Solicitá cotización

Número incorrecto. Por favor, verifica el código de área, prefijo y número de teléfono.
Al hacer click en 'Enviar' confirmás que he leído los Política de protección de datos y aceptado que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Podrás cancelar tu consentimiento enviándonos un email a privacy@homify.com con efecto a futuro

Claves para una espalda saludable

Celeste Celeste
Google+
Loading admin actions …

Tener una espalda saludable no depende de las actividades deportivas que podemos hacer en nuestro tiempo libre, sino que es algo que se trabaja, o se daña, las 24 hs del día mientras realizamos actividades o descansamos. Es nuestro hogar lo primero que debemos acondicionar si queremos dejar de lado los dolores de espalda: desde el colchón donde dormimos todas las noches hasta la silla donde trabajamos varias horas y por qué no, incluso la silla donde nos sentamos a comer.

Si buscas mejorar tu estilo de vida te aseguramos que siguiendo estos consejos vas a empezar a ver que desde que te levantas de la cama estás con mejor humor y, por supuesto, con una sensación mucho mejor en tu cuerpo.

Dulces sueños

El estilo de vida moderno la verdad no ayuda mucho al descanso, vivimos hiperestimulados y seguramente nos vamos a dormir con muchos pensamientos o problemas en la cabeza, eso dificulta el hecho de conciliar el sueño, y si le sumamos un mal colchón lo más probable es que tengas asegurado un dolor de espalda la mañana siguiente.

Invertir en un buen colchón es fundamental para una buena salud. La firmeza del colchón debe ser intermedia, ni muy firme ni muy blando, pero dentro de esa gran cantidad de intermedios debemos elegir según nuestra preferencia, probarlos, tener en cuenta cómo dormimos y decidir. Lo importante es que respete la curvatura normal de la columna y que resista las partes más pesadas del cuerpo (hombros y caderas),también tener en cuenta el peso de ambas personas, en caso que el colchón se comparta.

Último, pero no por eso menos importante, es tener en cuenta la vida útil del colchón, darse cuenta cuando es tiempo de cambiarlo es fundamental para ahorrarse el hecho de empezar a tener molestias en la espalda.

Silla ergonómica

Así como nos pasamos un promedio de 8 hs diarias durmiendo, lo más común es que nos pasemos la misma cantidad de horas trabajando, y si nuestro trabajo implica una silla y un escritorio hay que parar las antenas en éste sector a la hora de hablar de la espalda.

Una silla ergonómica es fundamental si queremos cuidar nuestra espalda, no debe ser demasiado acolchada ya que con el uso el acolchado se adapta a la mala postura. Uno de los ítems más importantes a tener en cuenta es que contenga soporte lumbar, es decir que en la parte donde se ubica la cintura (que es generalmente donde se generan más molestias) tenga acolchado pero principalmente que mantenga la curvatura normal que tenemos en esa parte de la espalda.

Otro punto que solemos desestimar son los apoyabrazos, es importante descansar los brazos en ellos y no en la mesa. La altura de la silla debe ser regulable, de manera que podamos manejarla y ubicarnos en una altura donde los muslos formen un ángulo recto. En caso que la silla quede muy alta la mejor manera de compensarlo es con un apoyapiés, de ésta manera elevándolos un poco ayudamos a mantener la curvatura normal de la columna.

Te invitamos a leer éste libro de ideas para tener una mejor idea de cómo elegir la silla correcta para tu escritorio.

Mesa de trabajo

La mesa donde trabajamos también forma parte del cuidado de nuestra columna, recordemos que si trabajamos con una computadora lo mejor es tener un espacio más bajo para el teclado, de ésta manera evitamos molestias en las muñeras y articulaciones. Por otro lado la pantalla debe quedar a la altura de los ojos y en frente, tenemos que tener en cuenta que no deberíamos tener que girar la cabeza para ver la pantalla y preferentemente que no tenga brillos ni reflejos, así no forzamos la vista.

Modulus tiene muy lindos diseños para tu oficina.

Living

Incluso cuando descansamos, por ejemplo leyendo o mirando una película, debemos estar atentos a la posición de nuestro cuerpo. Un buen sillón debe tener un respaldar que se adapte a la curvatura normal de la columna, debe ser mullido (los mejores son de espuma y plumas); también una idea muy práctica es sumarle al juego de living unos apoypiés, que muchas veces vienen del mismo tapizado que los sillones o podemos aprovechar y generar una linda combinación con otros colores. El tamaño del sillón dependerá del ambiente donde lo queremos colocar, pero éstos tips tenés que tener en cuenta si querés disfrutar de un buen descanso que no dañe tu columna.

En el comedor

Cuando hablamos de sillas para el comedor cambia un poco la cuestión ya que generalmente una comida es compartida con personas y se generan conversaciones, por lo que solemos girar la cabeza, así que lo importante en la silla de un comedor es que el respaldar no sea demasiado alto así no nos dificulta mover la cabeza ni echarla para atrás. También debemos tener en cuenta que la mesa no posea patas que dificulten la comodidad de los pies debajo de ella, recordemos que cuando los puestos están llenos solemos tener una persona en frente y es realmente incómodo no saber dónde ubicar los pies, terminando generalmente con malas posturas que repercuten en la espalda.

Siempre que el espacio nos lo permita son mejores las sillas con apoyabrazos, ya que de ésta manera los brazos descansan en una altura mucho más sana que cuando los apoyamos sobre la mesa.

Mesa ratona

Arroyo: Livings de estilo  por ezequielabad

Un hábito muy extendido generalmente en los jóvenes o en los departamentos pequeños es el hecho de disfrutar una comida en el living utilizando la mesa ratona, si bien los beneficios son miles: desde la comodidad, el hecho de estar frente al televisor mirando una serie o estar en compañía la verdad que el hecho de utilizar una mesa demasiado baja suele generar fuertes dolores lumbares al provocar un acercamiento forzoso hacia el plato. Si queremos tener una comida o una merienda en el living lo mejor es disponer de las mesas regulables que permiten ajustar la altura y si se puede acercar más hacia el cuerpo, mucho mejor.

Si bien ésta es una práctica que no recomendamos, lo cierto es que muchas veces los departamentos chicos suelen disponer de poco lugar en la cocina y si es que tenemos visitas en casa lo más práctico es ir al living y ésto no tiene por qué dejar de ser cómo para nuestra espalda.

¿Vos que hacé para cuidar tu espalda en casa?
Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!