Hacé una mini huerta urbana en tu jardín

Jerónimo Moretti Jerónimo Moretti
Loading admin actions …

Gracias a Internet, el mundo se hizo más pequeño, las distancias más cortas y los tiempos son distintos. Este nuevo mundo ultracomunicado nos abrió las puertas del universo alimenticio. ¿Qué se come en otros lugares ¿Por qué se cultiva de una forma y no de otra? ¿Cómo logran esos vegetales tan enormes? 

Todos queremos comer vegetales frescos, sin agrotóxicos y recién cultivados de la madre tierra. La única manera de lograrlo es con una pequeña huerta urbana. No importa si disponemos de una enorme parcela o de una pequeña superficie, lo importante es usar la creatividad y la aplicación de un conocimiento inteligente para poder plantar lo que queramos y comer así lo que nos gusta. 

En homify realizamos una concienzuda investigación para que todos los amantes de la tierra y de los vegetales frescos puedan conseguir lo que quieren. ¡A por ello!

La demarcación del espacio

Huerta Vertical Mundo Garden: Jardines de estilo moderno por Mundo Garden
Mundo Garden

Huerta Vertical Mundo Garden

Mundo Garden

Una vez que decidimos tener nuestro propio jardín urbano, debemos trazar un plan. Con un lápiz y un papel, podemos proyectar todo lo que siempre quisimos. Por eso debemos diagramar el espacio disponible y dentro de él crear las distintas secciones que vamos a utilizar; cada una de ellas debe estar correctamente identificada con su nombre. Básicamente se trata de distribuir en dónde pondremos cada una de las hortalizas y vegetales que tendremos en nuestra huerta.

Si vamos a plantar árboles frutales, por ejemplo, también podemos disponer de su orden en esta suerte de plantilla del terreno. Para que nos sea más simple, puede que tengamos que construir vallas para delimitar cada sección. ¡Pero debemos tener cuidado! Muchas veces las plantas o los árboles crecen más de lo esperado y tenemos que tenerlo en consideración a la hora de pensar en los espacios.

Crear una cama de siembra de manera simple y fácil

Jardines de estilo moderno por Mono Studio
Mono Studio

Huerto urbano 45/90

Mono Studio

La construcción de un lecho de jardinería elevado para cultivar alimentos es un proyecto divertido y una manera saludable de obtener productos agrícolas. No sólo nos ahorrará tiempo y dinero, sino que requiere menos esfuerzo que cavar un jardín en el suelo. Primero debemos poner cuatro piezas de madera dura, de aproximadamente 600 mm de ancho. Esto servirá para formar los lados de la cama. Debemos asegurarlo con soportes y tornillos. A continuación, debemos poner una malla de tela o con restos de diarios; esto nos ayudará a que no crezcan las malezas en nuestro lecho.

Nutrir la tierra

La calidad del suelo es fundamental para tener vegetales de calidad. Por eso, si vamos a utilizar nuestro tiempo y esfuerzo en crear un espacio de cultivo, debemos invertir en obtener un buen suelo; esto nos asegurará productos de muy buena calidad que, seguramente, disfrutaremos profundamente. 

Para que tengamos plantas sanas, debemos tener una materia orgánica que sirva como abono de nitrógeno; debemos sumarle el compost que hayamos hecho con los deshechos de la cocina y los alrededores del jardín para que podamos acelerar la formación de humus en el suelo. Hay dos elementos claves para este proceso: las hojas y la paja nos ayudarán en nuestro proceso y deben estar en la capa superior del suelo, como protección de los cambios extremos de temperatura. Con todo esto en marcha, tenemos el punto de partida ideal y saludable para tener unas plantas grandiosas.

Elegir las plantas correctas para nuestra huerta

El secreto principal de una grandiosa huerta urbana es la correcta elección de las plantas para nuestro espacio. Esto implica conocer bien el clima en el cual estamos las temporadas de cultivo para cada uno de los vegetales que queremos utilizar.

Hay ciertas verduras y frutas que son intolerables a los extremos del frío o del calor, por lo que tenemos que tener en cuenta los aspectos climatológicos para elegir mejor.

Una buena manera de lograr el éxito con los cultivos es consultarle a los vecinos. ¿Qué plantas tiene en su jardín? ¿Qué nos aconseja? Este asesoramiento nos puede dar una buena idea de qué tipo de plantas crecerán con éxito en ese clima y suelo.

Sembrar semillas de plantas hortícolas

Una vez que tenemos definidos los vegetales que plantaremos, es el momento de obtenerlos. Podemos sembrar las semillas o plantar a partir de gajos que alguien nos haya regalado o que hayamos conseguido en algún vivero local.

Si es la primera vez que plantamos, es preferible que utilicemos los gajos, ya que tendrán las raíces con la suficiente fuerza como para que se agarren bien del suelo. Si somos más osados y nos animamos a las semillas, hay algunas consideraciones que tenemos que tener en cuenta. Plantar las semillas directamente en la tierra es una maravillosa oportunidad de ver el proceso de crecimiento de una planta, aunque este pueda ser un poco lento. Si queremos acelerarlo, entonces podemos pensar en la posibilidad de instalar un invernadero: si sembramos las semillas en un ambiente cálido, bañado por el sol y protegido por una ventana. 

Una vez que la planta haya alcanzado su tamaño ideal de transplantado (el tamaño de nuestra mano), entonces está lista para pasar a nuestra huerta.

La importancia de lo orgánico

Espacios decorados por Cuantatienda: Jardines de estilo moderno por Cuantatienda
Cuantatienda

Espacios decorados por Cuantatienda

Cuantatienda

El crecimiento de los cultivos orgánicos es el objetivo de todos los que buscamos tener nuestra propia huerta en el jardín. Una vez que el cultivo ha crecido, conocemos bien el proceso de crecimiento y qué etapas ha tenido que pasar para finalizar su crecimiento. Pero no todo es color de rosa; la agricultura orgánica puede ser un desafío más complejo de lo que creíamos porque para que sea enteramente orgánico no debemos utilizar ni pesticidas, ni fungicidas ni herbicidas ni aerosoles de ningún tipo, por lo que es una fuente de alimento para las plagas, los insectos o incluso las malas hierbas.

Para deshacernos de lo indeseable, deberemos pensar en alternativas para erradicar todo aquello que molesta a nuestros cultivos. Esto puede implicar la utilización de depredadores naturales de aquellas plagas que nos molestan; además debemos pensar en el problema de los hongos y, para protegernos de ellos, podemos utilizar sustancias naturales y orgánicas como el vinagre o el detergente simple.

¿Tenés una mini huerta en tu casa?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!