Spa de estilo ecléctico por MC Design

Curiosidades del jacuzzi que no conocías

Curiosidades del jacuzzi que no conocías

El jacuzzi no es otra cosa que una bañadera de hidromasajes, provista con tomas de vaciado y llenado..
El jacuzzi no es otra cosa que una bañadera de hidromasajes, provista con tomas de vaciado y llenado..

El jacuzzi no es otra cosa que una bañadera de hidromasajes, provista con tomas de vaciado y llenado. El jacuzzi funciona mediante un sistema de rotación de agua con un motor que regula la intensidad de los chorros. Al jacuzzi se lo conoce también como “hot tub” o “spa”. Algunas versiones modernas vienen con sistemas de iluminación para sumarle al hidromasaje una sesión de cromoterapia o con inducción de fragancias para aromaterapia, haciendo que la experiencia de relajación sea mucho más completa. Están comprobados los múltiples beneficios para la salud que el uso regular del jacuzzi puede ofrecer. El uso del jacuzzi está muy extendido para rehabilitaciones musculares u óseas y como parte de la rutina de atletas sometidos a entrenamientos extremos. Existen distintos tipos de jacuzzi, desde los individuales que tenemos en nuestro baño, hasta los exteriores o cubiertos en los que caben varias personas.  

La familia Jacuzzi

Seguramente más de una vez nos hemos preguntado de dónde proviene la palabra “jacuzzi”. Es el apellido de una familia ítalo-americana que se dedicaba a principios del siglo XX a fabricar propulsores de madera con finalidades militares. En 1915 fundaron la compañía Jacuzzi and Brothers en Berkeley, California. Comandados por Giocondo Jacuzzi, los hermanos incluso llegaron a diseñar aeronaves de guerra. Para 1923 ya se habían consolidado como Jacuzzi Bros Propellers. La compañía sobrevivió hasta nuestros días fabricando las bañaderas con hidromasajes que hoy en día conocemos con el nombre de jacuzzi.

El jacuzzi como terapia anti-estrés

La incorporación del jacuzzi en casa es cada vez más común, debido a que cada vez se conocen más beneficios de utilizarlo con regularidad. No exageramos al decir que estos beneficios van más allá de la parte física, ya que por las propiedades relajantes y anti-estrés del baño en jacuzzi se consideran beneficiosas incluso en términos psicológicos. El primer beneficio que nos brinda el jacuzzi y también el más evidente es la relajación, la presión de los chorros de agua funciona como un masaje y las temperaturas cálidas ayudan a aflojar tensiones y serenar la mente. Siendo el estrés uno de los grandes males de nuestra era, poder combatirlo de una forma tan agradable es realmente maravilloso. Todo esto contribuye a mantener a raya la ansiedad lo cual en reglas generales nos mantendrá más serenos y felices. Como comentábamos antes, se puede llevar la experiencia del jacuzzi a un punto más alto de relajación incorporando cromoterapia, aromaterapia y música relajante. El jacuzzi no es otra cosa que un spa personal dentro de casa, al que tenemos acceso en cualquier momento.

El jacuzzi y la circulación sanguínea

La terapia de hidromasaje propia del jacuzzi contribuye a una función corporal muy importante: activar la circulación sanguínea. Una mala circulación sanguínea puede no sólo ser una condición bastante molesta, sino peligrosa. Con la edad el sistema cardiovascular pierde las facultades de la juventud y aparecen problemas sumamente dolorosos y molestos como várices, venas inflamadas, extremidades adoloridas y entumecidas y mucho más. Los hidromasajes del jacuzzi son una forma muy placentera de mejorar nuestra circulación sanguínea sin tener que apelar a tratamientos médicos o ingesta de remedios que pueden tener efectos secundarios sumamente molestos.

