Té y café: reutilizarlos puede ser mágico para tu casa

Gabriela  García Gabriela García
Google+
Loading admin actions …

El té y el café, junto con la yerba mate, son las infusiones que más se consumen en la casa o  la oficina. Pero en lugar de que terminen en el tacho de basura, podemos darles un nuevo uso porque pueden sernos de mucha utilidad. La borra del café, por ejemplo, es excelente como fertilizante, y hay estudios de laboratorios internacionales que demostraron que agrega valiosos nutrientes que mejoran la salud de las plantas y las hace poner más bellas y lozanas. Su aroma penetrante también ayuda a repeler insectos y a eliminar olores desagradables en varios rincones de la casa.

El té contiene taninos con una poderosa acción colorante que podemos aprovechar para tonalizar maderas claras. Y también para dar un toque añejo a las telas de cortinas, sábanas, manteles o almohadones. Esto permite darles el aspecto de una valiosa pieza antigua de la abuela, ideal para decorar y ambientar espacios con un toque especial.

Café: algo más que una infusión

Cocinas de estilo minimalista por Studio Gianluca Centurani
Studio Gianluca Centurani

Foresta Rituale™ Cup

Studio Gianluca Centurani

Una vez que terminamos nuestra taza de café humeante y aromático, podemos reutilizar la borra, que es el residuo granuloso que queda cuando lo preparamos con un filtro. Esta sustancia húmeda de olor persistente es una especie de oro negro para el jardín. En 1995 Starbucks comenzó un programa de responsabilidad ambiental que consiste en regala bolsas con café usado para incorporar como abono a las plantas y composteras. En muchos de sus locales se puede ver una canasta en el piso con bolsas llenas de borra de café para que los clientes lleven a sus casas para usar en el jardín.

Café como repelente natural

El aroma persistente de la borra de café es un buen repelente de insectos, babosas, caracoles y  hormigas, y puede ser capaz de alejar a los visitantes indeseados en tus plantas. Y si la agregás a la compostera, es eficaz para combatir  las mosquitas y los olores que suelen aparecer a medida que las frutas y vegetales se van degradando.

Nutrientes que dan vida

Huerta Vertical Mundo Garden: Jardines de estilo moderno por Mundo Garden
Mundo Garden

Huerta Vertical Mundo Garden

Mundo Garden

El aroma persistente de la borra de café es un buen repelente de insectos, babosas, caracoles y  hormigas, y puede ser capaz de alejar a los visitantes indeseados en tus plantas. Y si la agregas a la compostera ayuda a combatir  las mosquitas y los olores que suelen aparecer a medida que las frutas y vegetales se van degradando.

Además de actuar como repelente natural, la borra del café y los restos de saquitos u hojas de té son fetilizantes naturales. Según estudios realizados por el laboratorio Soil & Plant de Bellevue, en Washington, Estados Unidos, agregar borra de café a las plantas aumenta su proporción de nutrientes valiosos como fósforo, potasio, nitrógeno y cobre, que favorecen el desarrollo de tallos y hojas. 

Pigmento natural para maderas dañadas

Cuore di Legno: Hogar de estilo  por Cuore di Legno
Cuore di Legno

Cuore di Legno

Cuore di Legno

Si notas rayones claros en algún mueble de madera, una infusión  bien fuerte de te o café puede ser tu salvación. Se puede solucionar este inconveniente colocando un puñado de borra u hojas de té húmedas en un trozo de tela fina o una gasa, que luego asegurás con una bandita elástica para formar una bolsita. Una vez hecho esto la aplicás presionando sobre el rayón hasta que se oscurezca con los pigmentos de la  bebida. Este recurso también lo podés usar para teñir maderas clara, ya que la infusión actuará como una pátina al agua hecha con colorantes naturales.

Una ayuda para limpiar la chimenea

A la hora de recoger las cenizas de la chimenea, puede ocurrir que se desparramen por la casa ya que son muy volátiles. Esto se puede evitar esparciendo sobre ellas un poco de borra de café u hojas húmedas de té. Al hacer esto se formará una mezcla que permitirá limpiar más fácilmente la chimenea. Y al encender nuevamente el fuego notarás que emana un aroma muy agradable y particular.

Té: una bebida milenaria y llena de secretos

Las hojas de té contienen taninos que actúan como colorantes naturales, y son más abundantes en el té en hebras, en especial en las variedades de té negro y rojo. Preparado en una infusión concentrada, puede servir para teñir telas claras y darles el tono de una pieza antigua de la abuela. Una colcha, una sábana, una cortina o un mantel pueden adquirir milagrosamente el color del tiempo.

Las telas del pasado

Artículos y textiles Amada: Hogar de estilo  por Amada
Amada

Artículos y textiles Amada

Amada

Las telas envejecidas con los pigmentos naturales del té y el café toman una coloración natural que parece que realmente han transcurrido muchos años desde que fueron fabricadas. Y se pueden utilizar para decorar y darle un toque especial a cualquier rincón de la casa. También se pueden elegir diversas tonalidades si se combinan las infusiones con vinagre de manzana para lograr tonos que viran entre el marrón y el gris 

Y si lo que buscás es un tono añejo que vire a un beige verdoso, lo ideal es combinar la infusión con un poco de vinagre balsámico. Para usar estos recursos hay que tener ciertos cuidados: probar en un rincón poco visible de la tela cómo quedaría con este teñido natural. Y al momento de lavarlas, no mezclar con ropa clara ya que pueden desteñir un poco y manchar otras prendas

Adiós olores desagradables

Baños de estilo minimalista por Lindform
Lindform

Products

Lindform

La bora del café es  ideal para desodorizar, por eso la podés usar para frotarte las manos después de picar verduras de sabor fuerte como ajos o cebollas. De paso, actuará como un exfoliante natural que suaviza tus manos. Otra alternativa es aprovechar su capacidad de neutralizar el olor fuerte y desagradable que en general tienen las zapatillas de los maridos o los hijos adolescentes. Para ello podés armar bolsitas para dejar dentro del calzado, poniendo una cucharada de borra de café usada y seca en un trozo de tela fina o tul, que después asegurás con una bandita elástica para evitar accidentes y roturas.  

Otro tip es aprovechar el poder aromático del café para eliminar los olores que dejan en la heladera algunas comidas penetrantes. O utilizarlo para derrotar el clásico olor a humedad que suele haber en algunos muebles de la mesada de la cocina, debajo de la zona de lavado. 

Si querés dar un aroma especial en el toilette o en algún baño, solo basta con poner un puñado de borra de café usada en alguna pequeña vasija o recipiente decorativo,  acordándote de reemplazarla una vez por semana. Actualmente los aromatizadores de varillas incluyen al café entre sus fragancias, por eso puede ser una buena idea aprovechar los restos de las infusiones que se toman en casa. Así podrás darles una segunda vida, que invadirán tu casa con su aroma tan particular.  

¿Te gustó este libro? ¡Tenemos muchos más con soluciones súper útiles para tu casa!

Contanos que te pareció este libro...
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!