¿Conflictos en puerta con tu diseñador de interiores? ¡A no desesperar!

Rocío E. Rocío E.
Loading admin actions …

Si ya elegiste diseñador, si ya empezaste a trabajar y aparecieron asperezas, respirá hondo. Todos sabemos que el conflicto muchas veces deviene en síntesis renovadora, por lo tanto, respirá hondo. En este libro de idea te ayudaremos a resolver los problemas con tu diseñador, o te daremos argumentos para que busques otro.

Y sí, muchas veces algunos conflictos no encuentran solución más que mediante un cambio radical, un corte por lo sano, y todas esas frases conocidas al respecto. Otras veces, no obstante, se aplicaría aquello de hablando se entiende la gente

El diseño de interiores tiene mucho de arte, de gustos personales, de afinidades estéticas, de selección minuciosa. El diseñador está decorando nada menos que tu casa, el sitio donde vivís tus momentos íntimos, privados, cotidianos. Además, si bien hay cánones de honorarios por cada trabajo, siempre están las cifras ligadas al reconocimiento, las calidades de los materiales, etc., etc.

En homify detectamos 5 problemas posibles y te damos una solución: ’give peace a chance’.

Problema 1: Eso no cuesta lo que me pide

El diseñador nos pasa un presupuesto elevado. Comparamos el trabajo que necesitamos, por ejemplo, la decoración de un living, y consideramos que la cifra que propone el profesional es demasiado alta con respecto a lo que hay que hacer.

A veces es posible que el diseñador eleve sus honorarios por poseer un reconocimiento y una experiencia que le aportan ese plus de garantía de calidad, ese toque mágico. En esos casos, es bueno saber de antemano a quién contratamos. Si tenemos una cantidad de dinero fija destinada a la decoración de la casa, debemos anticiparlo al diseñador. En cualquier caso, los montos siempre son negociables, se trata de ceder un poco de cada lado. Ahora, si ves que el profesional se hace el vivo, entonces es otro cantar.

Los profesionales de Taller 125 seguro que podrán asesorarte al respecto.

Problema 2: No es lo que yo quiero

Está bien, ya realizaron varias reuniones con el diseñador y comienzan los primeros bocetos, las primeras muestras, texturas, colores. Para tu sorpresa, nada de lo que te está proponiendo se asocia a lo conversado. Pareciera que el diseñador hace lo que quiere, como si tuviese un patrón fijado de antemano.

Calma. Por eso en homify siempre decimos que hay que tener bien definido el estilo que queremos antes de convocar al diseñador. Por otro lado, nada hay peor que hablarle a la pared ¿no es cierto? 

Sencillamente espléndido el detalle de la decoración de un living de la talentosa Lucía Casanova de la imagen de arriba.

Problema 3: Me busco otro

Para sentir que hay que buscar otro diseñador los problemas tienen que ser de verdad serios. A veces pasa. Pasa con los matrimonios, que en la luna de miel se dan cuenta de que son absolutamente incompatibles, le pasa al joven que se da cuenta que la carrera que empezó hace un año no lo apasiona, o sea, pasa.

Por otro lado, hay veces que no es más que una crisis pasajera. A veces el tiempo arregla todo. Uno o dos días y las aguas se calman, y aparece la palabra y desaparecen los malentendidos. ¿Cuál será tu caso? Dejá pasar unos días y averigualo.

Mientras, disfrutá de los diseños de Ornatto, en la imagen de arriba.

Problema 4: El diseñador ignora mis gustos

Le dijiste mil veces que el amarillo no, que las estampas geométricas no, que el beige te recuerda a la casa de tu enemigo de la infancia, pero nada. El diseñador hace, prácticamente, lo que quiere, y no podés creer que tan suelto de cuerpo te comente lo bien que quedaría una alfombra estilo Mondrian en el salón.

Volvemos a lo mismo de antes, la duda de si es o se hace. A veces no es más que una confusión, tiene tantos clientes, tanto trabajo, el calor, el frío, la sed. Otras, es simplemente ineptitud comunicativa. 

Un detalle rosa de Casa & Estilo para quienes gustan del estilo vintage y del rosa, sí, del rosa, dije rosa, no verde, ¡rosa!.

Problema 5: Costos adicionales

El diseñador te prometió originalidad, te prometió arte, pero el arte cuesta: lo único, en este mundo, tiene un precio elevado, muy elevado. Otros costos adicionales tienen que ver con calidades superiores, con productos importados, con recursos especiales que requieran la participación de pintores o expertos en diversas áreas.

A veces vale la pena el gasto extra. No te digo un Picasso para el living, pero de repente un detalle único hace la diferencia. Por supuesto, cuando la imaginación y la creatividad abundan, no se precisa ningún lujo para obtener resultados asombrosos.

Si vas a decorar tu dormitorio y no sabés qué estilo darle, podés ver: Decorá tu dormitorio con lo último en diseño de interiores.

Solución a todo: Keep calm and sé amable con tu diseñador

Y sí, mantené la calma y sé amable. Todo lo referido a gustos y preferencias da lugar a interpretaciones diversas. Lo primero, por eso, es ser amable, y optar por mantras como seguro no se dió cuenta, no es mala intención, esto lo resuelvo hablando, y así sucesivamente.

De todos modos, lo mejor, para evitar problemas, es que te asesores bien antes de elegir un diseñador para tu casa. En homify hay cantidad de expertos, tanto de Argentina como del resto del globo, con la ventaja de que podrás ver en sus perfiles profesionales cómo trabaja cada uno, así como referencias y demás datos útiles para decidir.

¿Vas a mantener la calma o vas a buscar otro diseñador?

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!