Ventanas de estilo  por MeyerCortez arquitetura & design

Después de leer esto nunca volverás a limpiar los vidrios como antes

Paula Meggiolaro Paula Meggiolaro
Loading admin actions …

Una de las características fundamentales de los vidrios en ventanas y puertas es su transparencia. Esta cualidad, inherente al material, requiere de un mantenimiento constante: hay que limpiarlo periódicamente. Y además de regular su limpieza debe ser efectiva y eficiente.  

En este libro de ideas vamos a contarles cómo mantener las limpieza de los vidrios y no morir en el intento. Tips para que no requiera mucho tiempo ni esfuerzo.

Y esto no va Oslo par vidrios de puertas y ventanas sino para todo tipo de cristales: mamparas de bañaderas, espejos u otros objetos. Una buena limpieza hace resaltar el brillo y la luz que pasa a través de ellos. 

¿Preparados? ¡A limpiar se ha dicho!

Una buena limpieza en tres sencillos pasos

El paso previo e imprescindible a toda limpieza es quitar el polvo que se acumula sobre las distintas superficies. Una pasada por el vidrio, y sobre todo por los marcos, rieles o bisagras, de ventanas y puertas bastará. Si tenés aspiradora de mano también puede ayudar.

Luego, pasar un trapo o esponja humedecida en una mezcla de agua, vinagre y alcohol o cualquier líquido limpiador para vidrios.

El tercer paso es pasar un trapo seco por toda la superficie. Sencillo, ¿no?

Para limpiar aplicá la lógica de la gravedad

La idea es sacar el polvo y repasar con un elemento embebido en líquido, es decir, si limpiamos de arriba abajo jamás nos caerán residuos ni gotas en lo que ya esta limpio.

Otro consejo es limpiar los vidrios de las ventanas en los días nublados para que el sol no seque excesivamente rápido dejando residuos. Es mejor dejar actuar al líquido limpiador y que el vidrio se seque al pasar nosotros el trapo. Luego es conveniente repasar con un papel de cocina o papel de diario que termina de eliminar cualquier pelusa y le da el brillo definitivo.

La magia del vinagre

En otros artículos de homify en los que te contamos secretos de abuela para la limpieza, seguramente encontrarás recetas con vinagre. Junto con el bicarbonato son los grandes aliados naturales para limpiar. En el caso de optar por un producto natural y sin químicos podes hacer esta fórmula: un vaso de agua, otro de alcohol y una cucharada de vinagre blanco. Luego lo pones en un pulverizador y ya podés aplicarlo sobre el vidrio.

Para los casos extremos: agua caliente

Si estuviste muchos meses de viaje o entras a una casa que estuvo mucho tiempo desocupada, quizás encuentres vidrios con suciedades rebeldes. Nada que una mezcla de agua hirviendo y vinagre o limpia vidrios no puedan remover.

Constancia y dedicación

Como viste no hay secretos ni complicaciones en la limpieza de los vidrios, sólo hay que tener ganas y constancia para hacerlo regularmente. 

Para las ventanas altas, si no tenés escalera, la solución es un palo de escoba donde se le coloca el trapo en la punta. Luego, también el papel de diario para que reluzcan.

Lo que hay que evitar

Tratar de que el trapo con el que limpiamos no sea de una tela rígida o áspera que pueda rayar el cristal. 

No dejar pasar mucho tiempo entre limpiezas. Lo idea es limpiar todos los vidrios de la casa, a fondo, como mínimo, una vez al mes.  El resto los cristales del baño, mampara y espejo, cada vez que se condensa el agua y se mojan.

¿Qué te parecieron estos consejos? ¿Tenés otros para agregar?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!