Casas de estilo mediterraneo por Rimini Baustoffe GmbH

La paleta de colores perfecta para la fachada de la casa

Celeste Celeste
Google+
Loading admin actions …

La fachada es la tarjeta de presentación de la casa, es la primera impresión que reciben quienes visitan nuestro hogar, por eso es importante elegir el color correcto para el frente. En cuanto a el tipo de pintura, depende del gusto, las posibilidades son casi inagotables, sin embargo si de algo debemos estar seguro es del color, después de todo, es lo que durará por años en la fachada de la casa.

En general, colores cálidos como el naranja son atractivos mientras que los fríos, como el verde y el azul, son más distantes. Un factor a tener en cuenta y que juega un papel muy importante en una fachada es el tamaño y la ubicación de la casa, así como la incidencia del sol, ya que pueden hacer que la apariencia general de la fachada varíe. 

Hoy te traemos algunos consejos para que encuentres el color perfecto para la fachada de tu casa.

Paredes y techo del mismo color

Casas de estilo mediterraneo por Rimini Baustoffe GmbH
Rimini Baustoffe GmbH

Mediterranes Wohnhaus in Deutschland

Rimini Baustoffe GmbH

En esta variante se parte de un tono de color básico y se combina con una gama más clara u oscura. Si optas por revestir las paredes de un tono beige uniforme el techo en beige combina de forma excelente.

La casa de la imagen presenta una versión muy uniforme aunque los marcos de las ventanas y las barandas del balcón aportan color y contraste de la mano del blanco y el marrón. Incluso las canaletas tienen su propio todo, nada queda librado al azar.

Una fachada que comparte el color en las paredes y en el techo tiene un efecto acertado especialmente cuando se trata de viviendas que no tienen casas contiguas,  tonos llamativos no serán necesarios ya que desplegan sus colores y tonos libremente.

Fachada luminosa, techo oscuro

Un clásico que amamos, las paredes luminosas se mezclan con el entorno irradiando calidez. Además de los clásicos colores utilizados como el blanco y el beige, también el naranja o el amarillo generan el mismo efecto.

Al optar por una fachada luminosa, es común cometer algunos errores pequeños que pocas veces son notados. En casas grandes las fachadas en tonos luminosos raramente interfieren con el paisaje que la rodea como sí puede suceder cuando se trata de tonos oscuros.Los tonos claros y luminosos son los más utilizados en las ciudades debido a que no perturban la estructura general del paisaje.

Más allá del color elegido, debemos tener en cuenta que el objetivo final es lograr una armonía entre la casa, el jardín, el techo y el contexto que la rodea. Con un techo en tonos oscuros se le da a la casa un aire de elegancia, además la suciedad en las tejas no se evidencia tan rápido.

Fachada oscura, techo de color

En la búsqueda del color perfecto para la fachada debemos tener en cuenta algunas consideraciones como ¿Dónde se ubica la casa?, ¿Tiene casas laterales?,¿Es una casa familiar?. También es importante tener en cuenta el tamaño de la casa y la incidencia de la luz solar, de esto dependerá si un color oscuro puede funcionar junto al entorno.

La mayoría de los propietarios eligen una fachada de colores claros en las paredes y un techo más oscuro, sin embargo la casa que presenta Beech Architects muestra que una elección distinta puede verse bien. La impresionante fachada de esta casa de campo presenta un techo luminoso que junto a la base de la casa crean un marco para las paredes color marrón oscuro.

Estos diseños son ideales para viviendas ubicadas en un ambiente natural junto a un gran jardín: el verde del césped y una fachada color marrón que da a la propiedad un tono parecido a la tierra.

Mezcla de materiales: diferentes y compatibles

¿Vidrio, madera, metal, piedra o la clásica pared de yeso? ¿Por qué hay que decidir por una opción? Si bien la variante más clásica es la pared de concreto, este concepto puede ser fácilmente quebrado. Una gran opción es sumar una pared exterior con base de piedra o simplemente combinar columnas de piedra con una fachada de concreto para salir de la simple fachada. La madera siempre va a dar a la casa un aspecto natural, mientras que detalles en metal, como en el balcón, le da a la casa un aspecto moderno.

Si a la hora de pensar en la fachada se prefiere evitar el color, paredes acristaladas puede ser la mejor opción ya que proporcionan un interior lleno de luz. En este caso se deberá pensar en qué persianas son las más adecuadas.

