Una alfombra como nueva ¡con pintura!

Gabriela  García Gabriela García
Espacios decorados by CUSTOMS handmade, CUSTOMS handmade CUSTOMS handmade Paredes y pisos modernos
Loading admin actions …

Si te aburriste de ver la misma alfombra de siempre, tiene manchas o sencillamente querés  renovar tu casa sin dejar tu cuenta bancaria en rojo ¡pintala! Hay productos específicos para tapicería que al ser en aerosol ayudan a que el trabajo sea más fácil y rápido.

Si no los conseguís podés usar pintura para tela y hasta látex acrílico mezclado con un producto que evita que los tejidos queden duros o apelmazados. Antes de empezar tu trabajo tené en cuenta que los mejores resultados se logran con alfombras de pelo corto, preferentemente de lana, ya que tienen mayor absorción.

1. ​ Antes que nada, limpiar

Antes de empezar a pintar tenés que limpiar bien la alfombra con la aspiradora para eliminar polvo y residuos. Si tiene manchas podés intentar sacarlas frotándo la superficie con un trapo apenas húmedo y un producto quitamanchas para tapicería. Esta tarea puede resultar mucho más fácil usando una máquina de vapor. Una vez terminado el proceso de limpieza, hay que dejar secar bien la alfombra; mientras tanto podés preparar la superficie sobre la que vas a trabajar.

2. ​Preparar la zona de trabajo

Tratá de pintar tu alfombra en un patio o jardín con buena luz para no ensuciar pisos, muebles o paredes ya que la pintura en aerosol es muy volátil. Si no es posible, protegé el piso con diarios, cartones, una tela vieja o un trozo de plástico. Y apartá todos lo que se pueda ensuciar o salpicar con la pintura. 

Si tu alfombra está cerca de alguna pared también protegela con un plástico o una tela… a menos que quieras que te quede a lunares. Vestite para la ocasión con ropa que se pueda ensuciar, ponete guantes y una máscarilla si querés proteger tus vías respiratorias. 

3. Marcar el diseño

Si tu alfombra va a ser de un solo color solo tenés que empezar a pintar. Si en cambio querés que tenga algún diseño como guardas, rayas o cuadrados, delimitalo con cinta de enmascarar, con un marcador lavable de un tono claro o con un esténcil fijado con cinta. Tapá primero las zonas que van a quedar pintadas con colores oscuros, que son más fáciles de repasar cuando esté listo el trabajo. 

4. Llegó el momento: a pintar

La pintura ideal para una alfombra es el aerosol especial para tapicería, y los resultados son mucho mejores sobre piezas de pelo corto, preferentemente de lana o algodón. Mantené el aerosol a unos 5 centímetros de la alfombra aplicando una capa fina de pintura con movimientos horizontales bien sueltos. Conviene tener a mano un poco de thinner y un trapo viejo por si hubiera algún accidente o salpicadura. Si la primera pasada queda muy diluida dejá secar bien la pintura – puede tomar entre 8 y 10 horas- y dale otra capa. La losa radiante y las altas temperaturas ayudan a que la pintura seque antes. 

5. Dejá volar la imaginación

Si vas a pintar tu alfombra con aerosol podés crear diseños muy originales como la de INTERIORTIME. Por ejemplo darle un tono de base y con otro contrastante pintar lunares, redondeles, rayas o espirales a mano alzada, o algún diseño con el que te sientas especialmente inspirado. Lo más aconsejable, a menos que tengas un don especial o seas el rey del graffiti, es que hagas un diseño previo porque una vez aplicada la pintura, no hay vuelta atrás si los resultados no te gustan. 

6. Cuidados a tener en cuenta

Para que no te quedes sin materiales en medio de tu trabajo, hay que calcular que cada aerosol cubre aproximadamente 1,5 metros cuadrados. Es ideal elegir un tono más oscuro que el color de base de tu alfombra, en especial si tiene manchas que no pudiste eliminar. Estas zonas traumáticas van a ser las ideales para dejar jugar tu imaginación.

7. Otras alternativas

Si no conseguís la pintura en aerosol para alfombras y tapizados reemplazala por una para tela o acrílico satinado mezclado con medium, que evita que las fibras queden pegoteadas o apelmazadas. Esta alternativa se aplica con pincel o rodillo y es ideal para hacer guardas o diseños con sténcil en alfombras de pelo corto, donde es aconsejable usar un pincel de esponja o de cerda corta y dura. Los resultados son mejores con alfombras de lana o algodón pero si no te animás con la del living podés practicar con la del baño o con el felpudo de la entrada de tu casa.

Hay muchas buenas ideas para decorar con alfombras. Fijate las nuevas tendencias y estilos en esta nota.  

Un consejo más: Utilizar colores que no pasen de moda

Luego de aprender sobre la mejor manera de teñir alfombras es importante siempre tener en cuenta qué tipo de tela para alfombra estamos trabajando, por ejemplo si se trata de alfombras de totora o alfombras de trapillo para elegir la pintura adecuada. A su vez, el color que vayamos a usar es recomendable que vaya en la gamas de los neutros con acentos de color pero, que combine con el ambiente donde vaya a ubicarse, con las paredes y muebles cercanos. Así como vemos en este ejemplo donde la alfombra se lleva todas las miradas creando un punto focal en el living.

Si querés seguir leyendo más sobre decoración de ambientes, te recomiendo este libro.

¿Qué te pareció este libro? contanos tus ideas

¿Necesitás ayuda con tu proyecto?
¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!