Techos inclinados: ideas, diseños e imágenes | homify Techos inclinados: ideas, diseños e imágenes

Techos inclinados: ideas, diseños e imágenes

  1. VIVIENDA UNIFAMILIAR de INNOVA Moderno Ladrillos
  2. CABAÑA EH | Montecarlo | Misiones de Estudio Táva Rural Aluminio/Cinc
  3. ¿Necesitás ayuda con tu proyecto?
  4. Casa Perbet de Tila Design Moderno
  5. Casa A&P de Módulo 3 arquitectura Moderno
  6. The BIOCLIMATIC Pergola by SOLISYSTEME de SOLISYSTEME Moderno
  7. The BIOCLIMATIC Pergola by SOLISYSTEME de SOLISYSTEME Moderno
  8. ¿Necesitás ayuda con tu proyecto?
  9. The BIOCLIMATIC Pergola by SOLISYSTEME de SOLISYSTEME Moderno
  10. de Fabio Carria Rústico
  11. de AERspire Moderno
  12. de Resinas del Pacifico Rústico
  13. de Resinas del Pacifico Moderno
  14. de PERGOLAS LUXURY Tropical
    Ad
  15. de MACERE México Mediterráneo Cerámico
    Ad
  16. de AERspire Moderno
  17. de RÂU ARCH Minimalista
  18. de アトリエ慶野正司 ATELIER KEINO SHOJI ARCHITECTS Ecléctico
  19. de Roofeco System SL Rústico Plástico
  20. de TurboRoof Moderno
  21. de TurboRoof Clásico

¿Cómo son los techos inclinados?

Los techos inclinados son aquellos que se construyen creando un ángulo con la pared. Este tipo de techo resulta práctico y es de los más económicos que hay, ya que su construcción es muy simple y requiere de pocos materiales. Puede cubrir por completo una casa o complementarse con estructuras que tengan techos planos o techos a dos aguas

En ambientes individuales, estos techos aportan muchísimo encanto, evitando espacios que parecen cajas de zapatos al brindar la posibilidad de tener diferentes alturas. En dormitorios especialmente, se ven sensacionales. También los vemos en muchas ocasiones en estructuras independientes a la casa principal como techos de jardines de invierno o techos de galpones.

Debido a su inclinación, son ideales para construcciones en lugares con climas muy fríos y lluviosos, ya que tanto el agua como la nieve se deslizan fácilmente, evitando el estancamiento del agua con las consecuentes humedades, goteras y filtraciones.

¿Cuáles son los mejores materiales para construir un techo inclinado?

Se pueden construir con diferentes y muy variados materiales, lo cual es importante especialmente cuando el presupuesto es limitado. Hay que pensar en la estructura en sí misma, que representará el soporte y en el cubrimiento o cerramiento, que deberá ser además impermeable. 

Son comunes los techos de madera, que usan este mismo material tanto en la estructura como en el cubrimiento. Primero se construyen las vigas de madera que posteriormente serán cubiertas con tablones. También se puede armar la estructura con láminas de aluminio o de algún otro metal, preferiblemente no demasiado pesado. 

Para el cubrimiento, los paneles de policarbonato son muy populares para estructuras pequeñas que se agregan posteriormente a edificaciones ya existentes. 

Las chapas de metal también funcionan muy bien en techos de mayor extensión, pensemos en casas o en el techo inclinado de un jardín de invierno o quincho. Debido a su inclinación, estos techos no requieren de tantos tratamientos impermeabilizantes. Las membranas impermeables funcionan muy bien, lo mismo que recubrir el techo con tejas de madera o de arcilla.  

Los techos de vidrio merecen capítulo aparte. Son geniales para quinchos, terrazas, balcones, invernaderos o jardines de invierno. Tienen la enorme ventaja de proteger de la lluvia sin privarnos de la luz solar y la vista, por eso funcionan tan bien en exteriores. 

Adicionalmente, se necesitará concreto o algún otro tipo de cemento para fijar las bases en el suelo.

¿Construir un techo inclinado podría ser un proyecto DIY?

Si bien se trata de una estructura más bien simple, requiere de ciertos conocimientos y destrezas. En primer lugar es importante asegurarse de obtener los permisos necesarios para la construcción de la nueva estructura y estar alineados con las ordenanzas municipales y vecinales. En segundo lugar, hay que determinar los riesgos que podrían haber al excavar unos centímetros para sentar las bases, No queremos toparnos con un caño o sistema eléctrico. En este punto es conveniente consultar con un electricista y un plomero. Luego deberemos diagramar un pequeño plano con el diseño y las medidas bien especificadas y decidirnos por los materiales de construcción que vamos a utilizar así como por las herramientas que necesitaremos. Cumplidas estas preparaciones estaremos listos para empezar el proyecto en sí:

1. Hay que marcar el área que ocupará la estructura midiendo seguidamente dos metros y medio de la pared sobre la cual descansará. Acá hay que cavar un agujero para fijar el primer poste vaciando concreto para mantenerlo asegurado. 

2. Después mediremos un metro desde este punto para el segundo poste y así sucesivamente hasta haber completado el número de postes. 

3. En la parte de arriba de cada poste haremos una hendidura que soportará las vigas superiores, repitiendo tantas veces como vigas tengamos en la estructura asegurándolas posteriormente con bases de acero y clavos o tornillos. 

4. Luego viene la colocación de las planchas que cubrirán las vigas y la cubierta impermeabilizadora. 

5. Una vez tengamos listo el techo inclinado, podemos aplicar los productos o tratamientos impermeabilizadores.

¿Por qué optar por techos inclinados en lugar de otras variedades?

Los techos inclinados tienen varias ventajas. La poca complicación que representa su construcción sería la primera, lo cual nos lleva a la segunda, que es su precio. Por necesitar menos materiales y trabajo resultan más económicos que los techos a dos o más aguas.

Al compararlos con los techos planos, los inclinados presentan mucho mejor drenaje, haciéndolos menos proclives a anegarse produciendo goteras, filtraciones o humedades. Estéticamente son muy atractivos, un factor que se suma a la extrema practicidad y economía características de estas estructuras.

Además son muy versátiles en términos de materiales y propósitos, ya que funcionan en casas, cuartos o ambientes chicos, quinchos, jardines de invierno, balcones, terrazas, galpones y pare de contar. Van bien en construcciones de estilo moderno, manteniendo la premisa de eliminar lo superfluo y de usar líneas puras y formas geométricas en las construcciones y al mismo tiempo tienen un aire evocador que nos puede recordar a ciertas cabañas de madera en la montaña con techos en ángulo para que la nieve se deslice. 

Por todas estas razones, vale la pena decantarse por los techos inclinados ya sea cuando estamos pensando en construir una casa o simplemente techar un cerramiento o área exterior.