Garajes de estilo moderno por Pauline Kubiak Arquitetura

9 Formas de armar un lavadero tan bonito como funcional

Rocío E Rocío E
Loading admin actions …

El lavadero puede ocupar una habitación entera o compartir el espacio con otros ambientes como la cocina o el baño. En ambos casos, es ideal tener armado ciertos dispositivos que aporten funcionalidad al sector de lavado. 

En este libro de ideas, ofrecemos algunas soluciones útiles tanto para armar el lavadero desde cero, como para redecorar el que ya tenés. Hay varios elementos que entran en juego en este ambiente: la presencia de diferentes tipos de repisas, estantes y sitios de guardado. En este sentido, lo ideal es asegurarte un espacio destinado a la ropa limpia y la sucia, además de compartimentos donde colocar el jabón, el suavizante, algún cepillo y demás accesorios de lavado.

Te invitamos a que pases, veas y leas estas propuestas que los expertos de homify nos ofrecen, para que puedas diseñar un lavadero acorde con tu espacio, tu presupuesto y tus necesidades. ¡Adelante! 

1. Selección de colores

Los colores destinados al lavadero son, por lo general, aquellos ligados al agua o a lo natural, como el verde y el azul. Sobre todo cuando hablamos del color de los azulejos, paredes o pisos. Los pisos de vinilo, por su parte, son una alternativa económica y funcional para un ambiente de poco tránsito. El truco del vinilo es que debe estar perfectamente adherido. Un lavadero perfecto para un ambiente alargado es el de Ideia1 Arquitetura.

2. Aprovechamiento del espacio y distribución

Por lo general, destinamos al lavadero una habitación pequeña, donde quepa el lavarropas, una bacha y algunos artefactos diversos propios de estos menesteres. En cualquier caso, lo importante es que dispongas de instancias de guardado que te den la posibilidad de mantener limpio y ordenado el ambiente. Es por ello que al pensar en la distribución, aproveches no sólo la horizontalidad, sino también el espacio aéreo. Unos estantes donde quepan todos los productos de lavado permite tener las cosas a mano sin que queden desparramadas al azar.

3. Cestos de guardado

Los cestos conviene que sean de plástico, sobre todo si servirán para colocar la ropa sucia. De todos modos, el mimbre puede servirte para determinadas prendas dando un efecto muy cálido. Arriba, un cuarto de lavado lleno de luz y calidez, obra del estudio de Gutman+Lehrer Arquitectas. Para destacar son los pequeños accesorios en verde limón, útiles para guardar elementos de lavado.

4. Barrales para colgar prendas delicadas

Otro elemento verdaderamente práctico para el lavadero es el barral o tendero que sirva para colgar esa ropa que lavás con especial cuidado, que no querés que les de el sol o que necesitan quedarse secando adentro sin contacto con el sol. Clean Design ubicó un sistema para colgar la ropa justo encima de la secadora.

5. Lavaderos mínimos

Incluso puede pasar que tengas muy poco lugar, tan poquito como el que puede ofrecer un armario estándar. Esto no significa que no podés tener un lavaderito lindo, delimitado del resto de la casa y con todo lo que necesitás para trabajar rápido y bien.

6. Una buena luz y ventilación

Si hay algo que resulta improductivo e incómodo en un lavadero, es la poca luz. Un lavadero no puede ser lúgubre y oscuro. Eso era antes. ¿Cómo sabés si la ropa quedó bien lavada? Lo ideal es que haya una ventana, ventiluz o claraboya cerca. Si bien la luz natural podés reemplazarla con unas buenas LED, la ventilación es indispensable, sobre todo si usás agua caliente en el lavado.

7. Muebles empotrados

Terrazas de estilo  por Meltons
Meltons

Belgravia – Laundry/Ironing Room off Roof Terrace

Meltons

Si algo aprendemos de quienes diseñan monoambientes y espacios reducidos, es que los muebles empotrados pueden ubicar en un espacio mínimo varios objetos y electrodomésticos, aprovechando el espacio hasta el último milímetro. Tal cosa hizo el estudio de Meltons con este cuarto de lavado ubicado junto al balcón.

8. Tonos neutros para un lavadero minimalista

El piso de madera, el beige para las paredes y el blanco para el lavarropas y la secadora forman un equipo invencible. Es que quizás no puedas usar colores vibrantes, o no quieras, pero sí te gustaría marcar una diferencia en el ambiente.

9. Mesadas con ruedas

Es ideal si tu lavadero te ofrece lugar para una mesa donde doblar y planchar. Una mesada con ruedas es una buena solución para ahorrar espacio mientras la mesa no se use. Además, estos muebles poseen cajones y espacios de guardado, por lo que quizás resuelvas varios problemas de una sola vez.

Te puede interesar también: Lavarropas en el baño, 6 trucos mágicos..

¿Qué te parecieron estas ideas?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!

Solicitá una consulta gratuita

¡Encontrá la inspiración para tu hogar!