Solicitá cotización

Número incorrecto. Por favor, verifica el código de área, prefijo y número de teléfono.
Al hacer click en 'Enviar' confirmás que he leído los Política de protección de datos y aceptado que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Podrás cancelar tu consentimiento enviándonos un email a privacy@homify.com con efecto a futuro

Interiorismo de autor, el arte de habitar

María Alejandra Pucheta María Alejandra Pucheta
Loading admin actions …

El resultado de esta reforma para su vivienda personal refleja el profundo talento natural para el diseño de su autora. Podría decirse que la obra que hoy te presentamos, se trata de un trabajo 100% con el sello Paula de Elia.

En su casa ubicada en el barrio de San Isidro, la arquitecta argentina, se desempeña con pisada fuerte y una propuesta estética más que interesante, pero sin llegar a verse avasallante ni frívola, al exponer una valiosísima colección de arte, tanto de reconocidos artistas como de autoría propia y familiar. Podemos decir que dinamismo y estética definen el tablero de la reconocida y premiada arquitecta Paula de Elia, porque habiendo partido de una premisa que trascendía en mucho la de resolver un proyecto de modo funcional y estéticamente eficiente, logra un diseño que reúne estos requisitos y que como plus, innova y emociona. Y ésa, la permanente innovación, parece ser una meta de la arquitecta.

Living de coleccionista

Empezando por el estar, un confortable sillón en gris perla, se enfrenta a una mesa baja de textura peculiar en madera, diseño de Pablo Ledesma, sostiene platos de colección. Más atrás, junto a la ventana asoma un atril con acuarela de Gustavo Pueyrredón, y una sobria mesa de madera opaca con sillas revestidas en cuero. Todos estos elementos con los que se compuso la casa son únicos y cautivantes, una vivienda llena de detalles elocuentes, sin dudas.

El recurso que destaca por su originalidad es la biblioteca: diseñada con fondo de espejo para reflejar el jardín, da la sensación de que los estantes flotan, un efecto muy agradable.

Entre sus referentes, la arquitecta señala a Álvaro Siza, porque su arquitectura es respetuosa, sutil y elegante, sus las interesantísimas resoluciones son de una simpleza absoluta, pero de una complejidad que sólo resuelven los artistas, tal como sucede en esta casa.

Hall como galería de arte

Varias obras de arte pueblan el hall de distribución, como el cuadro de Mercedes Cullen y, en lugar protagónico, la escultura de Pablo Larreta. El cuadros con múltiples y coloridos desnudos superpuestos, casi trenzados, es de Paula.

Sus creaciones impactan en el espacio y trasmiten un fuerte mensaje: ’las contingencias, lo no esperado, la sorpresa, son circunstancias vitales en la que se pone en juego la capacidad de ciertos equívocos, que a la larga, resultan formulas de bienestar, tanto estético como practico, restan para sumar, cambiar para estructurar, fijan para movilizar y olvidan para recordar’ cuenta Paula a Mónica Aguerrondo y Lucrecia Gordillo en una charla para su libro Interiores de Buenos Aires.

Cocina comedor familiar

En primer plano la lámpara con brazo flexible cuelga desde el techo y sobre la pared cuelga un dúo de cuadros foto collage de la familia. Las edades de los habitantes de la casa, sus rutinas, todo determinó el diseño de la cocina equipada con sobrios muebles de melanina blanca sobre piso de travertino.

Para comunicarla con el living, se sumó una gran ventana apaisada que puede abrirse eventualmente, y se diseño la puerta como un plano liso, de piso a techo sin marcos ni herrajes a la vista, de modo que parece desmaterializada cuando está abierta, sin duda un toque minimalista por excelencia.

En este sentido la arquitecta explica que, en su clara intención de flexibilizar los espacios, busca crear  “sistemas abiertos” que, sin perder de vista su lógica propia, puedan modificar el lugar, cambiarlo a partir de un gesto mínimo.

Escritorio y retratos de por medio

El escritorio, un espacio muy usado de la casa, se ubico en la circulación entre la cocina y el playroom, para esas funciones múltiples y concurridas se eligió una mesa enchapada en madera y sillas negras.

A esta altura no podemos dejar de advertir que, fiel a su estilo personal, trabaja con no más de dos o tres materiales a la vez, y sus preferidos son la madera, el hierro, el hormigón, y el granito, además de una paleta de colores neutrales, que no varían mucho del blanco, los crudos y los grises, para dejarle protagonismo a las obras de arte y objetos de diseño especialmente seleccionados.

Si particularmente te interesan los escritorios, no te pierdas el libro Mejor oficina, mejor trabajo, que presenta diseños tan delicados como este.

Playroom artístico

Un sofá confortable en el que los adolescentes pueden explayarse y descansar, preside el playroom. Los coloridos bancos de apoyo son de Diana Cabeza y la foto sobre el sillón de Diana Behrensen, la biblioteca atesora, además de la escultórica lámpara y autenticas obras de arte, una vasta colección de revistas de diseño.

En este lúdico pero elegante estar familiar, donde cada mueble se adapta a las necesidades del momento, confluyen la particular percepción del espacio de la autora y madre, y los exigentes requerimientos de los hijos.           

’No estoy atada a una moda o estética. Estoy atada a lo que me hace sentir libre’ dice Paula, en una de las tantas construcciones paradójicas que resuelve durante una entrevista ya mencionada.

Dormitorio con valores personales

En la pared del dormitorio principal, cuelgan una serie de desnudos enmarcados en blanco y componiendo una asimetría sutil e intencionada. La colección de dibujos es una herencia familiar.

De madre psicoanalista y estrecha relación con sus vínculos, tanto externos como íntrínsecos,  el autoconocimiento, el homenaje a quienes formaron su vocación y las referencias a los recuerdos familiares, aparecen como valores supremos. 

Dormitorio con inventiva propia

Sobre la cómoda, blanca como todo a su alrededor, apoya un cuadro con la firma de la arquitecta dueña de casa en su faceta plástica. Predomina la escena un gran espejo que cubre toda una pared, reflejándolo todo.

El taller de su padre, que era inventor,  también tuvo una gran influencia la obra de la arquitecta y artista de esta casa, la idea de inventar provoca una sensación de juego, de personalización de cada rincón y libertad que invita a asombrarse en cada mirada.  

Perfume de mujer

Como el resto del departamento el dormitorio principal en suite, exhibe un espíritu claro y sereno. A la caja completamente blanca se le sumaron importantes espejos que multiplican el espacio y la luz. El cuadro de Paula aporta la nota de color.  En el baño, recuerdos de familia, una acuarela pintada por su bisabuelo y sobre la mesada de mármol travertino, una colección de perfumeros de su bisabuela.

Contanos que te pareció este proyecto...
Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!