Solicitá cotización

Número incorrecto. Por favor, verifica el código de área, prefijo y número de teléfono.
Al hacer click en 'Enviar' confirmás que he leído los Política de protección de datos y aceptado que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Podrás cancelar tu consentimiento enviándonos un email a privacy@homify.com con efecto a futuro

Para reunirse bajo los árboles: un quincho soñado

Maria Florencia Ferraro Maria Florencia Ferraro
Loading admin actions …

’Un material concreto armado, su hermana la madera sirve de molde y de carpintería, un árbol nos recuerda también su origen en el interior y es eco de otros en el jardín. Estos últimos marcan con sus troncos la directriz del perímetro, mucho trabajo para que otros, todos, vivan y se sientan bien en una fuerte hermandad material y una proporción sugerente. Enhorabuena’. Pablo Núñez Paz

Hoy te presentamos una obra que resuelve con ingenio y destreza el programa de un quincho tradicional, cuyo diseño procuró mantener intacta la densidad arbórea autóctona que presentaba el terreno.

El quincho de 95 metros cuadrados, se ubica en la ciudad de Córdoba, y es obra del arquitecto argentino Santiago Viale Lescano. La obra se concibió como ampliación de la vivienda existente que debía contener un espacio cerrado, un pequeño baño e incorporar un asador y un horno de barro preexistentes.

Te invitamos a recorrer una obra arquitectura de cuidado diseño que se completa con el paisaje natural que la rodea.

Una obra con conciencia ambiental

El quincho se ubica sobre la medianera del predio para abrirse hacia el parque interior de la vivienda.  La premisa de diseño que orientó el proyecto, fue mantener intactos todos los arboles existentes en el lote. Para ello, el autor propuso una losa plana de hormigón que fue calada de forma irregular, para incorporar los árboles al interior de la obra.

Hermandad material

La vista interior del quincho, muestra un espacio que se define a partir de la nobleza de los materiales utilizados y el ingreso de luz natural que inunda el ambiente.

Los cerramientos laterales del espacio se definen a partir de tabiques de hormigón y carpinterías de madera y vidrio que permiten visuales hacia el interior del parque.

Al igual que en el interior del muro cribado se optó por un estucado de cemento blanco como revestimiento de piso.

El muro traslúcido

Destaca en el diseño la resolución que se adoptó para el muro medianero. El autor propone un muro cribado no portante –realizado con ladrillones de 18 cm-, para reducir las visuales hacia el terreno y filtrar la luz natural proveniente del oeste. Para dotar de mayor confort al ambiente se colocaron vidrios entre las trabas de los ladrillos para detener el paso del aire en días frescos. Este muro -contiene y delimita- la zona de lavabo y el baño de servicio.

Juego de luces y sombras

La imagen muestra en detalle la textura del muro cribado bajo los efectos de la luz. Aquí, la técnica constructiva se revela y el material exhibe su potencial expresivo.

Una cubierta perforada por árboles

Al igual que la disposición de la tabiquería interior, la cubierta fue resuelta de modo de no talar ningún ejemplar arbóreo existente en el terreno. Tomando como referencia la altura de las copas de los árboles, se ubica la cubierta una losa plana de hormigón. Esta desagua con caída libre hacia sus lados con una terminación de bovedilla y está provista con un goterón de chapa galvanizada.

La cubierta -por la condición caduca de los árboles- muta a lo largo del año hasta convertirse en un manto verde que se fusiona con el paisaje.

Un espacio acogedor y funcional

La horizontalidad de la obra subraya la estructura vertical de los árboles, y la disposición arbitraria de éstos en el parque, disimula los límites entre el espacio natural y el espacio construido.

El quincho es un proyecto que conjuga funcionalidad y bajo mantenimiento, definiendo un lugar ideal para reunirse y disfrutar un asado criollo bajo la sombra de un grupo de árboles.

Si querés seguir leyendo sobre proyectos geniales, te recomendamos leas la remodelación de un departamento de 550 metros cuadrados en el barrio porteño de Palermo Chico. La reforma estuvo a cargo del estudio Remy Arquitectos, y está ubicado en una torre obra del reconocido arquitecto Rafael Viñoly, quien fue maestro de Remy durante su estadía en Nueva York.

El edificio –que se localiza próximo al tradicional Jardín Japonés- se abre hacia un paisaje dominado por narcisos y crisantemos, disfrutando además, de extraordinarias vistas panorámicas hacia los bosques de Palermo, Aeroparque y el Río de la Plata. 

No te pierdas esta intervención del estudio Remy Arquitectos y toma nota de todos sus detalles.

¿Qué te pareció este proyecto? 
Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!