La feliz historia de un departamento reformado

Nadia Daruiz Nadia Daruiz
Google+
Loading admin actions …

Cuando pensamos en reformas siempre imaginamos pisos en muy malas condiciones, pero a veces no hay que llegar a esos extremos para decidirnos a llevar a cabo remodelaciones en casa. En ocasiones, lo único que queremos es modernizar nuestra vivienda, introducir una nueva distribución y nuevo estilo. Esto es lo que sucedió en el departamento que vamos a visitar a través este libro de ideas. 

Esta vivienda fue construida en los años setenta sobre una superficie de 170 metros cuadrados pero, lamentablemente, los tiempos cambian y el departamento ya no cumplía con los gustos y necesidades de sus dueños. Es por ello que deciden dar inicio a una reforma integral que ampliará el living, mejorará la cocina y creará una vivienda más funcional y moderna. 

El estudio LF24 Arquitectura e Interiorismo aceptó el reto de modernizar esta vivienda. Este es el resultado.

Érase una vez una cocina diminuta

Elegir una habitación en la que empezar el recorrido en una casa de 170 metros cuadrados no es fácil. ¡Hay tanto de donde elegir! Pero finalmente nos hemos decidido por la cocina, quizá porque es aquí donde la modernización llevada a cabo durante la reforma es más palpable. Y es que aunque el estado de esta cocina no era especialmente desastroso, lo cierto es que tenía un aire antiguo, incómodo y cero funcional.

Y en la nueva cocina fueron felices y comieron perdices

Afortunadamente, la magia de las reformas posó su varita en esta cocina con un resultado sorprendente. Minimalismo en estado puro que no solo está presente en la línea del mobiliario lacado o de su mesada de Dekton, sino también en su iluminación, general desde el techo y más enfocada a la zona de trabajo desde la parte inferior de las alacenas superiores.

Intercomunicando los espacios

Una de las ideas del proyecto era intercomunicar más los ambientes, por lo que, incluso las que están aisladas, como esta cocina, se conectan de alguna manera con el resto de la vivienda. Aquí se han servido de una ventana interior que cubre parte de la pared del comedor de diario para dejar que la luz fluya entre los espacios.

Los malvados pasillos

Los propietarios tenían claro que, aunque el piso no estaba en las peores condiciones posibles, la distribución y organización del mismo no les gustaba. Querían acabar con la exagerada compartimentación de la vivienda y traer en cambio un aire más abierto y moderno. Ya era tiempo de poner punto final a una historia en la cual los malvados pasillos habían creado ambientes divididos y  sumamente laberínticos. 

El héroe: los espacios abiertos

Este nuevo espacio es funcional y moderno. Se abrió completamente y se colocó en un solo ambiente el living y el comedor. Este espacio es el héroe de la casa y como buen protagonista dispone de 60 metros cuadrados que están destinados a diferentes usos. Por un lado, una gran librería recorre de punta a punta una de las paredes de la habitación, la que corresponde al espacio dedicado al comedor y zona de lectura. En el otro lado de esta enorme habitación encontramos la zona destinada al living donde se aloja un cómodo sofá y la televisión. 

Aquí, como en el resto de la vivienda, se ha cambiado el piso, que ahora es de madera de roble teñido gris y que va a juego con la paleta usada en las paredes y en algunos muebles, como el sofá o la biblioteca del fondo.

Los viejos y aburridos placares

Como decíamos antes, no siempre hace falta que la casa se caiga a pedazos para llevar a cabo una reforma. A veces simplemente necesitamos modernizarla. Estos placares no están mal, pero su estilo está tan pasado de moda que incluso oscurece el espacio. 

Nada que no tenga arreglo…

Pequeños cambios con grandes efectos

Tras la reforma se ha buscado un estilo más moderno. El blanco es el color estrella en toda la casa. En el nuevo vestidor se ha colocado un lindo tocador y por supuesto, se ha cambiado el concepto de los placares. Antes veíamos puertas abatibles y ahora son corredizas, no solo para aprovechar mejor el espacio, sino también para darle un aire más actual.

El baño necesitaba ser rescatado

Este baño en tonos beige y chocolate se había quedado tan anticuado como el resto de la casa, había que hacer algo. Era necesario planear el rescate antes de que fuera demasiado tarde y sus habitantes optaran por dejar de usarlo. 

La reforma triunfó: un baño feliz

La reforma fue exitosa. Tanto los baños como el resto de los ambientes fueron rescatados de las garras del tiempo. Ahora todo es más actual, los muebles a medida en tonos grises, las encimeras blancas y el revestimiento de pisos y paredes están acorde con los gustos actuales. Además,  a veces, tener bañera no es la única opción… en algunos casos una ducha es mucho más práctica.

Un final feliz y con balcón

Si tenemos la suerte de contar con un balcón hay que aprovecharlo. Por eso, esta reforma también rescató y animó a sus dueños a disfrutar de este tan especial espacio. Para ello, el piso se revistió con un deck de eco-madera tecnológica especial para exteriores. Las plantas se colocaron en modernos maceteros de fibra de cemento de color negro. Se eligieron plantas que no requirieran demasiados cuidados y que aportaran un aroma especial y campestre, como romero, lavanda o tomillo. ¿Se podría pedir un final más feliz?

¿Qué te pareció esta historia? 
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!