Solicitá cotización

Número incorrecto. Por favor, verifica el código de área, prefijo y número de teléfono.
Al hacer click en 'Enviar' confirmás que he leído los Política de protección de datos y aceptado que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Podrás cancelar tu consentimiento enviándonos un email a privacy@homify.com con efecto a futuro

Vivienda orgánica en el barrio de Olivos

María Alejandra Pucheta María Alejandra Pucheta
Loading admin actions …

Hay sensaciones que son difícilesde explicar, sobre todo cuando se trata de ser impactados por una casa que parece tener vida y espíritu propios. Es que hay algo que no se puede negar, la casa aunque sea nueva parece haber existido desde siempre en ese lugar.

Esta vivienda orgánica, ubicada en el barrio residencial de Olivos, fue ideada por el arquitecto Alejandro Sticotti, para funcionar como su casa propia y estudio, y tiene como principio la integración de todas las escalas. Las transparencias de la planta baja, a través de la doble altura, integran la casa entera el jardín, y los espacios intermedios, el verde con el interior. Lo mismo sucede con sus vistas y el barrio, ya que su imagen, diferente pero silenciosa, se integra a la arquitectura de casas inglesas con respeto y elegancia, pero también con su propia identidad.

Un acceso relajado

Al entrar, nos recibe un frondoso jardín informal con un pequeño estanque que ya existía, macetas de todos los tamaños y muchas plantas carnosas, árboles de distintas especies y plantas que crecen en matas, crean un clima especial y muy relajado.

Al fondo se erige la casa, de frente alto e importante, y materializada en madera y vidrio. El trabajo artesanal realizado en obra se hace patente desde un principio, los distintos tipos de madera lo abarcan prácticamente todo: carpinterías, deck, revestimientos, muebles. Los grandes ventanales permiten la fluidez con el interior, que se revaloriza por la escala de los patios laterales y el tratamiento paisajístico de las medianeras.

Como un jardín con techo

“Lo que más me gusta de la casa es que es como un jardín con techo” – cuenta Mercedes Hernáez sobre su casa, mientras abre las puertas, para salir al verde, lejos del bullicio de la gran ciudad. Siguiendo el recorrido, nos encontramos los laterales abiertos que comunican con el fondo, una transición franca y transparente, que desdibuja sus límites para rendir tributo al verde intenso que rodea la casa y que desde algunos rincones parece haber franqueado la entrada.

La casa está llena de objetos que cuentan una historia, ya sea en forma de artesanías traídas de viajes al norte de Argentina, de cuadros y fotografías que hablan de la amistad con artistas o de libros que evocan épocas vividas por separado. Mercedes los llama “los tesoros de la vida cotidiana”.

​Encontrar la esencia

Diseñar desde una concepción moderna sin atarse a ciertos y repetidos recursos, implica encontrar el espíritu de proyecto descubriendo la verdadera esencia del lugar, adentrándose en ella y logrando, en consecuencia, una obra diferente, ligada desde lo más íntimo con la vida de quienes habitan.

Aquí hablan los materiales, el piso de cemento en planta baja, la madera y el vidrio. La doble altura del estar permite visualizar la escalera, que aunque etérea en la materialización -apenas unas delgadas planchuelas de hierro para los escalones de madera y una fina baranda de caño redondo- tiene una presencia escultórica.

Amor por la madera

En cada rincón la casa nos cuenta de su amor por la madera, el diseño y el buen gusto, que junto con un estilo de líneas depuradas, caracteriza no solo la construcción de esta vivienda sino también los muebles. La gran mayoría son de la autoría del arquitecto Alejandro Sticotti, que firma bajo el nombre de Net y que produce y en el concurrido barrio de Palermo para una clientela fiel.

En homify compartimos y difundimos este amor por la madera, así que no te pierdas de conocer Una obra de arte en madera.

​Sensibilidad poco común

Todo el proyecto, especialmente la envolvente de planta baja, busca potenciar las transparencias y la relación entre el afuera y el adentro. “Esta arquitectura, que es la que a mí me interesa, tiene mucho que ver con lo que aprendí junto al arquitecto Horacio Baliero, quien fue, de alguna manera, mi gran maestro de posgrado.” declara sinceramente Alejandro sobre el famoso maestro de la arquitectura moderna argentina.  Esta imagen del comedor es reveladora y reivindica esa conexión con la sensibilidad que escapaba a lo comercial, a lo común y a lo estandarizado.

A medida y a conciencia

Siguiendo la línea de las declaraciones anteriores, la cocina es uno de los focos representativos de su arquitectura y diseño. En esta casa no hay nada estandarizado ni pretencioso, todo es a medida y a conciencia. Eso se extiende a todo, tanto a los espacios como también a la aplicación de los materiales. No hay aquí materiales típicos y aun así la búsqueda va por las cosas básicas y simples.

Los interiores son tan refinadamente despojados, que no sabemos dónde está el límite entre lo simple y lo bello.

​Concepción artesanal

En el primer piso, los dormitorios siguen la lógica de la casa con divisiones y muebles de madera como el que acabamos de ver en la imagen anterior. Esta casa fue, salvando las distancias, como diseñar un mueble paro más grande. Muchas cosas se decidieron acá durante la obra y se resolvieron “in situ”, pero además todo tiene un nivel de detalle artesanal, con combinaciones y terminaciones de excelente calidad, donde poco difiere una pared de un mueble.

​Magia en los detalles

Aquí, un piso más arriba, el dormitorio matrimonial ocupa la totalidad de la última planta, con proporciones por demás generosas y con vistas extensas al barrio, la plaza y al paisaje. La magia también está en los detalles: la rusticidad de las maderas recicladas, los pisos hechos de tablones de obra cepillados, y los pocos pero bien elegidos muebles que equipan las habitaciones, marcan la diferencia.

​El conjunto

Cae la tarde, y nuevamente afuera, nos alejamos para observar y reevaluar la obra en su totalidad, habiendo leído en estas líneas un poco sobre su concepción. Como se advierte, la ejecución fue mucho más compleja que esta descripción, porque ya sabemos los que apreciamos el buen gusto: la magia está en los detalles y en construir con pasión.

¿Te imaginaste una combinación tan perfecta entre lo simple y lo bello, en una casa nueva?
Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!