Solicitá cotización

Número incorrecto. Por favor, verifica el código de área, prefijo y número de teléfono.
Al hacer click en 'Enviar' confirmás que he leído los Política de protección de datos y aceptado que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Podrás cancelar tu consentimiento enviándonos un email a privacy@homify.com con efecto a futuro

Un jardín para los más chicos

Mariana Belisario Blaksley Mariana Belisario Blaksley
Loading admin actions …

Cuando llegan los hijos nos cambian la vida, empezando por nuestras casas. Pero eso no es lo único que debemos cambiar si queremos que se diviertan sanos y salvos también en nuestros jardines.

Los adultos solemos olvidar las cosas más básicas de ser niños. Desde esa curiosidad audaz que nos lleva a hacer cosas muy riesgosas, hasta la diferencia de estatura. Todo nuestro entorno debe ser rediseñado para que sea apto para chicos y los exteriores y áreas verdes no son la excepción, principalmente porque serán unos de los lugares que ellos más disfrutarán. Si queremos niños activos, atléticos, que no estén pegados a una pantalla todo el día, lo menos que podemos hacer es proveerles un lugar seguro para que jueguen al aire libre, corran, tengan mascotas, se ensucien y echen a volar su imaginación. 

Hablando de mascotas,  este libro de ideas podría darles alguna, ya que salvando las distancias, algunas de las cosas que resultan peligrosas para nuestros perros, también pueden serlo para nuestros hijos. 

Jardines cerrados

Jardines de estilo  por The Bazeley Partnership
The Bazeley Partnership

Sundown, Widemouth Bay, Cornwall

The Bazeley Partnership

Debemos mantener nuestros jardines cerrados con un doble propósito de seguridad: que nuestros hijos no puedan salir y que nadie de afuera pueda entrar.

Hay formas muy estéticas de hacerlo, con cercas, vallas, muros barreras vegetales apuntaladas con alambrados. Lo importante es mantener un circuito en el que sepamos que los chicos no pueden aventurarse más allá de los límites y correr riesgos cuando están fuera de nuestra vista. De ser posible, incorporar sistemas de alarmas es siempre una idea prudente. 

Barreras de protección

Algunas veces, las cosas que más disfrutamos en nuestro jardín, son también las más peligrosas para los más chicos: una pileta, terreno en desniveles, terrazas y balcones son ejemplos de ello.

Si existe el más mínimo riesgo de que un chico pueda asomarse y caer o terminar dentro de una pileta, lo más importante es crear barreras que lo protejan de estas peligrosas instancias. Para los desniveles o espacios más altos incluso una red protectora puede servirnos, mientras que para piletas podemos probar con barreras sólidas pero transparentes para poder ver lo que pasa dentro del agua en todo momento. Otro ejemplo de protección para la pileta acá

Muebles seguros

Vamos a necesitar, tanto en el jardín como en el resto de nuestra casa, muebles que sean firmes y sólidos, pero sin puntas ni salientes que puedan lastimar a los más pequeños. Los materiales también son importantes, ya que la madera, el ratán y algunos tipos de plástico son mucho menos duros que materiales como el hierro forjado o el mármol. 

Los muebles demasiado inestables también representan peligro, ya que sabemos que en algún momento a algún chico se le ocurrirá treparse a una silla o una mesa y caer desde cierta altura garantizaría un golpazo de aquellos. 

Proteger estanques y arroyos

Jardines de estilo  por SOL AG
SOL AG

SOL Ausstellungsgarten Grenchen

SOL AG

Sin importar su profundidad (a menos de que estemos hablando de hilos de agua apenas) los arroyos y estanques deben tener algún tipo de protección. Suelen despertar el interés de los chicos, sobretodo si tienen peces nadando en su interior y sus bordes son muy resbaladizos, lo cual los convierte en lugares muy factibles para darse un buen golpe. 

Si a eso le sumamos que en algunos casos pueden ser bastante profundos, nos encontraremos con espacios que son especialmente peligrosos para los más pequeñitos.  

Columpios y toboganes

jardin: Jardines de estilo  por BAIRES GREEN

Una de las cosas maravillosas de tener espacio exterior es poder darles a nuestros hijos la posibilidad de sentirse como en un parque dentro de casa. Un lindo juego de columpios o toboganes relativamente seguros harán que pasen mucho más tiempo afuera. Relativamente seguros porque al igual que nos pasó en nuestra infancia, éstos son los lugares donde nuestros hijos recibirán algún que otro porrazo memorable, es inevitable y es sano también. Pero hay formas de minimizar los riesgos. La ubicación de estos juegos es importante, lejos de barrancos u objetos duros contra los que los chicos se puedan golpear. La superficie sobre la que descansarán también hay que pensarla: pasto, arena o aserrín tienen la ventaja de ablandar el terreno en caso de caídas y con seguridad las habrá, así que mejor prevenir. 

Mucha iluminación

Los tiempos del romántico jardín en penumbras ya pasaron, o al menos hasta que los chicos se van a dormir. Una iluminación adecuada es importantísima ya que especialmente en los meses de invierno anochece temprano y los chicos van a seguir afuera hasta mucho rato después de la puesta del sol.

Para poder estar pendientes de lo que hacen en todo momento, vamos a necesitar iluminar hasta el último rincón del jardín. También les estaremos brindando la posibilidad de pasar más horas al aire libre que al final es lo que todos queremos. 

Plantas no venenosas

Jardín Sostenible: Jardines de estilo  por abpaisajismo
abpaisajismo

Jardín Sostenible

abpaisajismo

Este punto merece un alerta especial. Todos fuimos chicos y sabemos que no podíamos ver algo sin sentir el impulso de metérnoslo en la boca, algunos hasta habremos comidos nuestra buena parte de tierra de las macetas (¡culpable!) 

Es importantísimo asesorarnos con un experto en botánica que pueda asegurarse de que no tenemos plantas venenosas en nuestro jardín o pondríamos a nuestros hijos en riesgo. A veces las plantas más decorativas resultan tóxicas y si tienen frutos tentadores pero venenosos es aún peor. El consejo es identificar las plantas que representen peligro y deshacerse de ellas, hay muchas otras de dónde elegir.  

El jardín de la foto es de la talentosísima paisajista Alicia Bomchil.

Así culminamos nuestro libro de ideas de hoy, con estos 7 puntos a considerar para que nuestro jardín sea seguro y para que los más chicos puedan disfrutarlo al máximo sin correr riesgos innecesarios. 

¿Qué más queremos los adultos que un mundo más seguro para nuestros hijos y para todos los chicos en general? Podemos empezar por darles esa seguridad en casa e ir cambiando al mundo de a poquito. 

¿Ya tienen jardín o están empezando a planearlo desde 0? ¿Tienen alguna experiencia o consejo que les gustaría compartir?
Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!