Baños divinos: ¿Cómo protegerlos de moho?

Jerónimo Moretti Jerónimo Moretti
Loading admin actions …

¿Hay algo más feo que un baño lleno de moho y hongos? ¿Hay algo más desagradable que el lugar en el que nos acicalamos y producimos esté sucio y venido abajo? No… y desafortunadamente pasa. Pero ¿cómo evitar que nos pase A NOSOTROS? ¿Cómo evitar que los azulejos, pisos y accesorios se llenen de esas manchas espantosas ennegrecidas y llenas de hongos? La solución ha llegado: una correcta impermeabilización.

Una buena manera de evitar que el agua se filtre en todos los recovecos y le abra la puerta al moho y los hongos es evitar, en primer lugar, que llegue.

La impermeabilización es una barrera que no permite que entre el agua en las paredes, los pisos y los muebles y, de esta manera, protege el esqueleto interno de la casa. Si vivimos en una casa o departamento nuevo, es probable que esté construida con materiales que sean resistentes al agua y que, por ende, no retengan tanta humedad; pero si la nuestra es una casa vieja y no la cuidamos como es debido, puede sufrir un enorme deterioro.

En homify traemos algunas opciones más que interesantes para evitar que nuestro baño sea el más feo del barrio.

Primero: ¿dónde impermeabilizar?

Las área que debemos cuidar e impermeabilizar son aquellas que suelen tener presencia de agua. Sabemos que el baño es una zona propensa al contacto con el líquido, por eso debemos prestar una atención especial a las zonas de la ducha, de la bañadera, de la conexión del agua en la pared, del lavabo, el grifo y las cañerías que conducen el agua al inodoro. Todas estas partes del baño suelen tener un contacto constante con el agua, por lo que puede que no veamos si hay filtraciones por los costados, las paredes o el piso. Si impermeabilizamos esas zonas, nos ahorraremos fuertes dolores de cabeza y evitaremos arruinar el baño.

Detectar los problemas

Un buen indicador para saber si tenemos problemas de humedad es hablar con los vecinos. Si ellos tienen es bastante probable que nosotros también. Para saberlo con certeza, debemos realizar un diagnóstico a conciencia que nos ayude a identificar el o los focos de nuestro/s problema/s.

Si suponemos que la filtración está en la ducha o la bañadera, podemos reemplazar la vieja masilla impermeabilizadora que probablemente esté gastada y sea la razón de la pérdida. Si el sospechamos que el problema está en el inodoro, una zona conflictiva por la enorme cantidad de papel higiénico que tiramos allí -y no olvidemos que si el agua tiene que salir, encontrará su camino para filtrarse-, debemos mirar con atención el anillo que sella la conexión con las tuberías.

¿Y las paredes?

Hay un mito popular que dice que los cerámicos nos ayudan a proteger las filtraciones de agua, pero esto es un error: el agua busca cualquier atajo para seguir su camino y esto incluye los huecos de las juntas. Si esto llega a pasar, se comenzará a corroer el interior del revestimiento y ¡Watson, tenemos un problema!

Una solución es quitar el cemento que une a las juntas y poner uno nuevo. También se sugiere hacer esto en la unión entre los azulejos y la ducha, otro de los puntos débiles. Aunque puede parecer trabajoso, nos dará tranquilidad por las noches y sabremos que nuestro baño no corre riesgo de desmoronarse.

Los errores habituales

Uno de los problemas del proceso de impermeabilización es el costo: si bien es importante evitar el filtrado de agua, los bolsillos flacos pueden ser un inconveniente a la hora de decidir cómo proceder. Cuando impermeabilizamos, no debemos escatimar y debemos darnos a los mejores productos para evitar futuros lamentos.

Es probable que en el proceso de impermeabilización nos encontremos con olores fuertes y algo desagradables. Esto puede ser un problema si tenemos un baño chico y sin ventilación, pero es cuestión de ejercitar la paciencia y tratar de que entre la mayor cantidad posible de aire.

Consultar con un especialista

Somos expertos en bricolaje, sabemos arreglar muchos desperfectos hogareños y nos gusta seguir aprendiendo. Pero debemos reconocer los impedimentos y cuando hablamos de impermeabilización, hablamos de una limitación para el “hágalo usted mismo”. Podemos contratar a un profesional experimentado y de confianza, listo para dejar nuestro baño como nuevo. Además, debemos evitar problemas: si tenemos algún inconveniente con el vecino del piso inferior y debemos recurrir al seguro, es mejor no darles la posibilidad de argumentar que la impermeabilización estuvo mal hecha.

Si queremos hacer algo nosotros mismos, podemos realizar la aplicación de silicona en los bordes de la conexión de la grifería o la ducha. Esto nos ahorrará muchos problemas y nos hará sentir parte del proceso de mejora del baño.

Las ventajas de la impermeabilización

Marco de espejo: Baños de estilo moderno por Mosa Y Quito
Mosa Y Quito

Marco de espejo

Mosa Y Quito

Un proceso correcto de impermeabilización nos da mucha estabilidad y vida útil para el baño y para el resto de la casa. Es un método que, si lo realizan manos con experiencia, se puede hacer en poco tiempo y no necesita retoques en el corto plazo, sólo cada 10 años.

Pero la impermeabilización no es suficiente si tenemos un baño con poca ventilación y renovación de aire, ya sea a través de ventanas o de sistemas extractores de humedad. Estos aspectos nos ayudarán a que el impermeabilizado dure más y, a la vez, a evitar que surjan nuevas zonas con problemas de filtraciones y acumulación de agua.

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!