¡Manos a la obra! Ya es hora de pintar los exteriores

Jerónimo Moretti Jerónimo Moretti
Loading admin actions …

Cada vez son más los que se animan a tomar el toro por las astas y hacer los arreglos del hogar, ya sea cambiar un cuerito, mantener un jardín o pintar las paredes. Claro que pintar es más trabajoso de lo que puede parecer a simple vista, más si hablamos de paredes exteriores, que pueden presentar mayores complicaciones. 

Las paredes exteriores son lo primero que se ve de nuestras casas, de ahí viene la importancia de una buen trabajo de pintura. Y además de la cuestión estética, está la cuestión ambiental: la pintura de exterior protegerá el interior de la casa. Por eso, acercamos unos simples consejos antes de encarar semejante tarea. 

Por ejemplo, deberemos limpiar cualquier partícula de suciedad que pueda impedir que la pintura se adhiera adecuadamente a la superficie. Es quizás la etapa más aburrida pero la más importante: luego, cuando pintemos, agradeceremos haber sido exigentes en este aspecto.

Sin embargo, aunque es una tarea trabajosa, si nos atenemos a los siguientes pasos pintar las paredes será mucho más sencillo y placentero. Así que a animarse ¡y darle un nuevo aspecto a nuestro hogar!

¿Qué pintura debo comprar?

Vamos a la pinturería y nos encontramos con una enorme variedad de pintura para exterior. ¿Cuál es la que nos conviene comprar? Para empezar, la pintura de látex es la mejor. ¿Por qué? Porque dura más y es fácil de limpiar. 

Además, contrariamente a lo que se cree el látex se puede aplicar sobre la pintura al aceite exterior, con la que muchas casas están ya pintadas. Si la pintura al aceite está estrechamente unida a la superficie, la pintura de látex puede ser aplicada a temperatura cálida. Con eso alcanza. 

Y como si fuera poco, el látex es casi inodoro, se puede rebajar con agua y es resistente a la decoloración, al humo, y resistente al moho.

Por otro lado, para aplicar las pinturas de exterior debemos tener en cuenta la porosidad de las paredes, importante a la hora de elegir la pintura. Las técnicas de aplicación variarán de acuerdo a la herramienta que se use. Por lo general, es suficiente con dos capas de pintura, aunque si la superficie es muy porosa, deberán aplicarse tres capas. 

Otra cuestión fundamental: antes de aplicar una nueva capa, la anterior debe estar seca.

Si nuestra vivienda está en una zona lluviosa, la opción correcta es tratar las paredes exteriores con un revestimiento elástico, que puede ser incoloro para proteger la fachada sin ocultar la pintura decorativa.

Eliminar los restos de suciedad

La limpieza de la superficie a pintar quizás sea lo más importante antes de comenzar con nuestra labor. 

Lo primero que debemos hacer es eliminar el aceite y la grasa presentes en las paredes, ya que actúan como desmoldantes de pintura.

Para eliminar la grasa y el aceite, es necesario limpiar con muchas ganas y paciencia. Utilizaremos detergente y desengrasante para que cada centímetro de la superficie quede impecable. Además, es necesario lijar la superficie para eliminar pintura existente. También se debe eliminar el polvo y cualquier elemento contaminante que afecte la adherencia de la pintura.

Un consejo más: utilizar una esponja y agua caliente para disolver la grasa más rebelde. Una vez que hayamos realizado esta limpieza, hay dejar secar la superficie y luego aplicar la pintura.

Reparar los desperfectos

Club de Campo - Casa Estilo Ingles: Casas de estilo moderno por Mzm Propiedades
Mzm Propiedades

Club de Campo – Casa Estilo Ingles

Mzm Propiedades

Para que la nueva pintura de nuestras paredes luzca impecable, antes debemos analizar a conciencia los desperfectos para determinar qué tipo de tratamiento necesitan.

Si tenemos agujeros ocasionados por clavos o lo que sea, debemos elegir una espátula bastante grande, tanto como el mayor desperfecto que tengamos. También debemos elegir una lija de papel que sea bastante suave. Y lo último y fundamental: la masilla.

Lo primero que debemos hacer es juntar una pequeña cantidad de masilla con la espátula y apretarla sobre la pared para rellenar el desperfecto. No importa si sobra demasiada masilla. Luego, deberemos pasar varias veces la espátula sobre el roce, procurando que que los laterales de la espátula apoyen sobre la pared.

De esa manera, con cada pasada iremos quitando el exceso de masilla. Consejo: no tirar estas sobras porque se las puede volver a utilizar. Cuando ya no queda casi ningún sobrante, es recomendable humedecer la espátula para que el acabado sea mucho más fino.

Por último, esperaremos la cantidad de horas suficientes hasta que la pared se seque y luego le pasaremos la lija para que la superficie quede en perfecto estado.

Proteger paredes, ventanas y plantas

Diseño de jardín de invierno con parrilla y patio exterior: Pasillos y recibidores de estilo  por Somos Arquitectura
Somos Arquitectura

Diseño de jardín de invierno con parrilla y patio exterior

Somos Arquitectura

Como vemos, los pasos previos antes de pintar son numerosos y todos importantísimos. Por lo tanto, es importante no desesperar por la ansiedad de agarrar el rodillo y ponerle especial atención a todos estos pasos, en este caso resguardar las paredes, ventanas, plantas y todo objeto que queramos proteger de las salpicaduras de pintura.

Las sábanas viejas son ideales. Sirven para cubrir grandes cantidades de superficie y se pueden mover fácilmente. De ser necesario cubrir el piso, también sirven los diarios viejos. En el caso de las plantas, se recomienda moverlas, y si no tenemos espacio lo mejor será cubrirlas con trapos. 

También es importante no descuidar nuestro cuerpo, en especial la cabeza. Fabriquemos o compremos o agarremos algún gorro viejo para protegernos y no terminar con inoportunas manchas en el cabello.

El momento de pintar la terraza

CASA ZURLO - BARDUCCO: Livings de estilo moderno por norte.ARQ
norte.ARQ

CASA ZURLO – BARDUCCO

norte.ARQ

Las paredes de la terraza necesitan una preparación similar a las de cualquier pared de exterior. 

Recordemos que los exteriores suelen ser áreas golpeadas por la humedad y el sol. Por eso, al igual que con el resto de las paredes, debemos verificar el buen estado de las paredes y repararlas adecuadamente para la mayor duración de la pintura.

El proceso de pintado es el mismo, aunque es necesario más que nunca tener en cuenta las condiciones meteorológicas. Al momento de pintar, siempre debemos evitar la humedad ambiental excesiva, que no llueva o haya mucho viento, y que la superficie a pintar no se encuentre expuesta al sol a la hora de realizar el trabajo.

Pintar las superficies

Y llegó la hora de pintar. 

Ya tenemos la superficie lista, las planas protegidas, y ahora hay que agarrar el pincel o el rodillo y empezar con el trabajo central. Primero, deberemos pintar de arriba hacia abajo, nunca al revés porque la pintura de arriba puede manchar lo que ya pintamos abajo. Comenzaremos por los bordes con un pincel chico y luego a darle duro y parejo con el rodillo. Eso sí: hay que asegurarse de que el rodillo esté bien escurrido para no salpicar de más.

Es importante esperar lo suficiente entre una mano de pintura y otra. Al menos, cinco horas si el ambiente no es muy húmedo.

Dependiendo de la calidad de la pintura, se recomiendan de dos a tres manos para que la superficie quede perfecta. Y luego, a enjuagarse bien y a admirar nuestro trabajo. Felicitaciones. 

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!