Antes & Después: una casa como el ave Fenix

Nadia Daruiz Nadia Daruiz
Google+
Loading admin actions …

Terra Chá (Tierra Llana) es una comarca situada en la provincia de Lugo, en Galicia. La fuerte relación que esta región de España tiene con la naturaleza y la agricultura no solo se manifiesta a través de sus paisajes verdes, silvestres y cultivados, sino también en la gran cantidad de casas rurales que existen por estos parajes. 

El proyecto que hoy les traemos en su origen fue construido para ser destinado a casa de laboreo, en la actualidad podemos ver como algunos han cambiado la guadaña por la cama. De esta manera estas edificaciones se han convertido en residencias familiares o turísticas para los que buscan una vida rural alejada de las urbes. Algunas otras, se encuentran aún hoy  abandonadas y a la espera de que una remodelación les devuelva la gloria perdida.

El estudio Intra Arquitectos ha intervenido una de estas construcciones para así devolverle el brillo perdido. El proyecto de hoy ha conseguido que nuestra casa rural de hoy recupere su encanto original. Descubrimos este proyecto a través de la siguiente colección de fotos.

Antes: Un vieja foto en blanco y negro

Esta imagen en blanco y negro nos muestra el estado de esta casa antes de su rehabilitación. Si bien no estaba totalmente en ruina, ella no se encontraba en estado habitable, recordemos que en su origen era casa de laboreo. Es por ello que una remodelación que la adecuase a la nueva finalidad era fundamental. 

Se mantuvieron todas sus partes, reparando sus interiores y exteriores, a fin de atribuirles la cualidad de habitable. A la par, sus alrededores también fueron intervenidos, urbanizando las partes necesarias y arreglando la vegetación que salvaje había ido tomando terreno los pasados años. Poco a poco, fue coloreándose este paisaje ennegrecido por el tiempo, convirtiéndose en la imagen que vemos a continuación.

Después: La fachada renovada

Finalizadas las obras, esta casa dejó de ser negra y resurgió de las cenizas cual ave Fenix. La renovación fue lo menos invasiva posible, la idea era restaurar y mantener la esencia de la construcción original. Así fue que los trabajos se inspiraron en la arquitectura tradicional. 

Las fachadas fueron saneadas, así como las cubiertas, cuyos materiales fueron sustituidos. Se prestó especial atención a los huecos, reforzando sus perímetros e incorporando nuevos vidrios y carpinterías.

La entrada principal

Pero además de los típicos trabajos que toda restauración requiere, también había que dotar de funcionalidad a la casa. Por este motivo se abrió otro acceso complementario en la parte posterior de la vivienda, en un muro que antes se encontraba cerrado. También se incorporó una estructura complementaria, que a modo de porche, da cobijo a la puerta.

La nueva y fabulosa galería, crea un nuevo espacio exterior en el que disfrutar de tardes cálidas de verano. 

Espacios abiertos

Lo más interesante de este interior son los materiales: madera y piedra cruda. La calidez de la madera en contraposición a la frialdad de la piedra. Esta dupla es un clásico del estilo arquitectónico tradicional, fuerte y resistente las estructuras de esta casa durarán sin duda muchos años más.  

Otra característica sumamente interesante, pero mucho más moderna, son los espacios abiertos que esta casa nos propone. Podemos ver de un vistazo living, vestíbulo y comedor. 

Desde adentro

También los interiores necesitaban grandes dosis de chapa y pintura, esta casa empleada antiguamente para la agricultura tenía que convertirse en un hogar cómodo y acogedor. Las estructuras interiores, como los forjados o la cubierta, fueron sustituidas por nuevas. También el elemento de comunicación vertical, las escaleras fueron construidas de nuevo, apostando por un modelo sencillo de escalones sin tabicas, que mantiene la estética rural gracias a la madera.

Atención a la puerta, un detalle original de la casa. Como en las antiguas casas de campo, esta puerta dividida en dos partes que se abren de manera independientes la una de la otra.

Piedra y madera

Siguiendo un orden lógico de organización del programa, la planta baja se diseñó como la parte más pública de la vivienda, acogiendo al extenso programa de día. Las plantas superiores, entonces, fueron destinadas a los usos más privados de la casa, como los dormitorios. Aunque los materiales incorporados mantienen la esencia de esta construcción de origen rural, la distribución en planta buscó un esquema más acorde con las organizaciones contemporáneas, creando en la medida de lo posible circulaciones fluidas y espacios que se interconectan sin la presencia de puertas.

Antes: Un altillo de terror

El espacio más perjudicado en esta construcción fue el altillo y esto esta directamente relacionado con el precario estado en el que se encontraba el techo. Debido a su mayor exposición a la intemperie y su incómodo uso, el altillo se encontraba lleno de humedades y restos de materiales. Este altillo necesitaba un buen proyecto que organizará y aprovechará al máximo este espacio hasta ahora perdido. Pero, ahora la mayor de las dudas ¿cómo podía convertirse en un lugar habitable si la entrada de luz era insuficiente?

Después: un espacio habitable

La solución vienen de la mano de unos tragaluces en el techo. Es así que se logro una óptima iluminación natural en el altillo de esta mágica vivienda. La piedra de las paredes fueron saneadas y el techo de madera nuevo reluce y cumple su función a la perfección. El suelo, antes sin revestimiento, fue cubierto por una tarima de madera, creando junto con el techo, una estancia de lo más cálida. El altillo dejó de ser un almacén en las alturas para convertirse en uno de los lugares más especiales de esta casa rural de futuro prometedor.

¿Te entusiasmaste y querés seguir leyendo? Acá te dejo este súper antes & después:

- Una reforma de cuentos de hadas

¿Qué te pareció este proyecto?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!