De anticuado a chic en 6 simples pasos

Mariana Belisario Blaksley Mariana Belisario Blaksley
Loading admin actions …

En el libro de ideas de hoy les contaremos cómo tener una casa más chic en 6 pasos facilísimos. 

Para complementar les compartimos este libro de ideas que sirve como una guía para comprar piezas de diseño.

Todos queremos que nuestra casa cada vez sea más atractiva, más estilizada y por supuesto mucho más chic. El problema es que no siempre estamos seguros de qué debemos hacer para bajar a tierra una cualidad que a veces nos parece indefinible. Chic engloba muchos conceptos similares. Catherine Deneuve es chic como también lo era Audrey Hepburn. Para ser chic primero que nada hay que tener un estilo propio bien definido y que destile elegancia. Se puede ser chic siguiendo los últimos dictados de la moda, pero también manteniendo un impecable estilo clásico y atemporal. Es chic un aspecto estilizado y sobrio, pero también se le puede añadir un elemento de capricho que haga las cosas un poco más divertidas sin desentonar.

Nuestra casa debería ser una extensión de nosotros mismos, un reflejo de nuestros gustos, personalidad y por encima de todo de nuestro estilo personal. Así que si cuidamos nuestro guardarropa y nuestra apariencia para siempre estar irreprochables y darle a nuestro atuendo ese toque extra que lo distingue del montón, ya es hora de que empecemos a hacer lo mismo en nuestros ambientes.

No se necesita un montón de dinero para tener una casa chic. Se necesita buen gusto, eso sí y un buen ojo crítico. Más allá de eso sólo hacen falta ganas de llevar nuestros espacios un nivel, o unos cuantos niveles, más arriba. 

Con esta simple guía encontraremos que es mucho más fácil, ya que nos explica muy bien por dónde empezar. 

Así que manos a la obra y en principio debemos entender que añadirle a los espacios un toque dramático o sorpresivo es un buen comienzo. Luego tenemos que crear un punto focal y subordinar la decoración a ese eje. Unos cuantos clásicos del diseño le darán a cualquier ambiente un aire más distinguido, mientras que un diseño fluido que se nos presente orgánico ayudará a balancear el conjunto. Jugar con distintas texturas sirve para enriquecer y hacer más interesante cualquier rincón y finalmente serán esos adornos, objetos o efectos personales los que terminarán de convertir nuestra casa en su versión más chic. 

Equilibrar el conjunto

Un espacio que no se sienta orgánico y equilibrado puede arruinar todos los esfuerzos que hayamos hecho para que nuestra casa se vea más chic. Si la energía no fluye y los ambientes se sienten pesados o artificiosos por desgracia habremos errado en nuestros mejores propósitos.

Podemos apreciar en el comedor de Blos Arquitectos cómo exuda liviandad y nos invita a acercarnos. Es sin duda el efecto que buscamos lograr. 

Empezar con un toque dramático

Livings de estilo ecléctico por Diff.Studio
Diff.Studio

Paris apartment

Diff.Studio

El elemento sorpresa, un aire un poco dramático y teatral pero sin abusar, llevará nuestra casa en un solo paso a un nivel superior. 

Basta con ver este maravilloso departamento parisino para que la palabra chic se expanda hasta alcanzarlo todo. La paleta, muy sobria y casi diríamos que sombría se equilibra maravillosamente con esas lámparas fabulosas que parecen galaxias. Los muebles mantienen líneas simples pero están hechos con los mejores materiales. No está ausente una cualidad casi cinematográfica que nos recuerda a las películas de Tim Burton. Acá les acercamos otra toma, de este logradísimo espacio. 

Crear un punto focal

Piso en Palermo · Paula Herrero | Arquitectura: Livings de estilo moderno por Paula Herrero | Arquitectura
Paula Herrero | Arquitectura

Piso en Palermo · Paula Herrero | Arquitectura

Paula Herrero | Arquitectura

Una vez que creamos el punto focal del ambiente, debemos tender a subordinar la decoración y el diseño del espacio a esta suerte de ancla. La foto que acompaña a este ejemplo lo demuestra con mucha claridad. El tratamiento de la pared que resulta realmente hipnótico pone las reglas. Los muebles, la paleta y los materiales vienen a complementar, jamás a robarle el protagonismo.

Es más recomendable limitarnos a un solo punto focal por ambiente, especialmente en casas o departamentos más chicos. Más de un protagonista en escena puede resultar abrumador y lesionar el resultado final, creando distracción o incluso tensión. 

Incorporar clásicos del diseño

Por clásicos del diseño nos referimos a esos muebles famosos, ese espejo clásico, adornos, materiales o lámparas que hacen que otros objetos se vean sosos y sin gracia. 

Ser chic implica tener devoción por las piezas clásicas que nunca pasan de moda. De esta manera podremos tener espacios atemporales que jamás dejarán de parecernos elegantes y estilizados. No hace falta que nos hagamos de una gigantesca colección. Un sillón chesterfield o una cómoda chippendale dan para mucho y se ven muy bien en compañía de parientes más sencillos. El riesgo de abusar podría resultar en un ambiente ostentoso y eso sí que no es nada chic. 

Mezclar distintas texturas

A veces tendemos a enfocarnos demasiado en los colores y olvidamos lo útiles que son las texturas para enriquecer un ambiente.

Esta cocina, muy chic por cierto, lo demuestra en sus paredes, en la madera, en la lámpara, las cortinas y hasta en el respaldo de la silla. ¿Qué obtenemos como resultado? Ambientes mucho más interesantes, más ricos, más memorables. 

Jugar con las texturas es mucho más fácil de lo que parece, ya que si no podemos cambiar demasiado las paredes o los muebles con distintos tratamientos, podemos incorporarlas usando distintos géneros, alfombras, almohadones o hasta flores. 

Nuestros efectos personales pueden estar a la vista

Aunque parezca increíble nuestros efectos personales aportan no poco de nuestra esencia y pueden hacer que nuestros espacios se vean mucho más chic que sin ellos.

Pongamos por caso el dormitorio de la foto. Los cuadros y la forma en la que están colgados en la pared resulta original y muy elegante. La paleta es delicada y sobria. La forma en la que quedan a la vista prendas de ropa y un par de zapatos lejos de insinuar desorden o desprolijidad exudan una cualidad absolutamente chic, que nos hace pensar que este dormitorio pertenece a una persona dueña de un estilo personal muy distinguido. 

¿Listos para llevar sus casas a otro nivel?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!