Cocinas de estilo rústico por Equipe Ceramicas

7 Trucos para combinar el color de la pared con los muebles

Paula Meggiolaro Paula Meggiolaro
Loading admin actions …

El color es la impresión que producen en la retina los rayos de luz reflejados y absorbidos por un cuerpo, en función de la longitud de onda que tengan estos rayos. Según la RAE, puede definirse también como el carácter peculiar que tienen algunas cosas o, incluso, como una cualidad especial que distingue el estilo. Todas estas definiciones del color no hacen más que evidenciar la importancia que tienen los colores en nuestra vida, no sólo en un sentido físico sino también psicológico. El color, como vemos, nos transmite sensaciones y por ello siempre ha tenido mucho simbolismo. Asociamos el color con determinadas marcas, lugares, situaciones, pensamientos, etc. 

En una vivienda el color aparece en muchos elementos de su decoración interior. En un mismo espacio se mezclan muebles que pueden ser de distintos colores, accesorios de decoración, electrodomésticos y otros aparatos necesarios para el funcionamiento del hogar. Además, las paredes, techos y suelos de la casa también tienen su propio color, así como otros elementos que configuran los límites de la vivienda, como pueden ser las puertas y ventanas. La combinación y superposición de colores de todos estos elementos nos generará una determinada impresión cromática y nos despertará determinadas sensaciones. De este modo, cambiar el color de las paredes para jugar con la paleta cromática del mobiliario puede imprimir un nuevo aire a las estancias, logrando efectos visuales realmente sorprendentes. Te mostramos algunas combinaciones para animarte a jugar con el color en tu propia casa.

Muebles de acero inoxidable

Cocinas de estilo rústico por Equipe Ceramicas
Equipe Ceramicas

Curvytile Cotto Chestnut, Deco Patchwork Ceramic 26,5x26,5

Equipe Ceramicas

Dentro del mobiliario de acabado metálico, merece un capítulo aparte el de acero inoxidable. Estos muebles nunca pasan de moda y son habitualmente utilizados para piezas auxiliares, como mesas centrales dentro de un living de estilo moderno, aparadores originales que se sitúan en comedores de estilo ecléctico pero, sobre todo, en cocinas con un marcado aire industrial. 

Lo más habitual es combinar este tipo de muebles con paredes blancas o grises, potenciando ese aire un tanto frío o aséptico que tiene el acero. No obstante, el acero inoxidable combina casi con cualquier color, incluso con gamas de colores cálidos como la elegida para el suelo de esta cocina. El brillo del acero pone un toque luminoso a cualquier ambiente, por oscuro que sea el color que hayamos elegido para la decoración de las paredes.

Tonos cálidos o tonos frios

Las tonalidades predominantes en una estancia nos transmiten distintas sensaciones. Depende del uso del espacio será más recomendable optar por una paleta de color u otra. Los colores cálidos, como los amarillos, marrones u ocres, estimulan los sentidos y crean espacios acogedores. Por el contrario, los colores fríos, como los grises, azules, verdes y violetas, generan una atmósfera de relajación pero también pueden dar lugar a una sensación de lejanía que resulte poco acogedora para determinados ambientes de la casa.

Muebles blancos

Un mobiliario formado por piezas de color blanco nos permite combinarlo con paredes de cualquier color y es válido tanto para gamas cálidas como para gamas frías. Los muebles blancos aportan siempre luz al ambiente y pueden hacer de vínculo entre ambas gamas cromáticas, como vemos en la imagen, logrando un espacio donde reina la armonía. En definitiva, los muebles blancos nos permiten incorporar casi cualquier color a las paredes sin temor a equivocarnos.

Mobiliario shabby chic

EMPAPELADOS, MANTELES, ALMOHADONES, ILUMINACION, MUEBLES & VAJILLA: Estudio de estilo  por Casa Feten
Casa Feten

EMPAPELADOS, MANTELES, ALMOHADONES, ILUMINACION, MUEBLES & VAJILLA

Casa Feten

Este juego cromático que mezcla colores cálidos y fríos, pero siempre jugando con tonos claros, es muy empleado por la decoración que sigue el estilo Shabby Chic (shabby= desgastado, desaliñado; chic= distinguido, elegante). El mobiliario utilizado en este tipo de decoración que tiene su origen en las grandes casas de campo inglesas, mezcla piezas antiguas con  aire rural con otros muebles más modernos y objetos de decoración actuales. 

En los interiores de estilo Shabby Chic, los muebles suelen ser de madera de aspecto envejecido, blancos o beiges. Para las paredes, se emplea el siempre seguro color blanco, y también colores pasteles como el rosa, el azul claro o el violeta. También es habitual apostar por paredes grises, como la de la imagen, donde se emplea un revestimiento de papel pintado que le da una textura amable a la pared y un estampado muy original que hace de la estancia un espacio muy personal.

​Mobiliario de madera natural

La gama de colores cálidos resulta perfecta para ambientes como los dormitorios o livings, que son espacios que utilizamos para relajarnos y que deben transmitirnos una sensación confortable. En estos lugares, los muebles de madera con distintos acabados resultan ideales.  Los muebles en madera natural combinan a la perfección con paredes de colores claros en los que podemos utilizar esa misma gama de colores cálidos, desde colores tierra al blanco roto o el beige. Estas combinaciones son una apuesta segura y, además, están muy de moda en decoración de interiores domésticos. Si además lo complementamos con iluminación indirecta de luces cálidas, como en la vivienda de la imagen, logramos interiores actuales y muy acogedores.

Muebles metálicos

Los muebles metálicos se emplean en interiores que apuestan por una decoración de estilo industrial. No son recomendables para espacios de dimensiones reducidas, pero en un ambientes con  techos altos puede aportar una nota de contraste que de un aire sofisticado al interior. 

Cuando tenemos este tipo de muebles conviene apostar por colores claros para las paredes ya que, de lo contrario, el ambiente puede resultar algo pesado. Usar el color gris, siguiendo la misma gama cromática impuesta por el mobiliario de metal puede ser una buena elección, siempre que lo empleemos sólo en alguna de las paredes sobre la que queramos poner el acento, reservando el blanco o gris claro para el resto. Esta combinación generará interiores de un aspecto muy vanguardista.

El diseño del mobiliario

El diseño de los muebles y su estilo decorativo es capaz de matizar las impresiones generadas por sus propios colores. Cuando tenemos muebles de líneas puras y sencillas, pueden estar fabricados en distintos colores sin que ninguno de ellos predomine sobre los demás. Así ocurre con este aparador de estilo nórdico, lacado en panna verde agua y roble seda, en perfecta armonía. 

Como telón de fondo para este tipo de mobiliario sencillo y donde reina el equilibrio podemos apostar por colores más radicales, que acentúen la presencia y el aire sofisticado de los muebles. Desde los tan de moda azules oscuros, a este color borravino que aquí te mostramos, pasando por cualquier otro color oscuro que nos guste para dominar una de las paredes de la estancia y dar un toque teatral, muy personal. 

¡Quédate en homify! Te recomendamos este otro libro de ideas con propuestas de muebles de estilo nórdico, alucinantes. 

¿Qué te parecieron estos consejos de decoración? 
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!