livings rurales: ideas, imágenes y decoración

  1. ¿Necesitás ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitás ayuda con tu proyecto?
  2. ¿Necesitás ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitás ayuda con tu proyecto?

Living rural

El living es un ambiente que en el estilo rural de antaño se encontraba independiente del comedor y por supuesto de la cocina. Los tiempos cambian y la distribución de nuestras casas también. Hoy en día es perfectamente válido integrar ambientes como el living y el comedor o incluso tener una planta liberada en la que la cocina tenga una gran mesa de madera rústica que haga las veces de comedor y el living no se encuentre limitado por paredes que obstaculicen una amplia visual.

Lo que no ha cambiado son esas cualidades que un ambiente decorado según este estilo debe tener. El living rural será hogareño o no será nada. ¿Cómo lograr un look así? Siguiendo las pautas de decoración y diseño cuya fórmula resultó exitosa en décadas pasadas y que en esta época se reinterpreta recreando sus premisas y adaptándolas a la actualidad.

El living de estilo rural

Esta estética funciona mejor en ambientes de generosas proporciones. Si el living no tiene suficiente metraje siempre podemos ampliarlo derribando paredes e integrándolo con otros ambientes. Los pisos pueden ser de madera rústica o piedra en losas. Las paredes pueden estar revestidas en ladrillo visto, con apariencia gastada eso sí, en piedra de tonalidades beige y crema o en tablones de madera colocados en “sidings” con orientación horizontal si quisiéramos que el espacio parezca más amplio o en sentido vertical, si queremos que los techos parezcan más altos.

Hablando de los techos, a dos o cuatro aguas y con vigas expuestas tipo granero entrarán de lleno en el look rural. Las ventanas serán amplias, preferiblemente con marcos de madera y vidrios dispuestos en cuadros o rectángulos en estructuras de hierro. Los amplios ventanales de puro vidrio no van con este estilo. Si es posible una chimenea rústica, alrededor de la cual podamos reunirnos los días más fríos a disfrutar del calor del fuego, es un detalle que causa muchísimo efecto. Con estas bases, el living estará listo para entrar de lleno en el mobiliario y la decoración.

¿Cómo debe ser los muebles del un living rural?

Lo primero que debemos buscar es comodidad en los muebles y accesorios. Nada de piezas con diseños vanguardistas o demasiado estilizado. Sofás y sillones con anchos almohadones que inviten a sentarse son la clave. Además de cómodo el mobiliario debe ser macizo.

Mesas pesadas y resistentes, que aguanten los rigores de una vida en el campo. Roperos, aparadores o bibliotecas que se vean sólidos. La mayoría de estos muebles serán de madera, aunque no necesariamente en su color natural, ya que se vale pintarlos en distintos tonos para un resultado más alegre. Si nos inclinamos al costado shabby chic de este estilo, la paleta será en tonos pasteles desvaídos y brumosos, dándoles una sola capa que cubra sólo el color, sin ocultar la veta de la madera.

La importancia de los textiles en la estética campestre

Los textiles y la tapicería vienen a dar la nota de color y alegría del living rural. Cortinas tipo telón en géneros livianos o pesados vestirán las ventanas. Los motivos de las telas serán cuadros escoceses, estampado de guinga, rayas o flores. Una idea divertida es elegir varias de estas opciones y jugar con ellas, ya que no se busca una estética purista o sobria. Es así como la tapicería de los muebles puede ser a cuadros y los almohadones floreados o viceversa. Las alfombras son importantísimas, ya que los pisos tienden a ser ásperos y rústicos.

Eso sí, más que una alfombra de pared a pared se busca jugar con varias alfombrillas distribuidas estratégicamente y con diferentes formas. No hay que limitarse a las cuadradas o rectangulares, las redondas y ovaladas romperán con los espacios demasiado angulares. En las paredes tapices colgados con motivos campestres o tapizado que preferiblemente parezca de tela brindarán colorido e interés.

¿Qué piezas puedo incorporar en mi living rural?

Acá es donde empieza la caza del tesoro y en la Argentina éste puede ser realmente invaluable. Las estancias y casas argentinas están llenas de joyas que podemos rescatar y exhibir orgullosamente en casa. Empezando por nuestra propia herencia familiar, si la hay, y siguiendo con ferias americanas, mercados de pulgas y casas de demolición, las posibilidades son interminables. Enfoquémonos primero en las antigüedades, todo objeto anterior a 1920 funciona en este estilo. Aguamaniles, máquinas de coser, relojes del abuelo, barómetros, termómetros, bombas de agua, baúles, valijas, sombrereras, cualquier objeto relacionado con caballos se convertirán en puntos focales y tópicos de conversación.

Los cuadros deben ser rigurosamente anteriores al modernismo. Las naturalezas muertas, marinas o escenas de la vida del campo o ilustraciones de botánica y fauna son los mejores.  Luego están los objetos que tendrán una función práctica además de decorativa como las lámparas, principalmente realizadas en hierro forjado. También están las vajillas, cuantos más juegos tengamos mejor, ya que se ve fabulosa la mezcla de tazas con platitos de diferentes. Los platos más trabajados se exhiben en estantes y colgados de las paredes como parte de la decoración. Jarrones y floreros no pueden faltar, ya que un living rural sin flores silvestres estaría siempre incompleto. No olvidemos que el estilo rural busca también una celebración a la naturaleza.