¿Cómo ahorrar energía al usar el aire acondicionado?

Jerónimo Moretti Jerónimo Moretti
Loading admin actions …

Sin entrar en la discusión sobre si es más disfrutable el calor o el frío, el invierno o el verano, o tal vez la tibieza del otoño, lo cierto es que a nadie le gusta sofocarse, mucho menos en una ciudad, con el cemento que eleva la temperatura y la humedad que se vuelve insoportable, y además debemos movernos de aquí para allá por nuestras labores diarias.

En ese contexto, el aire acondicionado es una especie de dios que viene a salvarnos… y el aire fresco es una bendición. De repente, la habitación en la que estamos se convierte en una especie de paraíso que… bueno, quizás estemos exagerando un poco, aunque nadie puede negar que, una vez que nos acostumbramos, el aire acondicionado es difícil de abandonar.

Pero, como se dice por ahí, nada es gratis en la vida, y el costo energético por usar el aire acondicionado es elevado, tanto monetaria como ecológicamente. Es decir, nuestra factura de luz se elevará bastante (dependiendo, claro, de la temperatura que le pongamos el aparato) y también dañaremos el planeta al usar enormes cantidad de energía (y esto descontando los posibles cortes de luz por excesos en el uso).

Sin embargo, no es necesario usar el aire todo el tiempo ni ponerlo a la temperatura más baja. Ni siquiera es necesario tenerlo encendido todo el tiempo. En este artículo veremos cómo aprovechar los máximos beneficios del aire y al mismo tiempo ahorrar energía. 

Costos y tipos de aire acondicionados

Existe una gran variedad de aparatos de aire acondicionado. Aquí sólo nos ocuparemos de los que usamos en nuestro hogar. 

Para empezar, están los de ventana, que tiene forma de una caja cuadrada y en esa caja contienen todas las partes funcionales del sistema. Debe colocarse en un boquete en la pared de tal forma que quede una mitad del aparato en el exterior y la otra mitad en el interior. El costo de instalación es bajo, pero suele consumir más electricidad que los demás aparatos y son bastante ruidosos.

Luego están los famosos split, los más instalados en la actualidad. ¿Y por qué? Bueno, tienen muchas ventajas y son más económicos. La unidad que contiene el compresor se encuentra en el exterior del edificio y se comunica con la unidad interior. Con estos equipos, no tendremos problemas con el ruido pero la instalación es más costosa y engorrosa.

También tenemos los aparatos portátiles portátil, que incorporan todo el sistema en una caja acoplada con ruedas de tal forma que se puede transportar fácilmente. La ventaja es, claro, que no necesita instalación, aunque el aparato en sí es bastante costoso. 

Elegir el aire acondicionado perfecto para tu hogar

Todos los aparatos de aire acondicionado parecen iguales para el ojo inexperto, pero por supuesto que no es así. A continuación veremos algunas de las diferencias.

Los fabricantes generalmente expresan en frigorías la capacidad de enfriamiento de un sistema de aire acondicionado. Para el caso de los frío/calor, la capacidad de entregar calor se mide en kilowatts o kcal (kilo calorías).

Para un uso hogareño, las capacidades más comunes son 2200, 3000, 4500, 5000 y 6000 frigorías.

La capacidad más adecuada para el ambiente depende de muchos factores, no sólo del tamaño de la habitación. También hay que tener en cuenta la altura del techo, el número y el tamaño de las ventanas, la orientación, la cantidad de luz que entra, el nivel de aislación térmica con respecto al exterior, la cantidad de  gente que utiliza la sala habitualmente y la cantidad de aparatos eléctricos en la sala. 

Y por supuesto, hay que calcular la temperatura media del lugar donde vivimos.

¿Compro un equipo fijo o portátil?

Queremos tener un aire acondicionado, ya nos decidimos y ahora la cuestión es elegir qué tipo, empezando por la pregunta básica: fijo o portátil. 

Veamos algunas ventajas y desventajas de cada uno.

Los sistemas fijos son, como ya dijimos, menos ruidosos que los portátiles. Además, su uso es más adecuado si tenemos una casa grande, ya que los portátiles suelen tener menos potencia. Pero ojo: el consumo de electricidad también es mayor. Otro dato: el sistema es más eficiente en los sistemas tradicionales, por lo que para un mismo número de horas de uso conllevan un consumo bastante menos elevado.

Los aparatos portátiles tienen la ventaja de ser precisamente portátiles. Por eso son muy útiles en oficinas o en departamentos con muchas habitaciones. Por otro lado, requieren de un mantenimiento muy sencillo, basta con limpiar los filtros de vez en cuando. 

La importancia de revisar los conductos

Para conseguir una temperatura perfecta, es recomendable cada año realizar una revisión y mantenimiento del equipo de aire acondicionado. Revisar la bomba, los conductos y todas las partes de un sistema de aire acondicionado es necesario para obtener un 100% de rendimiento de nuestro aparato, sin olvidar, claro,  la limpieza o reemplazo del sistema de filtros. 

Una revisión anual de los conductos  permitirá disfrutar con seguridad y economía de aire fresco, ya que un aire acondicionado con un mantenimiento adecuado trabaja de forma más eficiente y enfriará más y con menor consumo de electricidad. De ahí la importancia de una revisión.

Abrir o cerrar los respiraderos

Es nuestra meta de lograr la temperatura perfecta y ahorrar energía, es bueno saber cuándo cerrar y abrir la rejilla de ventilación (o respiraderos).

Lo primero es evaluar el aire exterior. Si deseamos utilizar el aparato y la temperatura exterior es superior a 25 grados y es muy seco o muy húmedo, entonces no se deben abrir los respiraderos. Esto afectará en gran medida el proceso de enfriamiento.

Luego hay que evaluar el aire en el interior. Veremos si la temperatura dentro de la casa es distinta a la de afuera cambios o no. Si no, entonces tal vez deberíamos intentar abrir la rejilla de ventilación o cerrarla y esperar unos 10 minutos para ver si hubo algún cambio.

La mejor temperatura

Diseño interior - Martindale: Cocinas de estilo moderno por ARQ MARINA LERA
ARQ MARINA LERA

Diseño interior – Martindale

ARQ MARINA LERA

Aquí llegamos a uno de los puntos principales de este artículo: ¿a qué temperatura poner el aire para tener un buen clima y al mismo tiempo no gastar energía de más?

Parece sencillo de aplicar pero no lo es. Incluso mucha gente se enferma en verano por el mal (excesivo) uso de los equipos. 

Lo que es fácil es la regla a seguir (tomar nota): una diferencia de temperatura con el exterior superior a 10 grados nunca es saludable. Y, por regla general, poner el aire acondicionado a 25 grados es más que suficiente para sentirse cómodo en cualquier habitación. Aunque en un primer momento sigamos teniendo mucho calor, evitemos subir la temperatura ya que el cuerpo necesita un tiempo para aclimatarse.

Reglas para el ahorro

Como vemos, usar el aire acondicionado no necesariamente equivale a derrochar energía. Alcanza con tener en claro estas tres reglas y aplicarlas:

-Usar el aire acondicionado con criterio.

-No exigir el aire con temperaturas muy bajas.

-Correcta instalación y mantenimiento del aire acondicionado.

-Acondicionar nuestra casa para que sea más fresca.

Contanos como usas tu aire acondicionado....
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!