¡Estás a sólo 6 pasos de tu propio balcón!

Rocío E Rocío E
Loading admin actions …

Setenta balcones hay en esta casa, decía Baldomero Fernández Moreno, setenta balcones y ninguna flor, decía el popular el escritor argentino en la época en que las casas eran inmensas, los techos altísimos, el espacio abundaba y de todas las fachadas pendían balcones macizos, y las Julietas salían a esperar a sus adormilados Romeos.

No se sabe cómo fue que llegamos a hoy, a departamentos internos donde apenas si una ventana se topa con un abismo y un muro tan insondable como la nada. Y eso si tenés ventana. Micro-espacios para ganar lugar y que nadie quede afuera de este gran espectáculo cotidiano, de cemento y consumo, y humo y acero. Y ninguna flor que resista el aire acondicionado.

Pero calma, respirá, pensate en un balconcito, leyendo el diario del domingo, o desayunando antes de salir al trabajo, o simplemente registrando el cielo, oteando el aire, como los venados. Si tenés la posibilidad, hacelo, no te quedes sin este pequeño privilegio espacial, esta lengua extendida al infinito.

¿Qué tipo de balcón?

Lo primero es pensar en el diseño del balcón que mejor se lleva con la estructura de tu casa. Si estás construyendo, probablemente estés a tiempo de optar por un balcón en relieve, es decir, que sobresalga de la fachada; un típico balcón, para decirlo de una vez.

De todos modos, una habitación grande puede adaptarse para convertir uno de sus extremos en un balcón. Sin dudas ésta suele ser la manera más práctica, segura y accesible de llevar a tu casa un pequeño espacio que conecte con el exterior y te permita mayor ingreso de aire fresco.

¿Dónde, hacia dónde?

Si tenés la posibilidad de elegir la dirección de tu balcón, no dejes la decisión en manos del azar. Elegí una disposición que te procure la mayor cantidad posible de luz -por supuesto que cualquier arquitecto sabrá asesorarte al respecto. Buscá el sol matutino, que es el más cargado de prana o vitamina D.

Otro por supuesto es que no tenés que dejar de fijarte qué vistas te ofrece la dirección elegida. Quizás el sol salga por el este, pero si hay un edificio cubriéndolo, o un paisaje que te reste intimidad o te resulte desafortunado por algún motivo, no sentirás tanto los beneficios del balcón. 

¡Qué espectacular vista la del balcón para planta baja con pérgola que ofrece Azcona Vega Arquitectos!

El visto bueno del dueño

Puede pasar que estés alquilando y sientas que tu necesidad de un balcón será compartida y bien recibida por el dueño o dueña de la casa. Si te da el visto bueno, pues genial; de todos modos, y como dice el dicho, cuentas claras conservan la amistad. ¿Quién cubre los costos? Si te vas a hacer cargo de los costos, el dueño deberá descontarlo del alquiler, de más está decir.

Por otra parte, si correrás con la responsabilidad de la reforma, asesorate con respecto a las posibles objeciones que las molestias de la obra puedan despertar en los vecinos. Los vecinos se sentirán menos molestos con los ruidos, el polvo y la pérdida de intimidad si se les avisa y consulta de antemano.

Increíble la vista y la simpleza de este balcón obra del Estudio Mónica Fiore.

Otros permisos

Casa en Barrio Gamma: Terrazas de estilo  por aercole
aercole

Casa en Barrio Gamma

aercole

Otra de las cosas que tenés que saber para llevar adelante esta reforma y añadir un balcón a tu casa, es que cierto tipo de remodelaciones requieren de un permiso previo por parte del Estado. Esto es así por una simple y contundente cuestión impositiva. 

Pero tranquila, este tipo de trámite es cosa cotidiana para los arquitectos. Vas a necesitar sí o sí los planos de la reforma y cierto desembolso no muy significativo de dinero. Esta operación supone algunas semanas, así que paciencia.

Imponente la vista del balcón-terraza de Aercole, ¿no?

El momento oportuno

La sabiduría es, ante todo, experiencia. Te damos un consejo de sabios para la hora en que realices tu balcón: elegí el mejor momento, que más vale esperar un poco y sufrir menos. O sea, sufrir en el sentido de que toda obra de construcción supone momentos engorrosos, sobre todo si vas a estar ahí, dentro, con los albañiles trabajando mientras planchás la ropa o cocinás un bife.

Es por ello que los expertos -y sabios- de homify, te recomiendan hacer este trabajo, que suele tomar al menos tres semanas, durante una estación del año de clima templado y de pocas lluvias. En este sentido, el aislamiento de la habitación que dará a balcón es -obviamente- el primer paso dentro del proceso.

¿Cuánto duele?

Y sí, la plata no la regalan y los balcones tampoco. Si bien las compañías constructoras te pasarán un presupuesto por todo el trabajo, no titubees a la hora de pedir el detalle del mismo. Para que te des una idea, en el presupuesto se considera: la mano de obra necesaria, alguna con mayor calificación que otra (albañiles, carpinteros, herreros, etc.); el costo de romper una o más paredes y/o techo; el costo de cargar y eliminar escombros; el costo del revoque y colocación de aberturas; el costo de la colocación de revestimientos o cerámicos, por mencionar los elementos básicos. Además, deberás tener en cuenta los materiales, incluyendo puertas y ventanas o barandas.

Si la cifra es elevada, pedí un plan de pago, que por lo general todas las empresas aceptan. No te desalientes y pensalo como una inversión que elevará el valor intrínseco de tu propiedad. Pensá que lo mejor llega una vez que el balcón está terminado, cuando podés decorar a tu gusto tu balcón y disfrutarlo plenamente todos los días.

¿Querés ideas para decorar el balcon? Fijate en este enlace: De Madrid a Buenos Aires, 10 balcones lindísimos.

¿Qué idea te gustó más? ¡Dejanos tu opinión!

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!