Cómo sacar lo mejor de una cocina lineal

Marcela Villanueva Marcela Villanueva
Loading admin actions …

Todo se remite a una sola pared. Las cocinas lineales mantienen todos los elementos: la heladera, horno, pileta, alacenas y mesada en una sola pared. Es un tipo de disposición muy versátil. Funciona muy bien en cocinas pequeñas como en espacios muy grandes, abiertos, donde la cocina está integrada al comedor y al living.

Es muy ventajosa también, ya permite un tráfico sin obstáculos a la hora de cocinar. Es fácil de diseñar y tiene todos los servicios como agua, electricidad y drenaje en un solo lugar.

La mayor desventaja con la que cuenta es que tiene poco espacio disponible en la mesada.

Si esta es la distribución de tu cocina, o estas diseñando una cocina lineal, seguí leyendo porque vas a ver buenas ideas para optimizarla y hacerla más útil aún.

Que todo fluya

En las cocinas lineales tradicionales la secuencia de los alimentos que la componen siguen el flujo natural de la preparación de los alimentos: limpieza, preparación, cocción y guardado. De esta forma, la ubicación de los artefactos sería una línea donde está la pileta, la mesada, el horno, las hornallas y la zona destinada a guardado que pueden ser alacenas en la parte superior o inferior.

Es muy fluido porque no tenés que ir de una punta a la otra de la cocina cuando estas cocinando. Aunque el espacio de preparación suele ser chico, podés optimizarlo con los consejos que te doy más abajo.

Es la planta más convencional que se usa tanto en departamentos donde la cocina es mini como en casas de plantas abiertas donde la cocina está integrada a resto de los ambientes.

Más espacio en la mesada: aprovecha las paredes

En este tipo de cocinas las mesadas no son muy amplias. Es la mayor desventaja porque toda la línea de la cocina está ocupada por las hornallas y la pileta.

Mantené la mesada despejada de electrodomésticos y accesorios para que el poco lugar que tengas quede libre.

Podés agregar lugar y hacer más cómodas ganando lugar en las paredes. Por ejemplo fíjate en la foto que doy de ejemplo: los cuchillos para cocinar están un imán colocado en la pared. También se pueden colocar pequeños estantes para especias, o los ingredientes más habituales que utilizas al cocinar. 

Como queda a la vista, elegí elementos que sean lindos y que alguna manera combinen entre sí.

Espacios de guardado optimizados

Cocinas de estilo clásico por MJ Home

En este tipo de cocinas el espacio de guardado está en sola pared también por lo que no suele ser muy grande. Si tenés espacio podés poner un mueble adicional en alguna de las otras paredes libre de la cocina para guardar los alimentos que menos usas o generá un espacio de guardado para vajilla en el comedor.

Para optimizar el poco espacio disponible de guardado es recomendable usar estantes y  alacenas diseñadas específicamente para cada función: cajones chatos para los cubiertos, estantes poco profundos para las especias o estantes giratorios donde guardar ollas y menaje. Aprovecha también las puertas de las alacenas para colgar utensillos como cucharas de madera o las tapas de cacerola. ¡Cada centímetro cuenta!

La línea de cocción

INTERIORES: Cocinas de estilo moderno por The Wall
The Wall

INTERIORES

The Wall

Depende del lugar con se cuenta. La opción tradicional son los hornos con hornallas integradas donde el horno está debajo de las hornallas. Pero también podés optar por el horno y las hornallas de forma separada. Si tenés espacio para una isla, las hornallas pueden estar ubicadas en ella, mientras que el horno puede estar embutido en la pared.

Mirá esta hermosa cocina realizada por el estudio argentino The Wall. Las hornallas están ubicadas en la mesada, mientras que el horno está en punta en la pared. Entre ellos hay un microndas que completa y complementa la línea cocción. Una distribución súper práctica y bien pensada.

La heladera, al rincón

Cocinas de estilo moderno por Thompson McCabe
Thompson McCabe

Beautiful Family Home

Thompson McCabe

La heladera es el elemento más importante de la cocina. El lugar ideal en este tipo de planta es al final de la cocina, en la punta, dejando un espacio libre de al menos 5 centímetros en los lados para que pueda disipar el calor que produce el motor.

Es conveniente tenerlo cerca del horno para facilitar la fluidez de la preparación de los alimentos, pero no tan pegada para evitar que el calor del horno haga trabajar aún más a la heladera.

Una buena opción es cubrir la heladera con las mismas puertas que las alacenas del resto de la cocina. Vas a lograr una mayor integración visual y de esta forma tu cocina lucirá más grande y prolija.

Si querés ver cómo cuidar tu heladera te recomiendo leer el libro de ideas: Cómo alargar la vida útil de tu heladera. Súper interesante.

Una cocina integrada

Livings de estilo ecléctico por homify
homify

cocina con isla integrada al living

homify

Las cocinas de planta lineal no son sólo para departamentos pequeños. Cómo te conté antes, se puede utilizar también en una cocina abierta que esté integrada al comedor y living.

Mirá la cocina que te doy como ejemplo. Es una cocina en una antigua casa del barrio de San Telmo, en Buenos Aires. Está realizado por los arquitectos del estudio argentino DA + P que buscaron valorar el patrimonio histórico de esta casa del 1900 pero modernizándola al gusto de hoy. Como resultado, la cocina, que forma parte del living, de planta lineal, está complementada por una isla y destacada con fuerte colores que resaltan la pared, conservando los pisos de madera y las aberturas antiguas.

Perfecta combinación de clásico y moderno para una cocina lineal.

¿Qué te pareció?

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!