Reformas en el hogar: guía para tirar abajo una pared

Rocío E Rocío E
Loading admin actions …

La arquitectura actual propone un nuevo tipo de intimidad, una con interiores despejados, espacios compartidos, paredes derribadas. ¿Querés probar? Este libro de orientará para saber de qué paredes podés prescindir y de cuales no; además, te tira abajo los miedos y te muestra que haciendo las cosas bien, tu casa también puede verse como las de las fotos de homify.

Derribar una pared de interiores es engorroso, hay que decirlo. De acuerdo al tamaño y material de que esté hecha, vas a tener polvillo, escombros e incomodidad hasta que la obra se finalice. Obviamente, una quisiera que de un día para el otro la pared ya no esté y que aquí no ha pasado nada. Bueno, pues no es tan, tan sencillo. 

Pero si estás indecisa, o si tomaste la decisión pero no sabés bien qué pasos dar, esta guía es justo lo que buscabas. Te contamos cómo llevar adelante tu proyecto de reforma en el hogar sin correr riesgos y de la manera más práctica posible. ¡Adelante! 

Tipo de pared: ¡cuidado si es de carga!

Lamentablemente, debemos decirte que no todas las paredes de interiores son derrumbables. Por eso, si estás apostando a una reforma radical, tendrás que determinar, de la mano de una persona experta, si tal o cual pared es o no de carga.

¿Qué quiere decir que una pared sea de carga? Se trata de las paredes que cumplen una función estructural, o sea, que son parte del armazón de una casa. Para darte una idea, las paredes de carga se encuentran perpendiculares a las vigas del piso y suelen estar en el centro de la vivienda. Estas paredes se extienden de una planta a la otra. Las paredes de carga por excelencia son las paredes exteriores.

En la foto de arriba, una pared al desnudo, un detalle del buen gusto de Bami Arquitectura.

Marcar el techo

Puerto Roldán - Lote 390: Livings de estilo moderno por Erb Santiago
Erb Santiago

Puerto Roldán – Lote 390

Erb Santiago

Hay un recurso propio de expertos que se utiliza antes de tirar abajo una pared de interiores y que se conoce como marcar el techo. Se trata de un procedimiento por medio del cual, evitás que, al derribar el muro de la discordia, se vea afectado el techo o las paredes lindantes.

¿Cómo se hace? Es simple; mediante un objeto afilado -básicamente, un cuchillo- vas raspando las esquinas e intersecciones a fin de despegar lo más posible una pared de otra. Esto es muy sencillo cuando hay techos o paredes de cielo raso. 

¡Cuidado! No te entusiasmes rasqueteando, que podés hacer un agujero en el techo. 

Arriba, uno de esos espacios abiertos y hermosos tan de moda actualmente. En este caso, cortesía de Erb Santiago.

Chequear plomería y electricidad

Reforma Cocina: Cocinas de estilo moderno por NovArq
NovArq

Reforma Cocina

NovArq

Sí, este paso es sencillo, pero vital. No sea cosa que estés dándole a la maza y te encuentres con flor de tubería en el camino. Las tuberías recorren más que la pared del baño o la cocina. Si tenés planos de la casa a mano, mejor, para estar segura, segura.

Lo mismo para la instalación eléctrica. Toparte con el agua sería tedioso, pero la electricidad no es broma. Si hubiese caños eléctricos, deberás desconectar sin dudarlo la alimentación eléctrica principal. Además, deberás continuar con mucho cuidado, ya que podrías dañar la instalación de toda la casa, provocando fugas eléctricas en sectores distantes y distintos.

En una palabra, asesorate bien en este punto.

Cuidado con el amianto

casa Jaime- Don Torcuato- Buenos Aires: Cocinas de estilo clásico por Arq.Rubén Orlando Sosa
Arq.Rubén Orlando Sosa

casa Jaime- Don Torcuato- Buenos Aires

Arq.Rubén Orlando Sosa

¿De qué año es tu casa? ¿Sabés con certeza el tipo de material con que fue construida? El amianto solía ser usado en forma masiva en construcciones anteriores a 1978; después, fue prohibido. Es que se trata un un componente altamente peligroso para la salud, ya que al ser liberado al aire libre, puede desencadenar cuestiones nocivas para los pulmones.

El uso frecuente tenía que ver con aislantes para techos. Por eso, es importante que sepas si la pared que querés derribar está en contacto con materiales que contengan asbesto. En caso de que sí, lo mejor será que llames a un experto o experta que sepa fehacientemente cómo cuidarse de estos gases tóxicos. Acordate que si hay algo que nunca está de más es cuidarse.

La casa de arriba es bien moderna, con materiales modernos, obra del Arquitecto Rubén Orlando Sosa.

Herramientas: sierra vaivén

A menos, por supuesto, que tengas ganas de darle al martillo para liberar tensiones, te recomendamos que optes por la paz y uses una sierra de vaivén. ¿Qué es la sierra vaivén? Es una herramienta especialmente pensada para demolición de paredes de madera y mampostería.

Precioso resultado podés obtener demoliendo esa pared de más en tu casa. Y si quedás muy cansada, siempre tendrás la opción de implementar una de estas queridas hamacas, que acá en Argentina conocemos como hamacas paraguayas. La foto pertenece a Karlen + Clemente Arquitectos.

Tus amados muebles, bien

No te olvides de cubrir todos tus muebles con telas, sábanas viejas, cortinas viejas, cartones, papeles de diario o lo que tengas a mano. Las astillas o los trozos de mampostería o cemento pueden desde rayar tus muebles de madera o laminados hasta ensuciar de manera definitiva un tapizado.

Otra manera eficaz de cuidar los muebles del polvillo de la construcción -o la destrucción, en este caso- es mediante láminas plásticas. Si te son muebles muy queridos, o si son muy frágiles, más vale sacalos de la escena. Será trabajoso pero es preferible un esfuercito extra y no que después de la reforma debas comprar muebles nuevos -a menos que sean esos tus planes.

En conclusión, derribar paredes de interior puede ser fácil, pero tenés que estar segura de que lo harás -valga la redundancia- de manera segura.

¿Querés más data sobre reformas en casa? ¡Leete este Top 5!

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!