El jacuzzi y el cuidado de la piel

El agua caliente y el movimiento y diferente intensidad de los chorros propios del jacuzzi hacen que se abran los poros y ayuda a eliminar toxinas del organismo, una combinación excelente. Ambos procesos favorecen a la eliminación de la temida celulitis o piel de naranja gracias a la eliminación de la retención de líquidos y toxinas. A su vez favorece la curación y cicatrización de heridas, úlceras, erupciones e irritaciones, por lo que el efecto del jacuzzi se considera altamente regenerativo.

El jacuzzi y el insomnio

Está comprobado que una sesión relajante de hidromasajes en el jacuzzi antes de dormir favorece un mejor descanso y una más alta calidad de sueño. Aquellos que sufren de ese terrible mal que es el insomnio se encontrarán que un baño en el jacuzzi justo antes de irse a la cama podría ser la solución y al mismo tiempo renunciarían a prácticas nada inofensivas como la de tomar somníferos o antidepresivos para combatir las noches en vela.

El jacuzzi en terapias de rehabilitación

El jacuzzi es muy utilizado en terapias de rehabilitación. Ya sea en caso de esguinces o fracturas o simplemente para ayudar a la relajación de los músculos cansados, el jacuzzi es una terapia fantástica que favorecerá la recuperación, elasticidad y flexibilidad muscular. Los hidromasajes contribuyen además a mejorar la flexibilidad de las articulaciones, a combatir dolorosos problemas crónicos como el reumatismo o la artritis. Las sesiones en el jacuzzi tienen un poderosísimo efecto antiinflamatorio e incluso calmante, que ayudará a curar o al menos hacer más soportables los dolores asociados con cualquiera de las dolencias aquí enumeradas.

Aprender a sacarle el mejor partido al jacuzzi

Si queremos aprovechar al máximo el jacuzzi, deberíamos tener sesiones de hidromasajes al menos dos o tres veces por semana. Estas sesiones en el jacuzzi no deberían durar menos de 15 o 20 minutos. Un baño de jacuzzi de más de 20 minutos no es recomendable y si el agua está demasiado caliente se recomienda una duración aún menor. La temperatura óptima del agua es entre 35 y 37 grados centígrados. Debemos sumergir todo el cuerpo, dejando fuera sólo la cabeza que debe tener un apoyo cómodo, o no relajaremos el cuello y la columna. No debemos encender el motor de los hidromasajes hasta que el jacuzzi esté lleno de agua o corremos el riesgo de estropear su funcionamiento. Deben regularse con cuidado la intensidad y la posición de los chorros de agua. La luz de las velas especialmente aromáticas, una música relajante y el uso de baños de espuma o aceites esenciales pueden aumentar los beneficios relajantes del baño en el jacuzzi.

Casos en los que el jacuzzi no es recomendable.

Si estamos demasiado cansados o sufrimos de presión baja, no es recomendable el uso del jacuzzi ya que podría inducirnos a un desmayo. Las personas con problemas cardíacos o de hipertensión deben consultar con su médico antes de utilizar el jacuzzi, lo mismo que las mujeres embarazadas. El uso jacuzzi no es recomendable para niños pequeños.

Diseño del jacuzzi

El diseño y la arquitectura abarcan todos los aspectos de nuestra casa y el jacuzzi no es una excepción. Si queremos hacer del jacuzzi un lujo en nuestro hogar, un verdadero spa, el espacio en el que esté situado y el jacuzzi en sí deben ser estéticamente muy atractivos y mantener las características de serenidad y calma que favorezcan la relajación. El jacuzzi interior debe tener una forma atractiva y funcional, que le sume belleza a nuestro baño en diseños de líneas curvas y limpias. Los jacuzzis exteriores pueden concebirse como un complemento a la pileta, posarse sobre un lindo deck en el balcón o terraza y rodearse con vegetación, lo cual hará la experiencia mucho más agradable y completa. Como el jacuzzi no es un proyecto que podamos hacer nosotros mismos fácilmente, siempre recomendamos contratar a un profesional que además pueda hacerse cargo del mantenimiento regular que nuestro jacuzzi necesitará para un perfecto funcionamiento.

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!