Lo que se esconde tras una sencilla fachada

Juan Martín Caranza Juan Martín Caranza
Loading admin actions …

Esta casa fue desarrollada por Ikki Matsumura Arquitecto. El terreno posee un desnivel natural que es resuelto por los proyectistas proponiéndonos una dualidad en sus caras. Hacia la calle, la vivienda parece desarrollarse en dos niveles y de una manera totalmente compacta, mientras que en el sentido opuesto la casa se desarrolla en 3 niveles y con una expansión hacia el jardín. 

La premisa de diseño fue conseguir la fluidez constante del aire, que nunca puede ser interrumpido. Los arquitectos nos proponen un constante juego de sensaciones por la manera en que utilizan los materiales.

Bienvenida

Esta es la primer cara que se observa del proyecto y es la que nos muestra su lado más racionalista y cubista. Las ventanas aparecen como un engranaje minimalista sugiriéndonos posibles funciones en el interior, pero que no nos afirmar qué es lo que está sucediendo adentro. La casa, diáfana, parece una obra de ingeniería donde sus ángulos perfectos y combinación de materiales son totalmente pensados y diseñados para alcanzar la perfección. 

T-House aborda tres materiales: el cemento, la madera y el revestimiento blanco. El primero, el cemento, es el que aparece en menor proporción. En realidad, su presencia es un guiño a la importancia que va a tomar este material en la otra cara de la casa; pero a simple vista pasa desapercibido y lo único que nos llama la atención es la sutil combinación de la escalera rampa que proponen los arquitectos. La madera es tratada en esta fachada con la misma intención que lo hicieron con el cemento. Nos proponen indicios pero en contraposición con el blanco absoluto parece prácticamente un detalle. El último material es el revestimiento blanco. No nos resulta tan importante el material sino el abordaje del color.  El color parece dominar la obra y termina de conformar la idea de que es un cubo socavado y no placas que conforman un perímetro. 

La otra cara

En oposicion a lo que ocurre en la fachada, en esta imagen observamos la segunda cara que mencionábamos. Si bien mira hacia un sector privado del terreno, el tratamiento que recibe el último nivel o el pozo, como lo llaman los autores, es de compacidad. Es decir, en vez de abrirse al terreno se cierra y ubica en esa plantas todas las actividades de servicio que no requieren de iluminación y ventilación natural. 

Los arquitectos no se esfuerzan en ocultar el desnivel natural del terreno o atenuarlo, sino que lo hacen más evidente, y hasta pareciera que son dos niveles pegados y contradictorios. Pero así como en el exterior el corte entre el pozo y el resto de la casa es evidente y franco, en el interior las líneas desaparecen y todo se convierte en un único espacio. La dualidad de la que hablábamos se aplica mostrándonos, a través de la expresión franca del material las diferentes realidades del entorno determinantes en la conformación de la volumentría; y un interior homogéneo.

Ahora estas intenciones que se evidenciaban en la fachada principal, empiezan a ser más claros pero no nos terminan de completar la idea. El cemento se muestra tal cual es y revela en esta imagen de la casa su importancia. La madera expresa su protagonismo al mostrarse en mayor proporción y el blanco, si bien es importante, empieza a perder proporción respecto del total. Los aventanamientos más amplios le quitan espacio al color blanco y le aportan mayor grado de permeabilidad a la casa, aunque, al mismo tiempo, pierden la concepción de engranaje que sugería la fachada principal.

En esta cara, la casa empieza a mostrarse en su verdadera magnitud: Un lugar permeable y fluído y no un volumen compacto y sólido. Debemos abordar el interior para poder descubrir la verdadera propuesta de este edificio. 

Fluidez

El interior nos revela fluidez. Las dobles alturas, los aventanamientos, el tratamiento del material y la proporción de los espacios juegan para mostrarnos el grado de transparencia y aire que posee la casa. Cuando uno experimenta el interior se desvanece la idea de que el proyecto es un sólido compacto, como se evidencia desde el exterior. 

Si bien los arquitectos nos van mostrando las facetas del proyecto engañándonos a los sentidos para luego, con el interior, darnos un golpe de sorpresa, conservan sus raíces racionalistas. Los interiores están compuestos de modo racional a partir de la conjugación de los materiales. 

Los arquitectos llaman a estos interiores como la profundidad del sólido y a los materiales los denominan como el origen de la vida, proponiendo un tratamiento franco de los elementos. La madera representa la vida y es utilizada en la casa como símbolo de reunión. Por momentos se nos presenta como sólida y contundente pero por otros, como se hace con las vigas en esta doble altura, es permeable y liviana.  

Unión

Hay interiores que tienen mas proporción de un material que del otro. Algunos usan más la madera que el blanco y es en el uso de estas proporciones que se les da más calidez o no a los ambientes. 

