Casa Aranzazu: Casas unifamiliares de estilo  por Besonías Almeida arquitectos

Casa Aranzazu: magia contemporánea en una arboleda añosa

Mariana Belisario Blaksley Mariana Belisario Blaksley
Loading admin actions …

Los brillantes arquitectos de Besonías Almeida Arquitectos son los responsables de esta maravilla: una casa en un entorno natural privilegiado, que se diseñó en función de los robles y arbustos añosos que reinaban en el terreno. 

Un lote en esquina ubicado en un barrio cerrado de 1968 sería el escenario en el que los comitentes decidieron construir una vivienda permanente. Pidieron, eso sí, que se respetara la vegetación y que la casa de concreto expuesto contara con la presencia de madera, para equilibrar. Querían además mucha fluidez entre el exterior y los ambientes interiores y una distribución de 4 dormitorios, más áreas sociales en dos plantas. 

La respuesta de los arquitectos fue un trabajo que se integra con la naturaleza manteniendo su impronta contemporánea. 

Fachada anterior

La casa se diagramó siguiendo los espacios libres que dejaban los árboles, construyendo volúmenes envolventes, que los invitaba al interior de la casa. La combinación de madera, con una veta rica en colores, junto con el concreto expuesto le dio una cualidad orgánica que contribuyó a que la casa se mimetizara con el paisaje circundante. Los ventanales de cristal, reflejan la exuberancia de la vegetación, contribuyendo a esta suerte de mimetismo. 

Fachada posterior

Se mantiene el tema de la fachada anterior y se extiende una galería paralela a la pileta, envolviendo un segundo y un tercer árbol que se encontraban en el lote y que se ven desde todos los ambientes de la planta baja gracias a los grandes ventanales. Los volúmenes envolventes se repiten, adelantándose en dos bloques que abrazan a los árboles y que en uno de sus lados se extiende en la galería semi-cubierta. 

La cuadrícula espacial

Debido a las muy específicas características del lote, los arquitectos optaron por una cuadrícula espacial de 3.80 metros en cada lado, con alturas variables, dobles o simples, según lo requiriera la distribución, dejando libres los espacios donde estaban los árboles. 

Adentro y afuera

Los espacios interiores están tan impecablemente integrados con el exterior, que eh algunos espacios de la casa se funden en uno, haciéndonos difícil discernir si estamos adentro o afuera. Las peticiones del comitente, de comunión entre al casa y su entorno se cumplió a cabalidad. 

De un lado a otro

Otra característica interesante de esta casa, es que la visual traspasa las dos fachadas. Las escaleras constituyen una especie de eje y son visibles tanto desde la fachada anterior como desde la posterior. La planta baja se resolvió en zócalos de concreto que se perforaron para dar paso a los ambientes inferiores.

Vista desde todos los rincones

Gracias a los grandes ventanales y puertas corredizas de cristal al exterior, los jardines traseros y delanteros son visibles desde todos los espacios de la casa. Adentro, el concreto sin revestimiento se mantiene y las tablas de madera que ya habíamos encontrado en las fachadas, pasan a revestir los pisos. 

En dos pisos

La planta alta se resolvió con una estructura de perfiles metálicos y paneles que descansa sobre los bloques del piso inferior. Las tablas de madera protegen la fachada anterior de las miradas indiscretas y los ventanales se orientan hacia el jardín trasero. Si tenés ganas de conocer los espacios privados de esta casa, hacé click aquí.

No dejen de leer Casa HK: cuando la arquitectura moderna se vuelve emocionante.

¿Qué te pareció la Casa Aranzazu?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!