Mamparas: 7 tips para elegir mejor

Celeste Celeste
Google+
Loading admin actions …

Si nuestro baño no es lo suficiente grande o, también, si es lo suficiente grande, una opción elegante y moderna son las cabinas para la ducha. En caso de tener poco espacio y no tener bañera, una cabina para ducha hará de éste espacio un lugar con mucho estilo y hará que disfrutes mucho más de tu baño. En cambio, si disponemos de un baño grande donde podemos dividir el espacio para una bañera por un lado y, aparte, un espacio para la ducha, sería un despropósito no tener una cabina allí. Si estas pensando en adquirir una, en homify te damos los siete consejos que te ayudarán a elegir lo que más te conviene para que tus baños se transformen en un viaje de relajación.

¿Cuál es tu estilo?

El primer paso para elegir el tipo de cabina que queres en tu baño es, como todo, pensar en el estilo. Existen muchos modelos según las necesidades y estilo para cada persona, los más comunes son aquellas instaladas en una esquina del baño, que posee mamparas y puerta super cubritiva lo que hace que un baño se asemeje a un baño turco, permitiendo la concentración del calor y el vapor, lo cual contribuye a mejorar la salud y la higiene, también están aquellas abiertas que generalmente poseen más espacio a su alrededor y permiten un cómo baño con espacio incluso para dos.

El estilo puede ir marcado por el modelo de las cabinas pero también por el tipo de paneles, puertas, paredes e iluminación que utilizamos.

Cabinas empotradas

Las cabinas de duchas empotradas son la clásica opción si tenemos poco espacio en nuestro baño, esto no es condicionante para la calidad de la ducha, al contrario, éstas son las que suelen ser cerradas permitiendo realizar baños turcos similares al sauna, los beneficios de ésta práctica son muchos, entre ellos es la dilatación de los poros que mejora la circulación y la higiene de la piel, también mejora la respiración, sin dudas elegir una de éstas y tomar un baño turco es una de las mejores inversiones en términos de estilo y salud. Las cabinas empotradas pueden ser grandes o tener el espacio justo para una persona, lo cual las convierten en ideal para departamentos.

La estética a la vista

Al igual que el modelo anterior, las duchas de cuadrante se caracterizan por ocupar poco espacio y poseer fácil mantenimiento, a éste modelo lo podemos llevar a otro nivel agregando un sistema de vapor y, si el espacio lo permite, un banquito resistente a la humedad y, de esta manera, tomar reales baños de vapor super relajantes. Otro beneficio de éstas duchas es que pueden instalarse en casi cualquier lugar, al ser, ideales para ambientes en donde el espacio es un problema, suelen incluirse como parte de la decoración, especialmente en monoambientes, ya la ducha no es algo que se esconde, sino que es una parte elegante y sofisticada de nuestro hogar.

Aquaglass puede inspirarte si querés ver funcionalidad y estilo.

Poco espacio y sin problemas

Cuando hay poco espacio las cabinas son la salvación, desde la esquina de un baño a una ducha en medio de un departamento o detrás de la cama, separado por una mampara o separador, una cabina de ducha puede ser instalada y aprovechada en cualquier área de la casa. En las viviendas que no tienen habitaciones bien definidas es una tendencia que se ve cada vez más que la ducha ocupe un espacio reducido pero no por eso deja de lado la comodidad, una cabina puede ser mucho más cómoda a la hora de tomar un baño que el clásico baño con bañera y azulejos.

Lujo en su máxima expresión

Si disponemos de un baño grande una idea super elegante y que nos trae mucho confort a la hora de la higiene y el momento personal son las dudas abiertas que se encuentran en un lado del baño y que, si bien tienen un espacio definido y tomar una ducha allí no implica llenar el baño de agua, los límites con el resto del baño se borran. Éste tipo de baño tiene la ventaja de poder tener un espacio para la ducha, otro para el espejo y otro para la bañera, incluso una opción muy difundida y que da un extra de relajación es crear un jardín, interno o externo, que esté en conexión con la ducha, un paisaje hermoso en el baño hará que no necesites mucha decoración ya que la naturaleza hará lo suyo.

¿Qué puerta pongo?

Entre todos los detalles uno de los más importantes es elegir la puerta de la ducha, de ésta muchas veces depende del estilo de ducha que queremos tomar, el espacio en donde se ubica, si necesitamos una esmerilada para más privacidad o podemos optar por una transparente. También debemos tener en cuenta el espacio disponible, muchas veces nos conviene una corrediza a una que al abrirse ocupe espacio y, tal vez, llegue a golpear algo.

Podemos elegir la puerta para decorarla, existen vidrios que tienen esmerilados con diseños muy lindos, por supuesto que también podemos hacerlo nosotros mismos con vinilos o geles divertidos.

Paso fundamental: la prueba.

Último, pero no menos importante, es el momento previo a la compra, tal vez vimos y elegimos cada detalle de nuestra próxima cabina para la ducha, pero algo imprescindible que nos confirme o nos haga cambiar la decisión, es el tema de la prueba, es fundamental probar la ducha, ver cómo nos sentimos adentro de ella, saliendo, entrando, moviéndonos como lo hacemos cuando nos bañamos.

Tengamos en cuenta que las cabinas son muy lindas y elegantes, pero no deja de ser el lugar donde diariamente tomamos una ducha, ese momento personal de higiene suele transformarse para muchas personas en un momento de ritual o renovación de energías y, como tal, debemos sentirnos muy cómodos en él, si vamos a invertir en el baño, hagamos que valga la pena.

Si todavía no te decidiste por una ducha, te invitamos a leer: 10 razones por las que preferir una ducha.

Contanos, ¿Cuál te gusta más?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!