Techos a dos aguas: 6 buenas ideas y algunos consejos

Gabriela  García Gabriela García
Google+
Loading admin actions …

Es el techo ideal para zonas donde nieva o hay lluvias abundantes. En estos casos conviene un diseño con techos con pendiente pronunciada, una estructura firme y un buen sistema de fijación si hay vientos fuertes. ¡A nadie le gustaría que se le volara la casa como le pasó a los cerditos del cuento!

De todos modos, este no es un problema en la ciudad, donde la elección de la forma del techo y los materiales solo tiene que ver con el gusto del consumidor. Ya sea de chapa lisa o acanalada, tejas o pizarra, hay una gran variedad de materiales. ¿Cuál es el tu preferido?

Detalles importantes a tener en cuenta

Un techo a dos aguas puede ser simétrico o con caídas de diferente pendiente y tamaño. La pendiente y el diseño dependen de los factores climáticos, ya que si es una zona de mucha lluvia o nieve abundante conviene elegir una pendiente pronunciada. Esto evita que se acumule nieve y que el agua drene lo más rápido posible. En las zonas urbanas el diseño puede ser más libre y quedar supeditado únicamente a cuestiones estéticas.

¿Qué material es mejor?

Para elegir el material más adecuado para un techo conviene analizar la disponibilidad de la zona. Si está alejada y hay una gran disponibilidad de madera, lo más lógico es planificar un techo a dos aguas de este material. La elección abarata los costos y permite reemplazar algún sector si se llegara a deteriorar. De todos modos hay que considerar los factores climáticos ante todo para construir una vivienda segura.

Para todos los gustos

Techos a dos aguas de estilo  por Exteriores De Madera
Exteriores De Madera

Cenador de madera a dos aguas con teja ceramica

Exteriores De Madera

La cubierta de un techo a dos aguas puede estar hecha de varios materiales: chapa lisa o acanalada, tejas de terracota, madera, cerámica o pizarra, placas de cemento, ladrillos, paja, troncos, o lo que sugiera la imaginación. 

Las tejas cerámicas y de pizarra son más durables pero también más pesadas y requieren una mayor inversión en una estructura más resistente. Las de madera y metal son más livianas, aunque en el primer caso tienen una vida útil más reducida.

Un espacio extra

Un techo a dos aguas genera un atractivo espacio libre que se puede utilizar como lugar de juegos, armar habitaciones, usar como altillo o dejar en suspenso para buscarle un uso más adelante. Pero en esta zona de la casa se concentra más el calor, por eso conviene hacer circular el aire hacia la planta baja. Lo ideal son ventiladores que tengan la opción de uso con velocidad inversa, que impulsen el aire caliente hacia abajo en invierno y el aire fresco en verano.

Una buena aislación

Lo importante de este tipo de cubierta es que tenga una buena aislación para proteger a la vivienda del frío, el calor, la condensación y la humedad. Se puede utilizar lana de vidrio, espuma de polietileno o  poliestireno expandido con película de aluminio, que ayuda a evitar la condensación. Por debajo, en el interior de la vivienda, se pueden colocar paneles de yeso, machimbre, o lo que dicte la imaginación del dueño de casa. 

Errores frecuentes

Los errores más frecuentes al construir este tipo de techos es elegir una pendiente poco pronunciada. Conviene consultar a un experto de la zona y tener en cuenta los factores climáticos. También puede ocurrir que se utilicen clavos, grapas o tirafondos de fijación del tamaño equivocado o que se usen menos de los necesarios para reducir costos. 

Este tipo de circunstancias puede provocar que el techo no quede suficientemente firme, provocando movimientos, filtraciones ¡o voladuras! Los encastres de cada parte del techo tienen que ser perfectos para evitar problemas, sobre todo en la zona de los encuentros y los desagües.

Seguí leyendo para conocer muchas posibilidades para elegir el techo de tu vivienda. 

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!