Secretos para un piso de cemento pulido perfecto

Gabriela  García Gabriela García
Google+
Loading admin actions …

Este piso es una mezcla que se aplica en obra y se alisa en forma manual o mecánica.  Si la superficie está bien hecha no necesita emparejar con una carpeta ni revestir con mosaicos, alfombras u otro tipo de terminaciones. También abre las puertas a la creatividad ya que se le puede dar color y texturas.

La forma de hacerlo es simple pero hay detalles a tener en cuenta, ya que no solo se trata de volcar los materiales en el suelo. Y aunque es mejor contar con la ayuda de un especialista, podemos hacerlo nosotros mismos con una mezcla en las proporciones adecuadas y una terminación prolija que asegure un buen aspecto y durabilidad. 

Qué es el piso de cemento alisado

Viviendas Loteo Las Lavandas: Livings de estilo moderno por Azcona Vega Arquitectos
Azcona Vega Arquitectos

Viviendas Loteo Las Lavandas

Azcona Vega Arquitectos

El piso de cemento alisado es una carpeta hecha de hormigón que se coloca sobre el contrapiso y se deja fraguar en obra. Lleva cemento, piedra partida, arena y agua y lo aconsejable es que tenga un espesor de al menos 5 cm y que no se hagan paños de más de 6 metros cuadrados, que evita la formación de rajaduras e imperfecciones. Entre cada paño se debe dejar una junta de dilatación que puede ser de madera, cerámica, metal o algún otro material.

Tipos de cemento alisado

El piso de cemento alisado tradicional es el que se realiza con una mezcla de cemento, piedra partida, arena y agua. Es económico y fácil de realizar, pero si se va a colocar en una zona de uso exigido o mucha carga deberá realizarse con una armadura de hierro para darle más resistencia. Este piso de puede decorar con colores, incrustación de otros materiales, guardas y texturas. Y si se desea obtener un piso de colores vivos conviene hacer el hormigón con cemento blanco, que dará un mayor realce al pigmento usado para tonalizar.

Otra variedad, el microcemento alisado, es una capa de material coloreado de 1 a 2 mm de espesor. Se puede colocar sobre pisos existentes revestidos cerámicos o mosaicos sin necesidad de removerlos. Esta clase de piso la coloca una persona especializada y tiene un costo similar al de la instalación de un piso cerámico.

Cómo se nivela el cemento fresco

Una vez vertido el hormigón sobre el contrapiso comienza el proceso de nivelando y alisado. Primero se distribuye uniformemente la mezcla con un secador de goma  o similar y después se va nivelando y alisando con un listón de madera de caras bien lisas. Cuando la superficie se ve uniforme se pasa un fratacho de fieltro o esponja o bien un rodillo, y finalmente se eliminan las imperfecciones con una llana manual.

Existe la posibilidad de alquilar o conseguir una llana mecánica que podría facilitar el trabajo, pero requiere de mayor cuidado ya que se desplaza con rapidez y potencia.  Este tipo de máquinas son más seguras y efectivas en manos de alguien especializado, y permiten terminaciones como las que logró el estudio de arquitectura Besonías Almeida.

Cuándo es conveniente este tipo de pisos

Puerta principal: Casas de estilo rústico por Abitar arquitectura
Abitar arquitectura

Puerta principal

Abitar arquitectura

Una de las principales ventajas de un piso de cemento alisado es su bajo costo y su practicidad. Además de ser apropiado en los hogares, es una buena alternativa para espacios grandes como comercios, estacionamientos, depósitos, hospitales y escuelas. Al ser tan versátil admite que se le de una identidad relacionada con el uso, tener un color determinado, texturas, guardas e incluso incrustaciones de diversos materiales.

Es una buena opción para quien quiere hacer el trabajo con sus propias manos, se aplica directamente sobre el contrapiso y no hay que depender de terceros. Pero hay que tener paciencia para darle una buena terminación, esperar el tiempo de fraguado y curar el piso una vez terminado.

Errores más frecuentes

El error más frecuente y visible en un piso de cemento alisado son las grietas. Éstas se forman cuando el hormigón no se preparó en las proporciones adecuadas o se hicieron paños demasiado grandes. Lo ideal es que no superen los 4 o 6 metros cuadrados, creando juntas de dilatación para que el material pueda asentarse sin accidentes.

El color también puede ser un problema ya que a veces quedan manchas desagradables si no se hace una buena integración entre los pigmentos y el hormigón. Otro error frecuente es que el piso sea irregular. ya sea con protuberancias o pequeños orificios, que con el tiempo se van cuarteando y agrandando. Si no se espera el tiempo adecuado de fraguado también pueden aparecer irregularidades en el piso. Si el hormigón no se cura una vez terminado y seco, puede mancharse con facilidad. Por eso hay que protegerlo con cera o una laca acrílica para hacerlo impermeable y resistente.

¿No será mejor llamar a un especialista?

Aunque en principio la tarea parezca fácil, puede pasar que los resultados no sean los esperados. También podrían surgir problemas de humedad, dificultades para nivelar el espacio, la presencia de cargas extremas o abrasión excesiva. En ese caso un especialista puede reparar lo que sea posible con endurecedores, rellenos y productos para nivelar. 

Sin embargo, no todo se puede solucionar y no hay trabajo más costoso que el que se hace dos veces.Por eso conviene recordar que para hacer este tipo de piso… hay que tener paciencia y trabajar con prolijidad para lograr buenos resultados. 

Si querés saber más sobre este tipo de pisos, seguí leyendo esta nota. 

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!