Casas de campo de estilo  por Manuel Monroy, arquitecto

La construcción de una casa de piedra y madera en Madrid

Isabel Rodríguez Isabel Rodríguez

Solicitá cotización

Número incorrecto. Por favor, verifica el código de área, prefijo y número de teléfono.
Al hacer click en 'Enviar' confirmás que he leído los Política de protección de datos y aceptado que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Podrás cancelar tu consentimiento enviándonos un email a privacy@homify.com con efecto a futuro
Loading admin actions …

Multitud de grandes producciones han convertido durante años las casas de montaña en escenarios de película. Sin embargo, este tipo de construcciones son reales y ofrecen un tipo de vivienda que, más allá de la funcionalidad, resulta estéticamente muy atractiva. Mimetizar la arquitectura con el entorno hasta el punto de fundir ambas dimensiones en un todo armónico es una tarea que realiza con éxito el estudio madrileño de Manuel Monroy, firma responsable de esta casa de madera y piedra en Cercedilla.

Distribuida en dos plantas y un semisótano, la construcción ofrece una solución habitacional que, no solo responde a criterios funcionales sino también a una estética arrolladora, un diseño integrado con el entorno que cautiva desde el exterior. ¿Listo para conocer todos los detalles? ¡Vive la inspiración!

Un diseño natural

Exteriores de piedra, grandes ventanales, cubiertas de madera, porches volados, interiores luminosos y modernos… Estas son algunas de las características que definen, en líneas generales, los trabajos de Manuel Monroy, cuestiones que, como vemos en esta imagen, quedan perfectamente representadas en la casa de montaña que nos ocupa.

La construcción está ubicada en el madrileño municipio de Cercedilla, en un terreno que regala unas vistas impresionantes a la sierra de Madrid. Para aprovechar al máximo las posibilidades de la parcela irregular de cerca de 700 metros cuadrados en la que se ubica esta casa de piedra y madera, los profesionales optaron por situarla en lo mas llano del terreno de modo que la construcción se ve en lo alto.

Una distribución estudiada al detalle

Nada queda al azar en el proyecto de construcción de esta casa de montaña y es que, si bien su imagen exterior no deja lugar a dudas, en el interior, los espacios se conectan y dividen de un modo magistral. Respetando en todo momento ese papel protagonista de los materiales, la casa se articula en dos plantas en las que, el equipo de Manuel Monroy, define con exactitud cada uno de los ambientes, haciendo del conjunto un diseño confortable e integrado con el entorno.

Porches, sala de estar, comedor, cocina, un dormitorio, un baño y espacios de distribución se suceden en la planta baja de esta casa de montaña. Las estancias cuentan con el atractivo que otorga el uso de materiales naturales pero, además, se prolongan hacia el exterior a través de grandes ventanales y conexiones que propician esa calidez que la naturaleza regala envolviendo a la construcción en un paraje perfecto para disfrutar al aire libre.

Vistas para soñar

La primera planta está reservada a los tres dormitorios y dos baños, uno de ellos independiente, con los que cuenta la vivienda. Su ubicación, alejada de las áreas más sociales de la construcción, permite mantener la independencia que garantiza el descanso de sus ocupantes. La fachada, no obstante, anticipa el encanto de unos interiores que Manuel Monroy cincela con precisión de artesano.

La nobleza de los materiales es, sin duda, una de las señas de identidad de un proyecto en el que cada detalle cuenta. Los dinteles de las ventanas, por ejemplo, están realizados con traviesas de tren mientras que, la carpintería es de pvc imitando a la madera. El resultado es una estética cuidada que, además, avala el confort interior gracias a la atención especial prestada por la firma a los aislamientos, sistemas de calefacción y eficiencia.

Rincones con encanto

La construcción de esta casa de piedra y madera esconde aún más atractivos y es que, junto a las áreas más funcionales, la vivienda dispone de un semisótano que da cabida a un garaje y distintos espacios de servicio. La optimización de la superficie es tal que la casa se funde con los espacios al aire libre dibujando escenarios perfectos para disfrutar tanto en el interior como en el exterior.

Por si la envolvente de la construcción no fuese suficiente reclamo, el proyecto de Manuel Monroy incluye una zona de barbacoa de obra totalmente equipada que, junto a porches y zonas ajardinadas, constituyen buena parte del encanto de la panorámica exterior de esta casa de montaña.

Una composición perfecta

Como ves, el proyecto no escatima en detalles. La combinación de espacios interiores modernos con materiales naturales en exteriores e interiores es una de las señas de identidad del trabajo de Manuel Monroy, un mantra avalado por proyectos como la construcción de esta casa de piedra y madera.

Cada elemento de la vivienda descubre un matiz que embellece el conjunto, desde los muros de apoyo perimetrales de fábrica de ladrillo chapados en piedra de musgo, a los pilares y vigas interiores metálicos y de hormigón, pasando por una cubierta de pizarra con elementos de madera de pino aserrado y tratado en porches y aleros.

¿Sueñas con una casa de montaña adaptada a tus necesidades y con un diseño único? Contacta con el equipo de Manuel Monroy y convierte tus sueños en realidad.

Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!