Baños de estilo minimalista por ligne V

Limpiar el baño en 7 pasos… ¡Nunca fue tan fácil!

Paula Meggiolaro Paula Meggiolaro
Loading admin actions …

No sería exagerado decir que la limpieza del baño parece que no terminara nunca. Todos los días repasamos, limpiamos y barremos, y siempre vemos algún pelo nuevo en la bacha, una pequeña mancha de sarro en otro azulejo y la lista podría seguir. 

En este libro de ideas queremos darte algunos trucos para que la limpieza del baño sea fácil y también lo parezca.  Pequeños consejos para que puedas olvidarte de la limpieza por un rato y que el baño siga reluciente por un tiempo más.  

¿Tenés para anotar? ¡Seguínos!

La flor de la ducha, amiga del vinagre

Si sos de los que nunca han limpiado en profundidad la flor de la ducha tenés que leer este posteo. Y no te sientas mal porque, en general, estas manchas suelen no verse demasiado. Además uno infiere que por estar en permanente contacto con el agua, ésta esta limpia pero el sarro y humedad se van acumulando, a veces, sin que lo notemos. Lo mejor para su limpieza es mezclar en partes iguales agua y vinagre en una bolsa de polietileno  y luego colocarla alrededor de la flor sumergiéndola por completo. Dejá actuar una hora y luego enjuagá con abundante agua.

Papas contra el sarro y los hongos

Si sos de los que compra muchas papas pero no alcanza a comerlas todas, verás que algunas comienzan a brotarse. ¡No las tires! ¡Usalas para limpiar el baño! Cortálas en pequeños trozos, frótalas contra hongos y sarro acumulado y verás ¡limpieza como por arte de magia!

Azúcar: en el café, en el té y… ¡en el baño!

El azúcar con sus partículas gruesas es un excelente exfoliante y ayudante de limpieza. Puede usarse, increíblemente, para ayudarte a limpiar la bacha y también el inodoro. Espolvoreá una pequeña porción de azúcar sobre el lugar a limpiar, frótalo uniformemente y dejá que corra abundante agua.

Dentífrico para limpiar dientes… ¡y azulejos!

Ya es conocido el poder limpiador de la pasta de dientes el cual además de su uso tradicional, se utiliza para limpiar, por ejemplo, objetos de plata. Aqui te contamos que además puede utilizarce para ayudarte a limpiar las juntas de los azulejos o la grifería. ¡Probálo!

El gran bicarbonato de sodio

Otro gran amigo de la limpieza casera: el bicarbonato de sodio y sus múltiples usos también es un aliado del baño. Las manchas de humedad en la cortina de la bañadera o ducha pueden eliminarse fácilmente con bicarbonato. Podés frotar el área manchada, si es algo pequeño y local, o hacer una limpieza general llenando la bañadera con agua caliente y diluyendo allí una cucharada grande de bicarbonato y vinagre.

Mamparas relucientes

Las mamparas de baño sueñen estar siempre salpicadas por pequeñas manchas que va dejando el agua con el continuo uso. Procurá tener a mano un paño seco para repasar cada vez que la usás. No cuesta nada y hace toda la diferencia. 

Espejos que reflejen

Los espejos, al igual que las mamparas, son propensos a las salpicaduras y manchas permanentes. Tené a mano el mismo paño seco, que usás para repasar la mampara cada vez que se usa, y tené un espejo brillante y reluciente. Es fundamental para que el baño se vea impecable. 

¿Querés más consejos de limpieza para el baño y toda la casa? Mirá este otro libro de ideas

¿Tenés más consejos de limpieza casera?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!