El ladrillo: un material de construcción con mucha historia

Mariana Belisario Blaksley Mariana Belisario Blaksley
Loading admin actions …

En el libro de ideas de hoy queremos hablarles de uno de los materiales de construcción más antiguos que existen: el ladrillo.

Por su durabilidad y versatilidad es muy usado en todo tipo de edificaciones. Por otro lado combina maravillosamente con concreto, madera u otros materiales de construcción por la riqueza de sus colores y porque aporta textura a cualquier casa o espacio interior al que lo incorporemos.

Si están pensando en construir y tienen en mente el ladrillo como una opción interesante para su próxima casa, no dejen de leer este libro de ideas con preguntas para los arquitectos que los ayudarán en esta empresa, ya que los orientarán para elegir bien la variedad de ladrillo que les resulte más funcional. 

El ladrillo fue creado con el fin de convertirse en el material de construcción por excelencia, especialmente en antiguas civilizaciones. Originalmente el término se usaba para cualquier unidad rectangular compuesta de arcilla que se unificaba con la ayuda de mortero. Con el pasar del tiempo se incorporaron otros materiales como arena y cal. El ladrillo se divide en dos grandes categorías: adobe o ladrillos cocidos. El adobe o ladrillos secados al sol, son aquellos que no pasaron por el proceso de horneado, a diferencia de sus parientes, los ladrillos cocidos. Las diferencias en la fabricación determinarán la dureza o porosidad de cada ladrillo, su durabilidad, forma e incluso su color, que también viene determinado por el porcentaje de los materiales que se mezclen para su preparación.

Los ladrillos más antiguos de los que se tiene registro, fueron encontrados en Medio Oriente, a orillas del río Tigris junto con hallazgos posteriores que aparecieron en Anatolia, Jericó y claro está, en Egipto, reino de grandes constructores. En China se producían a gran escala ladrillos cocidos durante la dinastía Zhou así como en la dinastía Ming. Griegos y romanos adoptaron el uso de ladrillos cocidos y su popularidad no hizo más que aumentar durante la Edad Media, siendo el material de construcción más usado en los períodos románico, gótico, renacentista y barroco. Durante la revolución industrial y el consecuente boom en la construcción la demanda de ladrillos se incrementó. La primera máquina para fabricar ladrillos en masa fue patentada por Henry Clayton en 1855. Durante el siglo XX y con la construcción de edificios y rascacielos el ladrillo pasó un poco al olvido, ya que se priorizó el uso de yeso, concreto y acero. 

En nuestros días, el ladrillo sigue siendo utilizado en edificaciones más chicas. Se considera más cálido y brinda una estética más tradicional, que nos recuerda a épocas anteriores. 

A continuación compartiremos diferentes tipos de ladrillos junto con imágenes que les ayudarán a decidir si van a optar por este material para su proyecto y qué clase les gusta más. 

Ladrillo decolorado

Los ladrillos decolorados pasan por un proceso de acidificación que suaviza su color natural, haciendo sus tonalidades más neutras y fáciles de combinar con diferentes paletas. 

Funciona de maravillas en exteriores, pero como pueden apreciar en la foto de este espacio interior, la aporta mucha riqueza al diseño de interiores también. 

Ladrillo de construcción

El ladrillo de construcción como material base cuando se levanta una edificación puede estar expuesto a la vista o no. Se considera un material versátil y muy duradero, recomendable especialmente para los cimientos, aunque puede utilizarse también en pisos o estructuras que no sostengan un edificio. 

Como nos muestra la imagen, combinado con concreto crea un equilibrio fabuloso, ya que le aporta color y calidez a la frialdad del cemento. 

Ladrillo visto

 de estilo  por David AMAR - Perspectiviste Freelance 3D
David AMAR – Perspectiviste Freelance 3D

Salon avec un mur en briques – Living room with brick walls

David AMAR - Perspectiviste Freelance 3D

El ladrillo visto fue muy utilizado en Londres ya que su tonalidad hacía que los edificios se destacaran en medio de días y noches de neblina. Es muy popular precisamente por su color, ya que aporta mayor calidez y riqueza visual.

Puede utilizarse como material de construcción o simplemente como una adición tardía para revestir paredes o pisos. Tiene la ventaja de no necesitar pintura y de tener un mantenimiento casi nulo. 

Ladrillos verticales

vivienda colectiva- Edificio Sembrando II: Casas de estilo moderno por VHA Arquitectura
VHA Arquitectura

vivienda colectiva- Edificio Sembrando II

VHA Arquitectura

El ladrillo vertical recibe su nombre principalmente por la forma en la que se lo incorpora a la construcción. Tiende a estilizar y visualmente ayuda a que espacios con techos bajos se vean más altos. 

La combinación de ladrillos verticales con horizontales crea diseños mucho más interesantes, otorgándole una textura aún más rica a los edificios o ambientes donde optemos por esta alternativa. 

Ladrillo cocido o kiln-brick

Lagos del Golf,Nordelta,Tigre: Casas de estilo moderno por APH
APH

Lagos del Golf,Nordelta,Tigre

APH
APH
APH

El nombre kiln-brick se refiere a todo ladrillo cocido en hornos llamados kiln, pero aunque su uso generalizado sea correcto, en nuestros días se usa más que nada para describir la variedad más artesanal que se elabora en hornos antiguos, en lugar de fábricas. 

Tienen la particularidad de aportar un toque casi ancestral, que nos recuerda las construcciones antiguas donde los ladrillos se hacían a mano. Dependiendo del calor al que se horneen, van a variar los colores.

Los amigos de APH Arquitectura nos presentan un atractivo ejemplo de esta variedad de ladrillo. No dejen de visitar su perfil para ver más fotos. 

Ladrillos claros

Como explicábamos antes, la tonalidad de los ladrillos depende de la concentración de los materiales usados en su elaboración y de la temperatura del horno si se trata de ladrillos cocidos. Hoy en día por supuesto, basta con pintarlos para darles la tonalidad deseada, pero si queremos ladrillos más blanquecidos, basta con comprar una variedad con mayor concentración de cal que de arcilla y arena y nos ahorraremos el engorroso trabajo de pintar nuestros espacios regularmente en el futuro. 

Optar por el ladrillo como material de construcción o
decoración en la variedad que les resulte más atractiva para su proyecto, de seguro será una decisión que tendrá como resultado una casa de bajo mantenimiento sin sacrificar por ello la parte estética.

¿Ya saben qué variedad de ladrillo es su favorita?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!