Guía al Rusticismo

IGNACIO MARTÍNEZ ARGÜELLO IGNACIO MARTÍNEZ ARGÜELLO
Loading admin actions …

A menudo escuchamos hablar de lo “rústico” como algo peyorativo, pero en el campo del interiorismo, esta connotación negativa se aleja de la realidad.

Relacionado con un estilo de vida simple, íntimamente ligado con lo cálido y lo natural. El estilo rústico nos transporta a nuestras raíces más verdes, donde el color y las texturas son los protagonistas indiscutidos.

Disfrutar de un ambiente rústico, no significa vivir en el campo, alejado de la ciudad. En esta guía, aprenderemos a identificar aquellos elementos propios del estilo, para saber cómo y cuándo utilizarlos si queremos darle un aire campestre a nuestras vidas.

Espíritu

Cocinas de estilo rústico por Marcello Gavioli
Marcello Gavioli

BioMalta RAL 7010 Grigio Tenda

Marcello Gavioli

Un verdadero estilo decorativo, trasciende las modas y es fiel a su identidad. El look rústico, ha sabido mantenerse en el tiempo por sus características atemporales y la utilización de materiales nobles que nos hacen sentirnos a gusto en el espacio.

Las imperfecciones son aceptadas y se destacan, la paleta de colores se tan neutral como el suelo mismo. La decoración se vuelve orgánica y poco pretenciosa, con énfasis en la calidad y cualidad de las cosas por lo que originalmente son.

Materialidad

Podríamos imaginarnos una cabaña en el sur, o una chacra en el campo. Dos geografías muy distintas, pero con cualidades similares.

Los pisos, son generalmente de madera. Los listones son de dimensiones generosas y pueden ser irregulares. Si contamos con vigas en el techo, las mismas deben seguir el mismo sentido dispuesto en el solado.

La madera puede protegerse con productos especiales para prevenir el paso del tiempo, pero preferentemente, no perder su color original. Para el estilo rústico, los pisos y vigas deben sentirse como recién cortados del árbol, en el estado más natural posible, con sus nudos y marcas características.

Destaque

Debido al destaque de texturas fuertemente marcadas que generan un ambiente dramático, muchos muebles pueden perderse dentro de tan pintoresco escenario.

Por eso, a la hora de elegir muebles, es sumamente importante optar elementos de escalas generoso, si las dimensiones del espacio lo permiten.

La elección de textiles debe ser simple en tramas para evitar el agobiamiento visual, pero lo suficientemente llamativo, para destacarse en el espacio.

Relación con el Exterior

Decorar con estilo rústico puede ser conveniente y económico, ya que muchas de las cosas a incorporar pueden incluyen cortezas de árboles, ramas, hojas secas, frutos secos, plantas, etc. Todos estos elementos dialogan a la perfección con el entorno y refuerzan la forma más primaria de la expresión rústica.

Muchos deseamos dejar entrar airosamente el exterior dentro de nuestros hogares (y viceversa). Algunos objetos o muebles colaboran a la transición.

Bancos de líneas rectas y simples, fabricados en madera, son nuestros aliados en el jardín o el balcón.

El verdadero hogar

En el imaginario colectivo, una cabaña no es cabaña si no tiene un gran hogar donde reunir a la gente. Bajo la guía rústica, este concepto es aceptado, siendo la chimenea un objeto tan decorativo como funcional, especialmente en rincones agrestes.

Uso del color

El uso del color es tan variado, como las subdivisiones del estilo rústico. Ya que del mismo, se desprenden corrientes autóctonas o gauchescas, campestres y hasta con aires escandinavos.

En todas, la presencia de la madera como protagonista es clave, pero dependiendo de la inclinación, encontraremos mayor presencia de ciertos colores.

Rústico-Gauchesco: típico de nuestro país, las paredes son texturadas y los colores más usados son los tonos tierra. En la decoración, se imponen los aguayos vibrantes, con rojos, naranjas y rosas alegres, que despiertan nuestro lado más sanguíneo.

Tendencias modernas

Rústico-Campestre: el lado más europeizado. A menudo encontramos paredes enteladas o empapeladas con motivos alusivos a la vida rural. Los colores elegidos por esta corriente son los rosas, amarillos y celestes apastelados.

Rústico-Escandinavo: de paredes blancas y superficies de madera menos rugosas. Típicas de Europa del norte, los ambientes fríos y oscuros se vuelven simples y claros para captar y aprovechar la escasa luminosidad de los bosques. Esta escena, es la que reproduce el estilo rústico influenciado por las gélidas tierras nórdicas.

El marketing habla de “Modern Farm House” como la revelación del año 2015, donde se fusionan los ambientes pseudo escandinavos, con detalles eclécticos y colores orgánicos suaves. Las texturas de la vajilla se vuelven rugosas, y las alfombras ultra neutras unifican los espacios rústicos con aires ligeramente modernos.

Materialidades 2

Las luminarias son simples, de estructuras hechas en madera o hierro remachado. Los metales nunca son brillantes o pulidos.

Si existen pantallas, serán lisas de trama, en colores blancos o beige.

Al igual que en el resto de los textiles de la casa, los linos, las mantas tejidas y las alfombras de pelos largos y/o pieles animales (pueden ser sintéticas) son los recomendados para la casa rústica.

Los sillones y detalles en cuero son ideales para los livings más formales y con historia, ya que este material, envejece con gracia y cualquier marca que presente, le confiere más carácter.

En este ejemplo, el estudio conducido por el arquitecto D'Odorico, nos muestra un moderno Club House con espíritu rústico.

Conclusión

En síntesis, el estilo rústico es de carácter definido, pero no exclusivo, ya que su fuerte naturaleza, no pierde presencia frente a otras expresiones decorativas.

¿Te gustan estas ideas?  ¡Compartílas!
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!