y los diferentes niveles en los que se encuentran tanto del estar como el estudio terminan de conformar una vivienda súmamente destacable, que nos demuestra la enorme cantidad de recursos para generar diferentes atmósferas y espacios arquitectónicos sin necesidad de utilizar cerramientos divisorios.

Qué te pareció este loft? Ojalá lo hayan disfrutado tanto como nosotros!
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!