En general, debemos pensar el concepto total de la casa y su conexión con el ambiente que la rodea, decidir entre dos o tres materiales dará una armonía atractiva.

El color de la fachada según el tipo de casa

Si bien en general se utilizan colores vibrantes en la fachada, lo más recomendable, en cuestión de funcionalidad, son los tonos grises ¿por qué? porque una fachada se piensa a largo plazo y el clima y la suciedad son factores a considerar. También debemos tener en cuenta que, en contraste con los tonos tierra, los colores luminosos por lo general están hechos de pigmentos orgánicos, lo cual los vuelve menos resistente a la luz que las pinturas con pigmentos minerales.

Pero ¿qué pasa si el verde o el azul brillante son los colores que quiero para mi fachada? Entonces debemos pensar si combina con la casa y su entorno. Por ejemplo, una casa de campo con una fachada de madera en color rosa vibrante no es una buena idea, en cambio una casa rodeada de naturaleza con una fachada en tono verde intenso le aporta al paisaje un toque fantástico. Ahora bien, una casa grande en color rojo puede resultar un poco abrumadora para la vista. Si el estilo de la fachada es en sí sorprendente, su atractivo va más allá del color.

Una casa clásica

Muchos prefieren una fachada más bien clásica y discreta, en esta línea esta vivienda presenta colores neutros como el beige y el blanco con detalles en marrón y naranja en el techo. Colores clásicos no implican una fachada aburrida, para quienes no se animan a un rojo vibrante y prefieren un experimentar los colores en pequeñas dosis una fachada blanca con un tono llamativo en las ventanas o las vallas del jardín, tal vez un verde, puede ser la mejor opción.

Las casas modernas suelen presentar techos planos o grandes fachadas acristaladas, dejando poco espacio para la creatividad, el clásico techo de tejas da un toque de color adicional con sus característicos tonos rojos y tierra.

Una fachada barroca

Para revivir la época barroca no hay que hacer más que buscarla en la arquitectura, es allí donde el arte barroco encontró su máxima expresión a través de los juegos de formas, curvas, adornos, columnas, luces y sombras. La arquitectura barroca se basa en la ilusión, si no hay mármol, la madera es el mármol, si no es posible el oro, el yeso es dorado.

En Alemania predominaron los colores de piedra natural en tonos arena y mármol, también el amarillo y el rojo así como el blanco, gris y negro. Luego los colores contrastantes llenaron las fachadas de los edificios. Comparado con otros países, en Alemania el color permaneció más reservado, a pesar de que al final de la época se utilizaba el contraste entre el rojo y el azul. 

Teniendo en cuenta el juego de luces y sombras en las fachadas de este tipo de viviendas uno debe considerar especialmente la totalidad de la fachada, por ejemplo, si ésta posee adornos elaborados es preferible evitar colores vibrantes ya que pueden abrumar la estética.

Vivir detrás de una fachada renacentista

La arquitectura renacentista hace que las majestuosas fachadas de las casas lleven a sus dueños directamente al mundo antiguo recuperando elementos como las columnas o los triángulos y los trasladó a una arquitectura más estricta. Las formas geométricas simples como círculos y cubos dominan las fachadas aportandoles algo grandioso.

Los edificios renacentistas a menudo se encuentran en tres versiones: de piedra natural, con revestimiento de yeso o enchapado, con una tendencia a los tonos grises. Si la fachada está cubierta de yeso y ligeramente decorada, sumarle un color vale la pena aunque en el Renacimiento prevalecía una preferencia hacia los tonos gris oscuro, marrón y rojo.

En el caso de las casas de madera el color más utilizado era el blanco. En el sur de Alemania la carpintería utilizó mucho el color, mientras que en el norte había una tendencia más bien conservadora en cuanto al uso de colores, aunque los detalles y adornos eran muy utilizados.

Fachadas románticas

Las piedras con formas geométricas colocadas una encima de la otra, la ornamentación reducida y pequeñas ventanas hicieron que la arquitectura romántica fuera masiva.

No es de extrañar que el período romántico gozara de un deleite especial en la opacidad de las fachadas y espacios interiores, a menudo la piedra natural era decorada con colores.

Hoy en día las gruesas paredes son muy valoradas en las casas, los adornos restaurados son un clásico de esta época y ofrecen más opciones de color para la fachada.

Y vos, ¿De qué color pintarías tu fachada?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!