Si bien el living se encuentra a nivel de la calle sobre el acceso, cuando uno ingresa está volando. Sí, esta volando 3 metros por encima de la otra parte del terreno. Luminoso y permeable, también es atravesado por una doble altura en su parte central. y se extiende sobre una expansión que veremos a continuación. Es el espacio de reunión por excelencia y es el momento cúlmine de este proyecto. Aquí podemos identificar lo más importante del proyecto: La fluidez, ese material invisible pero que domina los principios rectores a la hora de proyectar. La madera, no solo en su tratamiento sino en su simbología de reunión y vida. El blanco absoluto que viene a cortar a la madera y aportarle liviandad. Por último, el metal presente en barandas y artefactos de iluminación que esta tratada en su manera más primitiva pero también con la mayor fineza.

Por otro lado, identifiquemos el equipamiento propuesto. En primer lugar, los artefactos de iluminación se muestran de su manera más franca pero también de una forma super minimalista. Son sutiles, pero al mismo tiempo estructurantes del espacio y hasta, como podemos ver en la imagen, acentúan la verticalidad del espacio. Las sillas y mesas nos muestran la proporción longitudinal del living pero al mismo tiempo con sus colores rompen y se separan de la materialidad de la casa.

Libertad

Aquí podemos ver la expansión del living de la que hablábamos anteriormente. Tomando las mismas proporciones del living juega en un contrapuesto respecto del material que domina el espacio. Se nos propone un blanco y negro total en la transición entre uno y otro. Si en el living predomina la madera, la calidez y la altura; en la expansión predomina lo blanco. Pero hay varios puntos en común entre ambos. 

Los aventanamientos son los que nos permiten vincular ambos espacios y nos muestran un poco de cada uno dependiendo del lugar donde nos encontremo. El tratamiento de los objetos y equipamiento sigue siendo minimalista pero en vez de utilizar colores vibrantes se mantienen en la madera y los laminados blancos porque el entorno ya nos propone el color.  El tercer elemento, y no menos importante, es que de alguna manera los arquitectos logran que este espacio sea una verdadera extensión del living y si bien el tratamiento es diferente mantiene la calidez que nos porpone el living. 

Aire

Esta imagen nos muestra el último nivel de la casa y nos lleva a los cuartos y una sala de estar privada. Curiosamente podríamos juzgar que desperdicia muchos metros cuadrado de planta en pasillos anchos, pero los arquitectos nos están proponiendo acá  todo un espacio de transición para los usuarios. Cada dormitorio es un mundo privado pero este lugar aparece como lugar de transición y juego que articula las ideas de unión y familia que intentan plasmar los arquitectos.

Aqui tampoco se pierde la presión casi de ingenieros a la hora de ensamblar las partes y las diferentes materialidades, pareciera tan fluido el traspaso entre un elemento y otro que resulta natural y agradable de experimentar. Es increíble, también,  como un lugar sin equipamiento logra proponer tanto a los usuarios, tan solo usando un balconeo como eje del espacio y una columna de madera que es estructurante del estar privado que veremos a continuación. 

Luz minimalista

El estar privado de la ultima planta aparece como una alternativa muy útil para los niños de la casa y el resto de la familia. Nos permite estar en living con invitados y que los chicos no necesiten jugar en ese espacio o estar encerrados en su dormitorio; a la vez de que la conexión se mantiene por el balconeo. 

El elemento estructurante aquí es la columna de madera. Esta propone un limite permeable pero contundente entre  dos semiespacios. El estar se resuelve con los mismos criterios que el resto de la casa: el juego de madera y revestimiento blanco, al que se le adicionan dos grandes ventanales que aportan claridad natural a todo el piso. Un punto para destacar es que la madera recibe en su tratamiento un pulido y se muestra en su versión más natural y primitiva, es decir, con nudos y manchas. 

El equipamiento aquí vuelve a ser minimalista, los artefactos de iluminación son imperceptibles aunque funcionales para acentuar la proporción del espacio. No hay sillones, solo una gran alfombra que te invita a habitar este espacio. 

Ingenieria

El baño es un tema aparte. Sumamente exquisito, se caracteriza por su luminosidad y perfección.  El blanco es el protagonista, mientras que la madera es solo un detalle en este sitio. No es arbitraria la elección del material que predomina, sino por el contrario le permite a los arquitectos dar una sensación de amplitud espacial mayor a la real y el espejo tanto en su proporción como ubicación permite expandir el espacio. 

Los artefactos sanitarios y desagües no sólo obedecen a una visión racionalista sino que están proyectados con la mayor fineza resultando imperceptibles al ojo, incorporando los mismos juegos materiales que se proponen de una manera global en la casa. 

Armonia

Para finalizar, esta casa tan contradictoria como parecía, resulta la expresión de una máxima armonía. Cada elemento proyectado, cada tratamiento de material, cada mobiliario aparecen como únicos e indispensables y se conjugan con total naturalidad. 

¿Qué les parecio T-House? Sin dudas constituye un gran ejemplo de cómo hacer arquitectura racionalista moderna. 

¿Qué les parecio T-House?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!