Una caja de sorpresas

María Alejandra Pucheta María Alejandra Pucheta
Loading admin actions …

Hoy te traemos, no solo un proyecto imperdible por su originalidad, sino también ¡una caja de sorpresas! Es que esta casa es puro misterio por fuera con sus fachadas casi ciegas, pero a la vez nos invita a entrar y descubrir qué alberga a través de esas aberturas caladas en su volumen, que la hacen respirar.

El estudio portugués Dois, conformado por los arquitectos Carolina Sumares y Rik den Heijer, se inició en 2010 en la ciudad de Rotterdam, y luego de vivir un año en la bulliciosa São Paulo, se mudaron a la pacífica isla portuguesa de Madeira, ubicada en el océano Atlántico. Desde allí, el matrimonio realiza proyectos para Portugal y participan de concursos internacionales. Esta mezcla de culturas y ritmos, se ve perfectamente reflejada en su arquitectura, y hoy visitamos una de sus más relevantes obras: Casa in Ajuda.

Nuevo barrio, nuevas formas

La casa se encuentra en Ajuda, un barrio actualmente en fase de desarrollo en Funcal, capital de la isla Madeira, y es una de las primeras en ser construidas en la cuadra y los alrededores, pero en el futuro estará prácticamente rodeada por otras viviendas y edificios a una distancia relativamente cercana. Por esta razón se le pidió a los arquitectos asegurar la privacidad en el diseño, tanto como sea posible. 

La consigna y la caja

Los arquitectos, tomaron esta consigna como premisa y la llevaron al extremo, proyectando una caja cerrada en el centro del terreno, se partió de un cubo blanco al que se le practicaron unas “caladas” o extracciones en la parte superior, insinuando apenas el interior de la casa. Estos agujeros, como si se hubiera extraído una pieza del tetris, que son las terrazas de las habitaciones, se revistieron en madera para enfatizar la operación y contrastar con la fachada blanca y purista. La sutil asimetría de la composición queda patente por la colocación de la puerta de acceso hacia un lado.

De cara al sur

La premisa de la privacidad se tradujo en un bloque blanco y cerrado, tanto que en planta baja solo se abre hacia la fachada sur –en el hemisferio norte, esta orientación es la mejor, así como en Argentina lo es el norte- donde se creo un fabuloso deck con pileta y en planta alta, sólo las terrazas con los jardines verticales de los tres dormitorios, son visibles desde la calle, escondiendo así de forma muy ingeniosa las visuales desde y hacia exterior a la vez que se permite un óptima ingreso de luz natural.

Terrazas

De esta forma, se decidió direccionar las vistas de cada habitación en la planta alta, a su propia terraza, en vez de al exterior. Cada terraza tiene una delicada terminación en madera y es encabezado por un jardín vertical, creando un distintivo volumen que se convertirá en un punto de referencia para el barrio.

Junto a las terrazas, la planta alta cuenta con tres habitaciones, una de ellas en suite, y un baño, todo en una distribución muy sencilla donde las formas simples y la luz lo son todo, al igual que en la planta baja.

Interiores

Esta prisma de contundentes ángulos rectos y marcados, es por dentro un compendio de detalles y combinaciones de buen gusto, que delinean un espacio moderno y sobrio, pero también muy acogedor.

El color blanco en todos los parámetros contribuye a la claridad y continuidad de esta arquitectura. La luz, perfectamente estudiada en esta casa, es horizontal y continua, que se refleja en los materiales y en su atmosfera , se trata de un espacio horizontal y continuo, donde todos los espacios se encuentran conectados, pero a la vez, claramente diferenciados.

Planta abierta

La planta baja es una planta libre y completamente abierta hacia la amplia terraza con pileta, diseñada para tener la mejor iluminación. Esta planta alberga los espacios principales, estar, comedor y cocina, de forma que todo este espacialmente vinculado, esto permite percibir cada ambiente sensiblemente mayor de lo que es y expandir las visuales más allá, marcando la horizontalidad y continuidad mencionadas.

Flexibilidad

Sin embargo, la cocina tiene la posibilidad de independizarse, gracias al diseño de una gran puerta corrediza, con dos enormes hojas blancas y lisas, que se esconden bajo el dintel, y se deslizan para integrar o no, la cocina a la gran sala estar-comedor.

Subsuelo abierto

En el fondo de la casa, un patio soterrado provee de luz natural y ventilación al nivel inferior de la planta baja, al que se accede por afuera. En este sótano se ubicaron el garaje, una oficina y una sala de juegos con billar. El patio, lo conecta visualmente con el exterior y tiene dimensiones suficientes como para no darse cuenta que se esta bajo el nivel de vereda, desde allí se puede apreciar el resto de la casa en todo su volumen, tan único por cierto. 

Y ya que hablamos de volúmenes, no te pierdas el proyecto Un juego de volúmenes para no perderse

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!