APLIQUE DE PARED ESTILO INDUSTRIAL HIERRO OXIDO FOCO VINTAGE: Livings de estilo industrial por Vieja Eddie

Conociendo mejor el estilo retro

Conociendo mejor el estilo retro

El movimiento retro se ha convertido en uno de los estilos decorativos más cancheros y populares de los últimos años…
El movimiento retro se ha convertido en uno de los estilos decorativos más cancheros y populares de los últimos años…

El movimiento retro se ha convertido en uno de los estilos decorativos más cancheros y populares de los últimos años. Su poder de hacernos evocar una época muy añorada por los que la vivieron y que nos produce muchísima curiosidad a los que nacimos después, puede ser el secreto del arrastre que el estilo retro ha tenido en todo el planeta y desde hace bastante. En mucho ha contribuido, como pasa muchas veces el cine y la reedición de películas de la época, la vuelta de la maravillosa música de esas décadas, como en el film Across the Universe, con canciones de los Beatles, vuelven a causar el furor tan propio de esos años. En general, la gente tiene una idea más o menos exacta de lo que es el estilo retro, cuyas piezas deben cumplir con ciertas características para considerarse como tales. Ahora, si vamos a explicar paso por paso lo que es el estilo retro y cómo aplicarlo, quizás lo más sensato sería empezar por la palabra que le da el nombre a este estilo. “Retro” es un prefijo latino que significa hacia atrás, como la palabra retroceder. Aplicado al estilo, el término se refiere a ir hacia atrás en el tiempo a décadas anteriores. Eso sí, no por la generalidad del prefijo podemos inferir que cualquier pieza de tiempos pasados puede ser categorizada dentro del estilo retro, porque apenas si cubre unas pocas décadas del pasado reciente. El estilo retro se refiere a la estética de las décadas del 50, 60 y 70. En su momento, objetos de esta era se consideraban contemporáneos o modernos, pero con el paso del tiempo la etiqueta “moderno” es mutable, en su acepción de actual, por lo tanto aquellas piezas que en su momento eran actuales, ahora son retro, para nosotros. También es un proceso evolutivo, ya que objetos típicos de los años 80 e incluso 90 están empezando a hacer apariciones como piezas de colección, así que de seguro en unos años redefiniremos el período que abarcan el estilo retro sumándole unas cuantas décadas más.  

La probada calidad de los objetos retro 

Cuando hablamos de piezas fabricadas hace ya 60 años que aún siguen funcionando, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que han probado su calidad y resistencia al paso del tiempo. Es uno de los mayores encantos de las antigüedades y las piezas retro y vintage. Con la indumentaria tenemos buenos ejemplos de ello, ya que los géneros utilizados en la confección de ropa en décadas pasadas era de una calidad que difícilmente encontraríamos hoy y de ahí que sigan manteniendo su esplendor inicial tantos años después. Lo mismo pasa con aparatos eléctricos como equipos de música o con muebles, que con un lijado y barnizado y un tapicero experto se ven como nuevos en poco tiempo. Esta calidad superlativa no tiene otra explicación que las materias primas de esos años y una fabricación más concienzuda, ya que las cosas se fabricaban para durar, no para ser descartadas en cuanto dejaran de estar de moda. Una conciencia que no nos vendría mal en estos tiempos retomar. Piezas retro auténticas versus imitaciones Cuando estilos decorativos que incorporan piezas de períodos anteriores como el retro, el vintage o el shabby chic se ponen de moda, comienza un fenómenos bastante común que es el de la fabricación de piezas modernas, siguiendo los lineamientos de los años 50, 60 y 70. Parte del encanto de coleccionar piezas de otros tiempos es la historia intrínseca que transmiten. Muebles u objetos fabricados en estos tiempos con el único fin de posar como piezas retro pierden en gran parte el valor sentimental de estos objetos, aunque puedan retener un aire estético que sea atractivo y reconocible. Claro que estas llamadas imitaciones del estilo retro por lo general suelen ser bastante más económicas que las piezas auténticas y originales, así que si nos encanta el estilo retro y tenemos un presupuesto limitado, podríamos considerar esta opción. 

¿Cómo incorporar el estilo retro en casa? 

A veces nos pasa que nos enamoramos de un estilo pero no sabemos por al momento de querer replicarlo en casa no sabemos dónde empezar a buscar. Una vez que nos hemos empapado en los principios generales o la parte conceptual del estilo en cuestión, no tenemos más empezar a recorrer los típicos lugares en los que podemos encontrar las codiciadas piezas retro. Los mercados de pulgas son fuentes inagotables de muebles, lámparas y todo tipo de objetos y adornos retro. 

Es preferible evitar los que se han vuelto demasiado conocidos o turísticos, ya que los comerciantes adaptan sus precios a la demanda y pueden resultar bastante elevados. Es mejor informarse de mercadillos más underground, en zonas de la ciudad que aún no hayan pasado por ese proceso de gentrificación y seguramente encontraremos verdaderas joyas a precios increíbles. Otra fuente de piezas retro coleccionables son las ferias americanas o las ferias de muebles usados. Las ferias americanas funcionan como las famosas “ventas de garaje” estadounidenses en las cuales los dueños de casa abren sus puertas para vender un buen número de objetos o muebles de los que buscan deshacerse. Por lo general hacen esto previo a una mudanza, especialmente cuando se trasladan a otro país y prefieren no cargar con sus muebles viejos. También podemos recurrir a los clasificados de los periódicos, que a pesar de haber caído en desgracia luego del boom de internet, aún son utilizados por personas que quieren vender algo y no saben de qué otra forma hacerlo. 

Otra manera divertida de incorporar el estilo retro en casa es con aparatos eléctricos, especialmente si aún funcionan. Teléfonos, discos, lámparas, relojes, televisiones, grabadores, equipos de música, tocadiscos, máquinas de escribir, cámaras fotográficas, electrodomésticos. Encontrar este tipo de piezas puede ser un poco más complicado, pero por lo general las casas que arreglan este tipo de aparatos a veces tienen una buena selección para la venta, así que vale la pena averiguar, ya que podemos dar con verdaderos tesoros. 

El estilo retro en grande 

Siempre y cuando tengamos el espacio, existen otro tipo de piezas que tienen muchísima onda y que pueden convertir un rincón de nuestro jardín, patio, terraza o balcón o cualquier lugar de nuestra casa en un espacio realmente único. 

Estamos hablando de piezas de autos o incluso autos enteros, carteles que pueden ser desde los usados para señalizar calles como comercios legendarios, cines de la época o teatros, bicicletas, motocicletas,  piezas náuticas, todo tipo de objetos industriales, casetas de teléfono público, máquinas tragamonedas y pare usted de contar. Los instrumentos musicales merecen una mención especial, particularmente para músicos melómanos o amantes de la música en general. En este ámbito se pueden encontrar piezas realmente de colección y ni hablar si pertenecieron a músicos que llegaron a ostentar un cierto grado de celebridad o fama. 

El estilo retro como inversión 

El estilo retro puede parecernos una forma divertida, original y creativa de amoblar nuestra casa, pero puede convertirse en un hobby que nos traiga dinero en el futuro. La compraventa de este tipo de piezas suele ser bastante redituable y comprar y vender estos objetos puede dejarnos con un dinero extra entre manos que no esperábamos.

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitás ayuda con tu proyecto? ¡Contactanos!