Antes y después: de casa de la selva a casa de diseño

Nadia Daruiz Nadia Daruiz
Google+
Loading admin actions …

Nos dirigimos a Rennes, ciudad capital de la región francesa de Bretaña. Allí visitaremos un proyecto de renovación que cambiará por completo el aspecto de una vivienda de los años 40. Respetando las restricciones municipales, el estudio Franck Labbay Architecte quiso aumentar la superficie habitable de la casa agregándole algunos metros de más. 

Gracias al diseño de una extensión, la reforma hizo ganar este inmueble 46 metros cuadrados extra. El nuevo volumen de la casa ayudó a dejar atrás su carácter tradicional y logró una vivienda actual que se integra perfectamente en su entorno e introduce toda la luz del exterior en el interior.  

En este libro de ideas van a descubrir cuales fueron los materiales y los colores, pero sobretodo, el nuevo patio del que disfrutan ahora los inquilinos de esta casa francesa.

Antes: la selva

Comenzamos con una fotografía del jardín trasero en su estado original. Este rincón verde nos recuerda más a una selva que a un patio. Aún así, apreciamos con facilidad el gran potencial del lugar, un espacio que con una buena disposición podría arreglarse y convertirse en un auténtico jardín.

Después: voilà!

Tras la reforma, el cambio es increíble. La madera reviste por completo la pared del inmueble que a su vez crea un magnifico contraste con las aberturas negras. Aquí se ha logrado un diseño contemporáneo totalmente nuevo y opuesto al aspecto que anteriormente veíamos en la casa. 

El piso en este patio también emplea la madera como  elemento protagonista.

El interior y la extensión

Desde el interior se aprecia el nuevo patio. Antes, yuyos y maleza dominaban el territorio, esto ya no sucede, en cambio una cuidada vegetación ha convertido este espacio en un lugar para disfrutar en familia. 

Ya en el interior, apreciamos las dimensiones de la extensión. El amplio ventanal consigue unir exterior e interior que además, con la ayuda del tragaluz en el techo, este nuevo living se presenta ante nosotros luminoso, cálido y muy moderno.

Antes: el hall de entrada

El hall de ingreso antes de la reforma es un espacio que se cierra sobre sí mismo. Es oscuro, está en mal estado, la combinación de colores en las paredes no es la más adecuada y el mosaico del suelo necesita ser retirado urgentemente.

Después: desde la entrada, otra perspectiva

Parece el hall de ingreso a otra casa… ¿no?

Este espacio totalmente transformado se presenta ante nosotros brillante y luminoso. La foto está tomada desde el ángulo contrario, es decir mirando desde la puerta hacia adentro, pero si se fijan bien podrán darse cuenta que la horrorosa escalera ha sido renovada y que la pared ciega sobre la izquierda ha desaparecido para dar lugar a  una nueva que es completamente de vidrio.

El piso estrena nuevo revestimiento, ahora inmejorable. Las baldosas elegidas son perfectas, tanto por su estampado como por su color. Combinan con los marcos en negro de las nuevas ventanas interiores y con el blanco de las recién pintadas paredes.

Antes: la cocina

Seguro que a más de uno le resulta familiar el estampado de la pared, que en esta cocina llega hasta el techo y lo cubre por completo. 

Las flores del papel tapiz, el diseño de las baldosas del piso, los muebles… Todos los elementos de esta cocina necesitan una renovación integral y una nueva distribución que permita a sus nuevos habitantes disfrutar de cada momento en ella.

Después: calidez y minimalismo

Una gran mesa rectangular atraviesa la nueva cocina. El espacio fue completamente remodelado creando lugar suficiente para una zona de comedor que fuera capaz de sentar a todos los habitantes de la casa. 

El resto del mobiliario es minimalista y el color elegido para su acabado es el blanco. Así, el estilo de la cocina se clasifica entre el estilo escandinavo y el minimalista. Sin duda se ha conseguido un espacio pulcro pero al mismo tiempo cálido y acogedor.

Antes: una habitación simple y sin gracia

Las paredes de esta antigua habitación se ven aburridas y un poco deprimentes. El revestimiento del piso tampoco colabora y la chimenea en desuso no hace más que ocupar espacio.

Después: una habitación cálida y divertida

Tras el cambio, una amplia ventana llena de luz ilumina el recién renovado ambiente. El piso de parqué es súper elegante y resalta toda la habitación gracias a los tonos naturales de la madera.

La decoración de este dormitorio infantil es muy original: la dupla rosa y gris domina la escena. Una preciosa cama hecha a partir de fibras naturales combina con el gris de la pared. El color rosa anima la estancia creando una armonía perfecta.

Antes: otro dormitorio viejo y anticuado

Aquí vemos otra habitación olvidada y anticuada. El estampado del papel tapiz en la pared nos transporta al pasado y la chimenea es nuevamente un elemento en desuso.  El piso de madera es lo único que vale la pena ser conservado, eso sí, habrá que considerar llamar a emergencias para que lo revivan. 

Después: amplitud y luminosidad en el nuevo dormitorio

He aquí el dormitorio principal, grande y luminoso, nada que ver con lo que era antes. El color blanco está por todas partes y amplía el ambiente. El contraste aparece en el cabecero de la cama y en un rincón empapelado junto a la puerta. Estos son los detalles que llenan de personalidad el dormitorio y crean ambientes absolutamente frescos y modernos.

¿Querés seguir leyendo sobre reformas en Francia?

- Antes y después: de casa a loft, un viaje sin escalas

¿Qué te parece esta reforma?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!