Una casa con la vegetación como protagonista

Maria Florencia Ferraro Maria Florencia Ferraro
Loading admin actions …

Hoy visitamos una casa racionalista donde el exterior es protagonista proyecto del estudio argentino PKA. Localizada en el barrio San Andrés (Partido de Tigre, Provincia de Buenos Aires), la casa de 250 metros cuadrados, acomoda el programa de necesidades en dos plantas, cinco ambientes y una suite.

Realizada en 2014, la vivienda ubica en el nivel de acceso el estar, comedor, cocina, galería y servicios, orientados hacia el sur; reservando para el nivel superior los dormitorios –que generan al frente el espacio semicubierto del garaje- independizando la suite principal, por medio de una doble altura y la escalera.

Como señalan los autores en la memoria descriptiva del proyecto, su labor profesional está orientada a optimizar los recursos naturales a partir del diseño bioclimático de sus obras. Para disminuir el consumo energético de la casa, los arquitectos optaron por aberturas de aluminio con doble vidriado hermético (DVH) y muros dobles de mampostería con cámara de aire. Así, definen una arquitectura sustentable que es más amigable con la naturaleza.

No te pierdas los detalles de esta vivienda suburbana localizada en Tigre, próxima al delta.

Un umbral desmaterializado

El lenguaje de la vivienda se define a partir de una volumetría de líneas simples, que a nivel de acceso deja ver su interior, preservando la intimidad de los dormitorios por medio de un plano ciego a nivel superior.

El ingreso se concreta a partir de un fuelle verde de árboles de gran porte, que articulan y protegen el pasaje exterior-interior, generando así, una experiencia más íntima y confortable.

Refugio contemporáneo

El contrafrente de la casa es un volumen abierto y transparente que se expande visualmente hacia el jardín exterior. Teniendo en cuenta que el volumen a edificar debía ser compacto, y el programa de necesidades era extenso, los diseñadores optaron por definir una articulación espacial fluida entre los diferentes sectores de la casa, para poder acomodar usos compartidos y así poder optimizar los metros cuadrados construidos.

En armonía con el verde

Los arquitectos definieron espacios intermedios –galerías- que protegen las aberturas de la exposición directa al sol. Este recurso es clave, para generar una relación franca entre interior y exterior, sin descuidar el confort del espacio interior. Como señalan sus autores aquí, “La arquitectura enmarca la naturaleza y dialoga con ella.”

​Un jardín viviente

El leitmotiv de los arquitectos, fue diseñar un jardín interior que articulara los diferentes sectores de la casa: hall de acceso, estar y comedor-cocina.

El estar es un ambiente amplio y luminoso que invita a permanecer y relajarse. Este espacio está rodeado por un espejo de agua –con forma en ele- con vegetación acuática y peces, que con la luz del sol genera reflejos hacia el interior.

El mobiliario elegido no compite con la pureza de la caja arquitectónica blanca que predomina en los diferentes ambientes de la casa.

Como revestimiento de piso se adoptó un porcelanato que imita la textura del hormigón armado.

Con impronta oriental

La imagen muestra en detalle el revestimiento de tablas de madera de petiribí que se utiliza como terminación -interior y exterior- del volumen que acomoda el toilette y el placard de recepción.  La madera aporta textura, calidez y color a la composición.

Un ambiente soñado

Ubicada en el nivel superior, la suite principal disfruta de las visuales apacibles hacia el jardín posterior de la casa. La habitación se define a partir de una caja arquitectónica blanca con revestimiento de piso de madera clara. Un paño fijo con carpintería de aluminio lacado negro, enmarcan el paisaje exterior a modo de cuadro. El cielorraso de cemento a la vista le aporta textura y color al diseño interior.

Al igual que el resto de la casa, los dormitorios se expanden espacialmente hacia el exterior, por medio de una terraza que balconea sobre el ingreso y el jardín exterior.

Destaca el emblemático sillón BKF de estructura de hierro y asiento de cuero natural, diseñado en 1938 por el catalán Antonio Bonet y los argentinos Juan Kurchan y Jorge Ferrari Hardoy. Lo acompaña un banco moderno de cuero trenzado y madera.

Ahora te invitamos a recorrer en el siguiente libro de ideas otra vivienda suburbana con estética racionalista, que se ubica en el barrio cerrado Las Glorietas en Nordelta.

¿Qué detalles de esta vivienda te gustaría poder imitar?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!