​¡No tires ese sofá! Renovarlo es más barato…

Gabriela  García Gabriela García
Google+
Loading admin actions …

Esta es una idea buenísima para darle una nueva vida a tu sillón y que te quede como nuevo. Un diseño original te va a asegurar que ese mueble sea diferente a los que pueda haber en el mercado. Y sin duda puede tener un sello único y personal que vaya con tu personalidad.

Hay productos específicos para pintar tapizados, y tienen la ventaja de ser en aerosol, que ayuda a que el trabajo sea más fácil y rápido. Sin embargo, también se puede utilizar látex mezclado con una sustancia especial, o pinturas para tela que se aplican con pincel o rodillo. ¡Ya no hay excusas!

1. Prepará la tela

Antes de empezar a pintar tenés que preparar bien la superficie del sillón, pasando la aspiradora para eliminar todo el polvo y residuos y tratando de quitar las manchas con trapo apenas húmedo y un producto quitamanchas para tapicería. Esta tarea puede resultar mucho más fácil con vapor, y lo podés hacer por tu cuenta alquilando una máquina especial, siguiendo las instrucciones del fabricante. 

Si no te animás, tal vez sea mejor que le encargues la limpieza  a un profesional antes de empezar el proceso de transformación. La limpieza al vapor permite eliminar todas las manchas, moho y suciedad que no saca la aspiradora o un cepillo. 

2. Prepará la zona de trabajo

Delimitá bien la zona de trabajo para evitar accidentes, en especial si vas a usar pintura en aerosol que es muy volátil. Tratá de ubicar el sillón lejos de las paredes y de otros muebles para evitar que se manchen. Podés pegar hojas de diario al piso utilizando cinta de enmascarar, cartones, una tela vieja o un trozo de plástico grande. Vestite para la ocasión con ropa de trabajo, guantes descartables y una máscara si querés mayor protección de las vías respiratorias. Lo ideal es que el living donde vas a trabajar esté bien aireado e iluminado.

3. Elegí la pintura

Para un sillón de tela lo más conveniente es la pintura para tapicería para que el material no quede rígido y conserve la flexibilidad que lo caracteriza. La ideal es la que viene en aerosol, pero no está disponible en todos los mercados. Si sos de los afortunados que la pueden conseguir, antes de empezar hacé una prueba de la pintura en una zona poco visible del sillón, para ver cómo toma y si te gusta el resultado. 

Ya está todo listo para empezar la transformación. Hacelo sin miedo como si estuvieras pintando una pared, empezando por la parte posterior del sillón, siguiendo por los lados y terminando en el frente. Pintá  en capas finas y uniformes formando franjas horizontales con el aerosol a unos 15 o 20 centímetros del sillón. En las zonas con texturas o donde es difícil que penetre la pintura, ayudate con una pinceleta dura. 

4. Dejá secar entre capa y capa

Una vez que aplicaste la primera capa de pintura dejala secar muy bien siguiendo las instrucciones del fabricante. Si bien queda seco al tacto a los 30 minutos, puede llevar algo más de tiempo. Y hay que esperar 72 horas antes de usar el sillón una vez terminado el trabajo. Agregá tantas capas de pintura como necesites hasta lograr el resultado deseado. 

Para que no te quedes sin materiales en medio de tu trabajo, tené en cuenta que cada aerosol cubre 1,5 metros cuadrados, siempre que el material sea poroso y pueda absorber bien la pintura. Para darle dos capas a un sillón de dos cuerpos con 4 almohadones, vas a necesitar entre 4 y 6 aerosoles. Es ideal elegir un color más oscuro que el original del sillón, en especial si tiene manchas que no pudiste eliminar. Y cuidado con el color negro, ya que suele quedar desparejo o un poco “arratonado”.

5. Otras alternativas

Si no podés conseguir la pintura en aerosol para tapizados, hay otras posibilidades. Podés usar la pintura para tela que se consiguen en las artísticas, que se aplica con rodillo o pincel. Esta misma la podés combinar con látex satinado para interior mezclado con médium, que es un material que modifica la pintura acrílica para que no deje rígida la tela. Para usar el médium procurá seguir las instrucciones del fabricante. 

Como esta alternativa es una pintura más espesa, te da la posibilidad de dejar volar tu imaginación. Es posible combinar colores, o enmascarar con cinta partes del sillón para lograr un resultado similar al modelo Titus de Del Pilar Design

6. Stencil o pintura a mano

Si tenés habilidad, ganas o paciencia, la pintura para telas que se aplica a pincel te permite pintar a mano algún diseño en tu silla o sillón de tela. Puede ser una imagen ideada por vos o un dibujo que hayas visto en Internet: solo tenés que imprimirla y transferir con carbónico para tela ¡o animarte con una creación tuya a mano alzada!  Otra alternativa muy práctica es usar un stencil, con el cual vas a poder crear un diseño más elaborado sin esfuerzo y con grandes resultados. 

7. ¿Y los sillones de cuero?

Las pinturas para tela no son adecuadas para sillones de cuero o cuero ecológico. En este caso hay que hacer un tratamiento con un kit de aerosol especial para tapizados de cuero. Primero se da una base de imprimación para preparar la superficie, se deja secar 30 minutos y luego se aplica el color en capas finas. En este caso no hay mucha variedad de tonos, solo marrón, negro, beige y gris. 

Hay que dar tantas manos de pintura como consideres hasta lograr el color deseado. Para un sillón de 1 plaza vas a necesitar 1 aerosol de imprimación y 4 de pintura, o algo más si el sillón está cuarteado. Este tipo de trabajo conviene hacerlo con una temperatura superior a 15ºC para que seque lo antes posible, y esperar 48 horas antes de empezar a usar tu nuevo sillón. 

Ahora que ya resolviste el tema de los sillones, seguí leyendo para ver más ideas para decorar tu living. 

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!