¡Mirá para arriba, mirá! Y descubrí un cielorraso maravilloso…

homify argentina homify argentina
Loading admin actions …

El estuco es un material bastante resistente que permite lograr acabados realmente hermosos, tanto en interiores como exteriores y que además le otorga valor a la propiedad. Es un material que fortalece e impermeabiliza las superficies donde se lo aplica, confiriendo una barrera de protección. A pesar de su durabilidad, el estuco puede llegar a presentar grietas que se forman a causa de condiciones climáticas extremas y tiene mayor propensión mancharse que otras superficies. Conozcamos un poco sobre el origen de este material tan especial, que se remonta a la antigüedad.

Estuco: orígenes y descripción

El término estuco proviene del italiano stucco; es una forma de terminación o decoración de paredes y techos, interiores o exteriores, muy usada durante el renacimiento italiano. El estuco es una pasta de grano fino compuesta de cal, arena de mármol y pigmentos naturales, que se suelen barnizar con ceras o aguarrás. 

También puede estar compuesto por yeso o escayola, resinas y colas naturales. Es utilizado desde la antigüedad como revestimiento de paredes y techos. El estuco es un material de mucha versatilidad al que se le puede dar diversos acabados como el modelado y tallado para lograr superficies techos ornamentadas, el pulido para lograr una apariencia similar al mármol y el pintado con fines decorativos.

El estuco más famoso es el veneciano, también llamado lustro veneciano, inventado en Venecia a comienzos del siglo XV, con una acabado liso y brillante que se asemeja a el mármol pulido, con diferentes tonalidades de color. Por su parte, el estuco blanco se utilizó mucho en los muros de las iglesias, en ocasiones para pintar figuras de ángeles y en acabados artísticos y modelados como esculturas. Es un revestimiento de gran belleza, calidad y durabilidad, pero mas flexible que el yeso y por lo tanto mas propenso a agrietarse, requiriendo de ciertas consideraciones a la hora de su reparación y cuidado.

¿Puedo reparar yo mismo mi techo de estuco?

Si bien las paredes revestidas con estuco requieren de poco mantenimiento, eventualmente pueden presentar grietas y otros problemas causados por exceso de humedad o falta de la misma en climas muy secos. Si estas entre las personas que prefieren hacer sus propias reparaciones, podrías perfectamente reparar tus techos de estuco siguiendo estas indicaciones, siempre y cuando se trate de grietas o fisuras poco profundas.

Las grietas deben repararse a penas aparezcan para evitar que el agua se filtre y se extienda el daño, y es muy importante tener en cuenta que no se debe utilizar el mismo estuco como relleno ya que el material se contraerá y la grieta indudablemente volverá a aparecer. Lo indicado en este caso es elegir un producto especial para reparar superficies de estuco, que tiene la capacidad de expandirse, y se consigue en cualquier hipermercado. Se debe aplicar el relleno en capas hasta que el material llene la abertura en la superficie y dejar secar para luego aplicar una capa de pintura. 

Para reparar grietas mas profundas -donde usualmente hay que llegar hasta la viga- no recomendamos hacerlo uno mismo debido a la complejidad del procedimiento, que es mejor dejárselo a un albañil con experiencia comprobable.

Tipos de reparaciones

Existen varios tipos de problemas que pueden afectar a los techos de estuco. Entre los mas comunes están las fisuras o grietas.

Si la grieta supera una pulgada de ancho, el procedimiento consiste en retirar todo el estuco agrietado con un cincel hasta llegar a la viga, y cortar y remover la malla de alambre del área a reparar para luego realizar un tratamiento especial antes de rellenarla. Las superficies de estuco también pueden presentar problemas de eflorescencia -un polvo blanco que se deposita sobre la superficie, en cuyo caso el albañil repasará el área con un cepillo y alguna solución de ácido diluido, para luego enjuagarla bien con agua. Este proceso es sencillo y con un poco de cuidado lo puede hacer uno mismo, siempre teniendo en cuenta usar protección para los ojos.  

Otro de los problemas comunes es el moho sobre la superficie, cuya remoción es bastante sencilla y podemos hacerla también nosotros mismos. Consiste en cepillar ligeramente el área con cloro de uso doméstico y luego enjuagarla bien con agua.

Pintar el estuco

Pintar superficies de estuco puede conllevar cierta complicación debido a su textura espesa y fangosa. Sin embargo, una vez pintado, los resultados suelen ser muy duraderos.

Si lo que vamos a pintar es estuco nuevo recién colocado, habrá que esperar al menos sesenta días para que se asiente y se seque por completo, y en cualquier caso, lo recomendable es que el trabajo de pintura lo realice un profesional.

Un tema importante, y la razón por la cual recomendamos se delegue la tarea a un pintor con experiencia en este tipo de material es que las superficies de estuco requieren de una lavado a presión con una máquina especial que se tiene que realizar previo a la pintura.

Una vez lavada la superficie, el pintor  procederá a revisar si existen áreas peladas o manchadas, que necesiten atención, y que habrá que reparar antes de aplicar la pintura. Como dijimos anteriormente, esto lo puede hacer uno mismo si son fisuras menores, o el albañil en caso de grietas mas profundas.

Una vez completados los pasos anteriores, la superficie se encuentra ya lista para la fase de pintura. Es importante elegir una pintura flexible que sea capaz de estirarse y adaptarse a los cambios de temperatura para que no se agriete, como las pinturas elastoméricas y acrílicas, que además tienen buena resistencia a la suciedad y el moho.

Debido a que el estuco es una superficie porosa y texturada, requerirá dos o mas capaz de pintura y usualmente habrá que hacer énfasis con un pincel en los agujeros y zonas mas porosas.

Elegir al profesional indicado

Si bien algunos pintores pueden tener conocimientos acerca de la reparación de techos y se animan a reparar de todo, recomendamos que para reparaciones mayores evites la improvisación y busques a una persona idónea, en este caso un albañil. El albañil tiene los conocimientos necesarios en cuanto a los materiales, y podrá evaluar con mayor precisión el alcance del daño para darte un panorama mas claro sobre la situación.

Lo ideal a la hora de buscar un profesional es pedir referencias en el barrio, a vecinos, amigos o bien al portero de tu edificio, para que te ayuden a encontrar a una persona de confianza. Acá realmente valen mucho las recomendaciones personales y pedir referencias sobre el trabajo realizado. Los mejores albañiles nunca están disponibles y por eso vale la pena invertir un poco de tiempo en ubicar a uno bueno y estar preparado para esperar si no estuviera disponible de inmediato. Usualmente esto es una buena señal y un indicador de la calidad del profesional. ¡Todo el mundo se los pelea!.

Como mantener el estuco

Hogar de estilo  por brush64
brush64

brush64's selection of Goat and horsehair brooms and brushes

brush64

Preservar por muchos años nuestros techos de estuco es una tarea sencilla pero que requiere constancia. Ante todo debemos asegurarnos de reparar las fisuras a penas aparezcan y no dejarlas estar.

Una medida efectiva para un óptimo mantenimiento del estuco es colocar una capa protectora de cera o parafinas para mantenerlo aislado de la humedad.

La limpieza del estuco común es relativamente fácil y debe llevarse a cabo al menos cada dos años, ya que si dejamos pasar mas tiempo, el sucio se adhiere y podría manchar la superficie. Solo hace falta rociar agua en spray y fregar con un paño suave. También se puede usar un jabón de ph neutro, cuidando siempre de secar la superficie inmediatamente.

¿Más sobre mantenimiento y reparaciones? No te pierdas ¿Cómo saber si llegó la hora de reciclar?

¿Te pareció útil este libro de ideas?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!