Casas seguras para los más chicos

Mariana Belisario Blaksley Mariana Belisario Blaksley
Loading admin actions …

En este libro de ideas les traemos varios tips para lograr que los distintos ambientes en nuestras casas sean seguros para los chicos. 

Todos fuimos niños y sabemos que si bien no hay dos personas iguales, hay un elemento que es bastante común en la infancia: la curiosidad. Estamos recién llegados en un mundo que vamos entendiendo de a poco, no tenemos la suficiente experiencia para identificar el peligro y el deseo de explorar es irresistible. Estas características tan maravillosas e inherentes a todo ser humano presentan un problema para los padres, cómo permitirles a nuestros hijos todas las oportunidades para aprender, crecer y desarrollarse, sin exponerlos a demasiados riesgos en el intento.

La buena noticia es que al menos en casa, podemos seguir sencillos consejos que, aplicados con un poco de sentido común, nos ayudarán a cuidar de los más chicos sin coartar su libertad o convertirnos en sus sombras, cosa imposible en la vida moderna y muy contraproducente para el desarrollo del niño, además.

Si bien depende de las edades y la personalidad de cada chico, los que fuimos un poco demasiado audaces sabemos muy bien en los problemas en los que se puede terminar, hay varios consejos que son comunes a cualquier espacio. También hay algunos ambientes más peligrosos que otros, así que esperamos haber recopilado una buena guía para que nuestros chiquitines estén muy seguros en casa. 

Acá les acercamos otro libro de ideas que puede complementar el de hoy. 

El lugar más peligroso de todos: la cocina

Cocinas de estilo moderno por INpuls
INpuls

Wohnküche

INpuls

La cocina es uno de los lugares más peligrosos para los más chicos y también uno de los más fascinantes. Atraídos no sólo por el hambre, sino por todas las cosas nuevas que encuentran por doquier, los más chicos están expuestos a muchos peligros. 

Empezando por anafes, hornos y hornallas, las perillas y llaves deben estar, o bien fuera del alcance de los más chicos, o aseguradas. Los peores accidentes pueden ocurrir acá siendo las quemaduras, incendios y escapes de gas las posibilidades más aterradoras. 

Los productos tóxicos o de limpieza y deben estar en placares o gabinetes cerrados. Los utensilios filosos, punzo-penetrantes o rompibles como vasos y platos deben estar en los gabinetes más altos o en cajones asegurados con trabas. Los electrodomésticos en desuso no deben mantenerse enchufados y los toma corrientes tienen que cubrirse con tapitas especiales. 

Otro lugar de alta peligrosidad: el baño

Sin ánimo de volvernos alarmistas, el baño reúne dos factores que unidos pueden llegar a ser realmente fatales: agua y electricidad. Secadores, planchas para el pelo, máquinas de afeitar eléctricas y cualquier electrodoméstico deben estar desenchufados, en desuso mientras los chicos están en el baño, guardados fuera de su alcance y los tomacorrientes tapados. 

Lo mismo aplica para tijeras de uñas, hojillas de afeitar y demás objetos peligrosos, así como productos que puedan resultar tóxicos. Jamás debemos dejar a un niño pequeño en una bañadera mientras la llenamos y la temperatura del agua debe graduarse para que siempre esté tibia. Tanto dentro de la ducha o bañadera como en el piso del baño debemos tener algún tipo de antiresbalante. 

El baño de la imagen es de los amigos de Fontenla.

El dormitorio, ambiente no desprovisto de riesgos

Lo primero que debemos tener en cuenta en nuestro dormitorio es si las ventanas o balcones son seguros o si presentan riesgos de una caída. Sin excepción al momento de decidirnos a tener chicos debemos protegerlos de las alturas ya que caídas que puedan parecer inofensivas podrían convertirse en mucho más que un susto. Rejas en las ventanas es una opción, pero si preferimos algo menos invasivo y más barato, las redes de seguridad funcionan muy bien.

Todos los objetos que puedan representar un peligro para los más chicos deben estar bajo llave o fuera de su alcance. Esto es especialmente urgente si se guardan algún tipo de armas en casa. 

El living y sus puntos débiles

El living puede presentar ciertos peligros asociados más que nada al mobiliario. Los espejos, adornos de cristal o mesas de vidrio no son buena idea cerca de los chicos. 

Los materiales más recomendables son los más blandos, la madera es siempre una opción más segura que el mármol o el hierro forjado, por ejemplo. También hay que estar atentos a las lámparas bajas, que pueden calentarse y ocasionar quemaduras. 

Jardines: lo que acecha al aire libre

Lo primero que debemos tener en cuenta en el jardín es acceso hacia y desde el exterior. Si existe la posibilidad de que los chicos salgan a la calle o de que alguien entre, hay que solucionarlo inmediatamente. Después hay que tener cuidado especial con los cuerpos de agua como fuentes, estanques o piletas, cuyos bordes deben ser protegidos en cuanto los más pequeños aprenden a caminar. La protección para la pileta es de absoluta importancia, especialmente si son profundas. 

También hay que tener en cuenta los desniveles y terrazas, que deben a su vez ser protegidos. La vegetación es otro factor muy riesgoso, ya que existen muchas especies tóxicas y venenosas. Hablando de veneno, hay que fumigar para evitar que insectos o animales ponzoñosos pululen en el jardín donde juegan nuestros hijos. 

El cuarto de los chicos debe ser el lugar más seguro

Renders interiores: Dormitorios infantiles de estilo moderno por Entretrazos
Entretrazos

Renders interiores

Entretrazos

Su espacio especial, ya sea su dormitorio o el cuarto de juegos debe estar libre de riesgos, ya que los chicos pasarán mucho tiempo allí.Cuidado con las pinturas con plomo en techos, paredes y muebles. Los productos de limpieza no deben ser tóxicos o irritantes. Las camas deben tener protección cuando los niños son muy chiquititos o pueden caerse mientras duermen. Las lámparas jamás deben estar cerca de telas o superficies que puedan incendiarse. 

Los juguetes deben ser seguros y cosas que son inofensivas para nosotros pero que podrían ser peligrosísimas para los más pequeños como bolsas de plástico no deben encontrarse allí.

Los distintos tips que les hemos presentado acá son intercambiables a cualquier espacio y circunstancia. Es indispensable detectar las áreas que representan un peligro mayor y asegurarlas, como escaleras, bibliotecas o descansos. Los adornos o esculturas pesados deben asegurarse también estén donde estén. 

De esta forma haremos de nuestras casas lugares seguros para que los chicos crezcan y exploren manteniendo una cuota lógica de sustos y viajes a las guardias de las clínicas para que les cosan un par de puntos aquí y allá. Lo que queremos es que estos sobresaltos sean buenas historias para contar en el colegio al día siguiente y nada más.   

¿Tienen chicos o están por tenerlos? ¿Se les ocurre algún otro tip que sumar?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!