Convertí cualquier espacio muerto en un baño espectacular

Jerónimo Moretti Jerónimo Moretti
Loading admin actions …

No hay lugar de la casa que necesite una mayor limpieza que el baño. Todos estamos de acuerdo en la luminosidad, los blancos y la higiene son fundamentales para tener un baño presentable. Esto se nota claramente cuando entramos a un baño ajeno o público: nos fijamos en la suciedad y vemos colores apagados, puertas que no cierran, piso mojado… En fin, un caudal de cosas que resultan en una experiencia no del todo agradable. ¿Quién de nosotros no tuvo una experiencia, digamos, traumática dentro de un baño? Por ejemplo: que se acabó el papel, que nos manchamos, que el agua comienza a subir sin temor por el tembloroso inodoro, lo que redunda en pánico ante la inminente certeza de que estamos en un gran y verdadero aprieto. 

Cuando estamos en esas situaciones es cuando apreciamos verdaderamente a nuestro modesto baño. Y esperamos de nuestro baño lo que exigimos de otros. Por eso es importante la limpieza y el frescor en todo baño que se precie de ser digno. La verdad que no tiene precio entrar en un baño ajeno y encontrarnos con las cosas en su lugar, bien iluminado, con los colores perfectos. 

Pero ¿qué pasa si necesitamos más de un baño y no tenemos espacio? Bueno, si disponemos de algún espacio vacío deberíamos ir pensando en darle una utilidad y ubicar allí un baño. ¿No es genial? Privacidad al ciento por ciento, mucha luz, espacio… Si esta idea te suena convincente y no demasiado arriesgada… ¡bienvenido! Este es el libro de ideas que estabas esperando, el que te dice cómo sacarle provecho a tu baño y ubicarlo en un improbable lugar.

Consultar y averiguar

Instalar un baño en casa es todo un desafío: habrá que consultar planos, averiguar si realmente podemos construirlo allí, y en especial conseguir un buen arquitecto que utilice su ingenio para lograr un buen diseño en un espacio donde, por ejemplo, los techos son inclinados. 

También se deberá tener en cuenta usar los elementos indispensables y nada más, y por supuesto saber colocarlos. Otro desafío tiene que ver con la luz: habrá que poner especial hincapié en la correcta utilización de la luminosidad disponible. Si tenemos la chance de tener luz natural, ¡hay que aprovecharla! 

Los materiales

Cuidado con el papel y la pintura, ya que los baños en los áticos no se distinguen por su ventilación y la humedad puede afectar los materiales. Mejor utilizar lo clásico: madera, azulejos, mármol, no mucho más. 

Claro que todo esto depende del efecto que deseemos para nuestro baño. Si nos va mejor lo rústico, ahí tenemos el fiel cemento, que sin dudas nos dará el aspecto buscado y además nos librará del problema de la humedad. 

¿Mejor ducha o bañera?

Ahora nos encontramos con otro problema. Si aceptamos la loca pero brillante idea de poner un baño en ese lugar con cierto espacio libre, entonces nos conviene colocar una ducha o una bañera. Bueno, la respuesta es simple: depende del espacio. Si tenemos un espacio diminuto, lo mejor será la ducha. Pero, ¿quién nos quita la tentación de poner una bañera si disponemos de espacio? Sería un espacio de relajación impresionante. 

La luz por la ventana

Llegamos al punto clave: la luz, y por ende las ventanas. En realidad, con una está bien, pero si tenemos el privilegio de tener más de una ventana, entonces aprovechemos ese lujo y utilicemos diferentes colores para para resaltar el ambiente. 

Ahora, si sólo tenemos una ventana no deberemos dudar: el blanco es nuestro color. Y la verdad que con el blanco alcanza y sobra. 

También deberemos prestar especial atención al espejo. Por favor, no nos olvidemos de estos elementos tan bellos y útiles en un baño, en especial si es pequeño ya que el espejo dará la sensación de mayor amplitud en el lugar. 

La luz de la lamparitas

Claro que hay espacios que no tienen ninguna ventana. ¿Ahí qué hacemos? O puede pasar que la luz sea insuficiente porque la ventana es pequeña y no hay manera de agrandarla o potenciar la iluminación. En ese caso no nos queda mucha opción: habrá que utilizar luz artificial. 

Lo mejor es la luz blanca colocada en lugares estratégicos. Intentemos que la luz artificial sea lo más parecida a la luz natural, es decir que sea agradable y no chillona, tranquilizadora en vez de llamativa. El baño debe ser, por sobre todas las cosas, discreto.

Aprovechar todo

Para finalizar no queremos olvidarnos de resaltar la importancia de los espejos en un espacio que pretende ser baño. Son fundamentales. Además, espejo y baño van de la mano, o para decirlo de otra manera: es imposible imaginar un baño sin espejo. Podemos estar en una casa sin ningún tipo de espejos, pero de seguro en el baño hay uno. Esto cobra especial importancia si no tenemos buena luz. 

Otro punto que por ser el último no deja de ser importante: el espacio disponible no es un problema nunca, sino un desafío para la inspiración. Si tenemos un gran espacio, ¿por qué limitarse sólo a un baño? Podemos también armar, por ejemplo, un dormitorio. ¿Y qué mejor que tener un baño cerca de la cama? 

¿Te animarías a poner un baño en el ático?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!