Un jardín con sauna

Celeste Celeste
Google+
Loading admin actions …

Seguramente siempre soñamos con una casa con spa, un lugar donde relajarnos y cuidar nuestro cuerpo. Si bien seguramente solemos ir a un sauna cuando visitamos algún centro de estética ahora podemos tener nuestro propio sauna en casa, vivamos en un lugar con mucho o poco espacio, es posible. 

Los beneficios del sauna son muchos, el hecho de entrar a un ambiente con alta temperatura nos hace sudar lo cual provoca la eliminación de toxinas y metales pesados del cuerpo, nos quita el estrés, mejora la función cardiovascular, mejora la artritis, la respiración, ¡ la lista de beneficios es casi interminable!. Tener un sauna en casa realmente puede ser beneficioso, en ésta oportunidad te enseñamos cómo construir tu  sauna en el jardín.

¿por qué en el jardín? Porque sus beneficios son más: no sólo evitamos refaccionar el interior de nuestro hogar, sino que al tenerlo en el jardín sólo debemos asegurarnos de tener lugar e instalarlo además que le sumamos a ese momento de relax un punto extra que es poder tener a la vista un paisaje natural.

Ubicación

El primer paso para ubicar el sauna en el jardín es pensar un lugar en donde tengamos acceso a las tuberías de agua y a la electricidad ya que dentro del sauna  se ubicará el agua y las piedras que serán calentadas por estufas a electricidad, es importante además del acceso a la electricidad tener un cable con descarga a tierra para evitar de éste modo accidentes.

Recordemos que un sauna puede ser del tamaño que deseemos pero no es necesario que sea muy grande. Un tamaño ideal es de 2 x 2 mts. Nos da la posibilidad de estar compartiendo el sauna junto a 3 personas más, al tener que permanecer sentados, esta medida es más que suficiente. Ahora bien si queremos un sauna para ser utilizado por una persona solamente una medida de 0.90x 0.90 será ideal.

Sauna seco o sauna húmedo

Antes de construir un sauna debemos saber que existe el sauna seco o sauna húmedo,  la diferencia radica en la humedad del recinto y, en base a eso, la temperatura del sauna será diferente: si se trata de sauna seco es  mayor la temperatura, ya que el calor lo proporcionan las piedras que son calentadas y gracias a eso no se libera vapor, ahora bien cuando hablamos de sauna húmedo nos referimos a un baño de vapor, éste último suele tener temperaturas más bajas ya que es más duro para el cuerpo resistir el calor cuando es húmedo.

Materiales

La madera que utilizaremos para crear el interior del sauna no debe ser madera muy tratada. Las maderas más utilizadas son el pino rojo o cedro, siempre sin barnizar, ya que no permiten el traspaso de calor y conservan de manera efectiva la temperatura incluso cuando el sauna está en funcionamiento. 

A las maderas lo ideal es unirlas con clavos de acero inoxidable o aluminio (siempre deben quedar escondidos para evitar quemaduras), éstos clavos son buenos porque no manchan la madera y resisten altas temperaturas.

Interior

En la construcción de los bancos es importante tener en cuenta la diferencia de calor según la altura (a más altura, mayor calor) y aprovechar a construir bancos a diferentes alturas para poder disfrutar mejor el sauna. Si elegimos un sauna húmedo debemos reservar un espacio donde colocar las rocas de lava que se van a calentar y es donde vertemos agua cuando están caliente para generar así vapor.

Te invitamos a mirar los de Helo que seguramente te inspiran para diseñar el tuyo.

Fuente de calor

La temperatura interior de un sauna puede ser dada por diferentes fuentes de calor, dependiendo del lugar a dónde lo ubiquemos y de las facilidades de acceso a la electricidad o al gas, será nuestra decisión. Si tenemos acceso a la madera ésta suele ser una opción muy confortable ya que una estufa de madera suele brindar un agradable aroma además que combina a la perfección con la estética de cualquier sauna.

Ahora bien si se trata de un sauna en una casa de ciudad seguramente las opciones más viables sean la electricidad o el gas. Si elegimos una fuente de calor eléctrica tenemos la ventaja de que podemos controlar la temperatura exacta.

Extras

Un sauna en casa nos puede llenar de beneficios y crear realmente un cambio de vida, aprender a relajarnos y darle tiempo a nuestro cuerpo es algo que generalmente, y sobre todo con un estilo de vida acelerado, dejamos de lado, pero podemos revertirlo creando con nuestras propias manos un lugar especial en casa y aprovechar esos beneficios, pero muy importante antes de utilizar uno es informarse y realizar una consulta médica ya que un baño a altas temperaturas trae muchos beneficios pero en ciertas condiciones hay que tomar precauciones especiales.

Si te quedaste con ganas de aprovechar tu jardín no te pierdas estas ideas: 6 ideas inspiradoras para aprovechar tu terraza.

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!