10 ideas geniales para que tu jardín se vea divino en invierno

Gabriela  García Gabriela García
Google+
Loading admin actions …

En los meses de frío la tierra tiene bajas temperaturas que no favorecen el desarrollo de las plantas. Muchas entran en una especie de vida latente, donde apenas crecen o se alimentan mientras aguardan la llegada de la primavera, donde renacen con vigor y energía.

Sin embargo, no hay motivos para clausurar el jardín, ya que hay especies muy decorativas que se adaptan al otoño e invierno, e incluso muchas flores que pueden servir para decorar cada rincón con su aporte de color. Se  puede lograr un jardín de revista aún en épocas de frío, eligiendo las variedades apropiadas y sumando detalles decorativos que le dan un marco especial. 

1. Canteros de pallets

Durante los meses de otoño e invierno, las bajas temperaturas hacen que muchas plantas entren en una especie de letargo a la espera de la llegada de la primavera. Pero hay especies resistentes al frío y también variedades de flores que se lucen muy bien, tal como se puede ver en estos canteros rodantes de la imagen, realizados con maderas de pallet. Los mismos se pueden desplazar a gusto del usuario y ayudan a dar al jardín un lindo tono de color en estos meses de frío. 

2. Huerta elevada

Huerta Organica Mundo Garden en dos tablas de alto: Jardines de estilo rústico por Mundo Garden
Mundo Garden

Huerta Organica Mundo Garden en dos tablas de alto

Mundo Garden

Durante los meses de frío no hay necesidad de desatender la huerta. Colocarla en canteros elevados no solo aportan un detalle decorativo al jardín sino que también hace más cómodas las tareas de jardinería. Cuando comienza el otoño ya se puede sembrar brócoli, espinaca y algunas variedades de lechuga, plantar los almácigos que ya fueron creciendo o recoger los primeros frutos de lo que se sembró durante el verano. 

3. Flores de estación

En invierno no hay por qué prescindir de las flores, ya que hay  variedades resistentes al frío como las prímulas, el cyclamen o violeta de los Alpes y las rosas. Las especies mencionadas pueden llenar de color un jardín invernal, donde se lucirán espléndidamente dentro de un macetero hecho con tablones de madera. Para no encargarse del pasto, cubrir el suelo con piedras es una solución práctica y decorativa a la vez. 

4. Frutales decorativos

Terrazas de estilo  por Asilvestrada
Asilvestrada

Una terraza pequeña

Asilvestrada

Quienes tienen frutales de cítricos saben que el invierno es la época de la cosecha. Los árboles estallan de limones, naranjas, mandarinas, pomelos y kinotos, cuyos tonos amarillos y naranjas contrastan maravillosamente con el verde oscuro de las hojas. 

Los frutales son una opción muy decorativa y útil a la vez, y permiten llenar el jardín de color durante las épocas de frío y de irresistibles perfumes el resto del año, cuando florecen los azahares. Hay que asegurarse de que estén ubicados en una zona del jardín donde reciban mucho sol. 

5. Topiarios naturales

En los meses de frío muchas  plantas casi no crecen y se nutren lo mínimo indispensable. La savia casi no circula por troncos y ramas, y por eso es la época ideal para hacer podas y trasplantes.

Esto se puede aprovechar para darle una linda forma a un Buxus,  una ligustrina, un Ficus benjamina o un laurel. recortando hojas y ramas para darles una forma esférica.  El resultado es un topiario natural muy decorativo, que se luce mucho más dentro de un gran macetón decorado. ubicado en un rincón estratégico del jardín.

6. Un césped siempre verde

Durante los meses que dura el otoño y el invierno el pasto se va poniendo reseco y amarillo por la acción del frío y las heladas. Esto se puede compensar con una resiembra de ryegrass anual o perenne, que asegura un jardín verde durante todo el año.

Hay una tendencia creciente que consiste en utilizar planchas de pasto artificial, que si bien es algo costoso, termina con los gastos de mantenimiento. 

7. Jardín de cactus y suculentas

Un jardín no siempre debe incluir césped, plantas frondosas y flores; también puede reunir cactus, crasas o suculentas en algún rincón especial. Tienen la ventaja de que son sumamente decorativos y no necesitan demasiada atención, ya que con regarlos una o dos veces por semana ya alcanza para mantenerlos lozanos y vistosos. 

8. Canteros y piedras

Encargarse del césped es una tarea tediosa, en especial en la época de frío donde hay que resembrar o resignarse a tener un jardín ralo o amarillento. Para saltearse esta pesadilla se puede recurrir a las piedras, que forman un espacio atractivo que no necesita mantenimiento. Para matizarlo se puede utilizar la idea de Cornus Garden de formar dos canteros circulares bien frondosos con plantas resistentes a las bajas temperaturas, con distintos colores de verde y flores de invierno., 

9. Un camino de plumeros

Jardines de estilo rústico por Stam Hoveniers
Stam Hoveniers

Combinatie van Siergrassen en Verbena

Stam Hoveniers

Un sendero de piedras evita el trabajo de tener que ocuparse del césped, ya sea cortarlo, resembrar o mantenerlo sano y verde. La imagen transmite una idea de aridez, que se complementa maravillosamente con una sucesión de plumeros blancos, o cola de zorro si se quiere agregar un toque de color morado. El resultado es muy atractivo, con mucho movimiento y poca tarea de poda y cuidado. 

10. Un rincón de fuego

El clima frío no tiene que ser un impedimento para disfrutar del jardín. Un brasero de hierro ubicado en un lugar estratégico puede ayudar a crear lindos climas al aire libre. Se puede ubicar debajo de algún árbol frondoso para estar a salvo del rocío o las heladas, donde se pueden colocar bancos de madera para pasar un rato afuera disfrutando del fuego y de una copa de vino o un rico café. 

¿Querés más ideas para decorar el jardín en los meses de frío? Seguí leyendo este artículo donde vas a encontrar propuestas espectaculares. 

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!