Guía al Eclecticismo

IGNACIO MARTÍNEZ ARGÜELLO IGNACIO MARTÍNEZ ARGÜELLO
Loading admin actions …

Es interesante abordar al eclecticismo como algo que une o pretende conciliar ideas u objetos. Por ende, un espacio de tales características, permite la convivencia de elementos dispares que dialogan entre sí, en perfecta armonía. Estos objetos pueden pertenecer a diferentes períodos decorativos en donde los detalles, formas y texturas actúan como enlaces transformando un caos en coherente.

En esta guía, analizaremos elementos claves para lograr un ambiente ecléctico exitosamente, recordando que la regla de oro en este caso es… ¡qué no existen reglas!

Mobiliario

Comedores de estilo ecléctico por Mauricio Arruda Design
Mauricio Arruda Design

ANTONIO CARLOS RESIDENCE

Mauricio Arruda Design

El eclecticismo se trata de ordenamiento invisible de elementos dispares. Por lo que si queremos incorporar elementos eclécticos, es importante que los muebles mantengan una forma, escala o tamaño en común.

Ejemplos podrían ser muebles con la misma terminación, color, forma, etc. Independientemente de su estilo y período.

Si hablamos de sillones y sofás, podemos emparentar los muebles utilizando tapicería parecida, o bien, agregando almohadones del mismo género.

No se trata de dar rienda libre a todo lo que nos guste que encontremos por la vida, sino elegir cuidadosamente entre diferentes estilos.

Paredes y Pisos

Incorporar una base neutra siempre es una buena idea.

Aunque todo está permitido y las posibilidades son infinitas, comenzar con colores desaturados es una buena idea. De esta forma, uno puede enfocarse en otros elementos de mayor protagonismo que aporten el carácter de ecléctico al espacio.

Los mejores colores neutros para estos espacios son el gris y el beige. En caso de precisar mayor color, una alfombra de textura o diseño interesante puede realizar el trabajo.

Respecto a la alfombra, recomiendo en la etapa final de la obra, ya que nos permitirá contener el espacio en referencia a lo previamente utilizado.

Una alfombra contrastante al resto del espacio puede lograr un efecto “pop” indeseado en una decoración ecléctica.

Color

Una planificada y discreta transición de colores entre los ambientes es lo recomendado, ya que de esta forma, la casa se lee como un todo y no por habitaciones individuales.

Ya que todos los colores son permitidos entre los objetos eclécticos, mantener la paleta reducida ayudará a nuestra mente a crear fácilmente grupos de elementos. Así entenderemos mejor el concepto del espacio.

Repetición y Simetría

En el eclecticismo, hay un “falso desorden”. Bien logrado parece casual y descontracturado, cuando en realidad debe ser pensado en detalle.

Una regla importantísima, y personalmente mi favorita en cuestiones de diseño, es la de la simetría y la repetición de objetos.

El eclecticismo bien se nutre de estos lineamientos, ya que si una pared tiene un color, la opuesta deberá tener un elemento de un tono similar. Ningún elemento o textura deberá permanecer sin su pariente dentro de un espacio ecléctico. Lo mismo ocurre con las formas, tramas, diseños, etc. De esta forma, logramos que distintos objetos dialoguen entre sí, y sean espejados simétricamente bajo guías imaginarias.

El resultado final, es agradable al inconsciente. Aún, cuando parezca que estamos en el caos mismo.

Espiritu

El eclecticismo no debe confundirse con rebeldía. Es fácil comprenderlo por capas, donde cada estilo representa una diferente, y se superponen armoniosamente. Los objetos disímiles tienen una misión individual, de destaque, y a su vez un propósito grupal y contenedor.

Iluminación

Probablemente el componente ecléctico dispar más aceptado. La iluminación, por ser única en su género, tiene vía libre a ser tan original como se desee.

Con un abanico interminable de formas y colores, en sus distintas terminaciones y pantallas, las lámparas pueden ser dolorosamente contrastantes con el espacio, pero preferentemente emparentadas al resto de su género. El éxito de una iluminación ecléctica, reside en la simetría oculta de sus elementos, donde las lámparas de escritorio se agrupan y conversan con sus parientes de pie y techo. Aún si fueran distintas en su origen, se trata de lograr un balance virtual entre las lámparas y sus características.

Vignette

Una “vignette” o viñeta, es un espacio o superficie (generalmente un mueble) que agrupa objetos tales como libros, fotos, candelabros, adornos, flores, etc. Estos objetos, representan el interés del usuario del lugar, siendo un recuerdo, un reflejo de la realidad, o bien aspiracional.

Una viñeta es un pequeño momento ecléctico dentro del espacio, como un terrario a un jardín. Es una forma fácil y segura de incorporar eclecticismo a cualquier espacio.

Se debe colocar cercana a alguna fuente de luz, especialmente si el espacio está ubicado en algún rincón oscuro.

Los objetos se deben ubicar siguiendo esquemas visuales de peso, donde existe una simetría invisible bajo el principio que 2 objetos pequeños, contrarrestar uno de mayor tamaño.

Accesorios

Un ambiente ecléctico no se aprecia como tal si no posee objetos y recuerdos interesantes. La mejor forma de lograr esto, es agrupándolo según la textura o el color. En las paredes, los cuadros o fotos en blanco y negro son otra opción. El secreto, es que no sean del mismo motivo o colección.

Un posible detalle integrador podría ser el mismo el mismo estilo de arte, pero con distinto marco o viceversa.

En el caso de los almohadones, mismos colores combinados en formas distintas es una opción viable. La pasamanería es un detalle a tener en cuenta, ya que sirve para incorporar y atar elementos.

Una colección de diferentes platos decorativos puede convivir armoniosamente si alguna de las formas o colores es repetida a lo largo de la serie.

Los objetos metálicos como los candelabros, portarretratos y demás, también deben compartir materialidad para cohabitar en el espacio.

Debemos recordar que en todas las habitaciones, debe haber un punto focal o un elemento sorpresa, que se destaque del resto y transforme el lugar en algo más interesante.

Conclusión

Quizás nos encontremos frente al más intrincado y complejo de los estilos decorativos (y personalmente mi favorito).

Con muy poco esfuerzo, podemos pasar de lo curado y sofisticado a lo kitsch y chabacano. Pero sin dudas, bien logrado, el eclecticismo se impone como la forma decorativa más cultural y viajada, rica en objetos e historias para contar y disfrutar.

En esta foto, el estudio Gutman-Lehrer nos muestra un living ecléctico exquisitamente decorado.

¿Qué te parece el estilo ecléctico después  de leer esta guía?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!