10 dormitorios para enamorarse al máximo

Lorena Filomeno Lorena Filomeno
Loading admin actions …

No hay nada más romántico que decorar una habitación matrimonial, ni tampoco nada tan complicado. A la hora de la decoración hay que tener en cuenta que van a habitarla dos personas con gustos y personalidades distintas, con todo lo que eso conlleva. Tener en cuenta este punto es clave.

La comodidad es fundamental en una zona compartida, donde ninguno debe avasallar el espacio del otro. El lugar del que disponemos o el que podemos generar, también es fundamental.

La elección de un dormitorio matrimonial romántico, rústico o moderno, dependiendo si tiene grandes ventanales o vista a un jardín, si es amplio como para incorporar un estar o pequeño donde debemos hacer malabares con la decoración para simular amplitud o generar espacios de almacenamiento, todo es prioritario para tener en nuestra cabeza antes de diseñar un estilo.

Veamos algunos ejemplos con diferentes estilos de diseño.

Romántico

Madera, dosel, hogar y velas en este diseño de Junor Arquitectura. El dosel es de uso común desde el siglo XIV y existe aún desde tempo antes dentro del ámbito religioso. Era eso que distinguía y aportaba mayor dignidad a tronos, altares o camas, no por nada en los comienzos, su uso era exclusivo de prelados y reyes.

Al popularizarse, pasaron un período muy útil en camas de climas tropicales, donde los cortinados, telas o mosquiteros, evitaban el contagio de enfermedades o la intromisión de alimañas dentro de la cama. Hoy el uso del dosel, en cuanto a camas se refiere, es meramente ornamental… y romántico.

Aquí, la cama con dosel de cuatro columnas torneadas, hace juego con la otomana que se encuentra a los pies. El hogar encendido, unos cuadros y candelabros son parte esencial del diseño. La lámpara de araña con tulipas, es acompañada por un juego de veladores. El piso de madera oscura, se ve resaltado por la alfombra y el acolchado blanco.

Todo es domino por los colores beiges y marrones, encontrando motas de color en los blancos y los terracotas.

De madera

Íntegramente en madera de guayubira, está realizado este dormitorio matrimonial de A4Estudio. La guayubira es una madera fina, de veteado profundo entre blanco cremoso y ocre y originaria del noreste de Argentina.

Techo, paredes y piso muestran la uniformidad de la madera y le dan un aspecto único.  Las luces juegan un papel fundamental en la definición de los espacios, los spots centrales para la luz general y un armazón de hierro con pequeños focos dirigibles, en este caso a una biblioteca embutida.

La cama descansa sobre un tatami de madera, del mismo material las mesas de noche, sostenidas por el enorme cabecero que cubre como una pared parte de la habitación, dando paso a un vestidor.

A los pies de la cama, una original otomana de palets.

¡Jacuzzi incorporado!

Y desde Tupungato, Valle de Uco, provincia de  Mendoza, la habitación con la que sueñan todos los matrimonios y que fue diseñada por Bórmida & Yanzón Arquitectos.

El dormitorio con muebles de cálida madera oscura con un increíble trabajo de ebanistería, fueron reutilizados de un antiguo convento de monjas a punto de demoler. 

Los pisos de madera de laurel, las paredes en tonos neutros de pinturas a la cal con tierra rojiza y un interiorismo ecléctico, aportan un tono intimista y casual.

El baño interno sin separaciones, a modo de loft, casi  tiene caída al enorme jacuzzi oscuro con cascada, que parece ser parte natural del suelo. Un estilo bello y rústico. Soñado.

Con sala de estar

Las puertas ventanas ocupan toda la extensión de este dormitorio matrimonial. La luz se desparrama por la cama de capitoné blanco y lámpara colgante. Esta área está delimitada por la alfombra que da paso a la sala de estar.

La chaise longue contra el ventanal, una pequeña mesa ratona, una mesa para utilizar como escritorio, de lectura o simplemente para comer, con sus dos sillas de madera. Un espacio sumamente acogedor.

Moderno

El enorme mural en tonos pastel, de pared a pared, es la característica a destacar en este dormitorio. Actúa además, como cabecero de la cama.

Casi enfrentado, un gran espejo de marco, se disimula en la pared hasta asimilarse a ella. Las mesas de noche, en doble altura y con superficie de vidrio, generan espacio visual en un dormitorio pequeño.

Las banquetas dobles con el mismo tapizado del sommier y la colcha, se pliegan hasta convertirse en pufs. El gris perlado subyuga el ambiente, con notas azules, negras y rosas.

Estilo rústico

Troncos largos y transversales son el marco de revestimiento en este dormitorio. Al ser el piso también de madera, se opto por muebles en color blanco que iluminan el espacio.

El motivo ondeado de la cama se repite en la mesa de noche y en la silla. Un aparador hace las veces de tocador y sostiene un espejo de marco.

Los clásicos baúles de pie de cama, fueron reemplazados por valijas viejas. Detalle muy original. Almohadones de telar llenan cama y sillas. Aportan todo su color, sobre una inmaculada colcha .

Colorido

Todo el colorido para este dormitorio. Ya desde enorme puerta ventana, entra el color de un patio interior.

EL blanco como base y el color mostaza como elemento de color hacen de este ambiente un sitio vivo. El doble cabecero de la cama se suma al tono de silla y los dos cuadros. Una cenefa de piso, recrea un motivo de flores y hojas, que salpica por el suelo.

Dentro del diseño de pisos, los dibujos, recuadros y colores son fundamentales. Y si bien las más conocidas son las cenefas de pared, las de piso tienen un lugar especial en la decoración de pisos.

Se puede crear a base de baldosas, azulejos o cerámicos, delimitar espacios, señalar, simular alfombras o complejos diseños, contrastar o bordear. En este caso, delimita el espacio de la cama y lo extiende  aún, más allá.

Clásico

Estilo clásico, en colores tierras y blancos. El techo en doble altura, juega con las luces y enmarca la serie de tres cuadros sobre el cabecero de la cama.

Una cómoda baja y un puf en capitoné ocupan la parte delantera. Desde el lateral una cortina en hilos de seda, delimita el estar.  Una propuesta original.

Cama embutida

La simpleza del estilo moderno, nos regala es te dormitorio generador de espacio. La cama embutida es la idea más increíble en este diseño.

Dentro de un marco negro, un gran cajón frontal, sirve tanto como lugar de almacenamiento, como para escalón que permita la entrada.

La cama con cabecero en capitoné blanco y moños negros de sujeción, está franqueada por una con cajoneras y un medio mural en animal print. Una lámpara de globo naranja, es la cuota de color que le hace falta.

Fuera, un aparador con vidrio y una silla que repite el diseño del mural. Un puf en capitoné de rombos y superficie dura, sirve como mesa de estar.

En el altillo

Dormitorios de estilo rústico por ADeCArquitetura
ADeCArquitetura

Casa na Golegã . Portugal

ADeCArquitetura

Dormitorio de campo, con vigas rústicas a la vista. El mobiliario simple y macizo, combina perfectamente varios estilos.

La enorme cama repleta de almohadones y borlas, tiene como cabecera una pequeña pared que deja entrever el vestidor. Un baúl mesa como pie y la cómoda que se ubica a lo largo de todas las paredes, completan el mobiliario.

¿Con qué estilo decorarías un dormitorio matrimonial?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!