Livings estilo escandivano: Ideas, imágenes y decoración

  1. ¿Necesitás ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitás ayuda con tu proyecto?
  2. ¿Necesitás ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitás ayuda con tu proyecto?
  3. ¿Necesitás ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitás ayuda con tu proyecto?
  4. ¿Necesitás ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitás ayuda con tu proyecto?

Estilo escandinavo

Si hay un estilo que en los últimos años pisa fuerte en materia de decoración es el estilo escandinavo y si bien nos suena a una decoración típica de los países nórdicos como Suecia, Dinamarca o Noruega, nacido allí su estética se ha extendido en todo el mundo. Especialmente elegido a la hora de decorar áreas sociales de la casa, por su calidez, sencillez y elegancia que nos hacen sentir realmente cómodos.

Características del estilo escandinavo

A primera vista podemos darnos cuenta que el estilo escandinavo tiene mucha relación con los estilos clásicos en tanto utiliza colores claros y líneas simples, se trata de un estilo en donde la decoración se limita a pocos elementos y los muebles son solamente aquellos a los que le damos uso.

Este estilo utiliza una base de color neutra, usualmente blanca o gris y aporta detalles en color, mucha veces colores vibrantes para darle vida a los ambientes.

No olvidemos que el estilo nórdico o escandinavo también le dan un lugar importante a los elementos naturales, sea la madera para el mobiliario o también lanas y textiles como decoración, especialmente en un living.

Estética de un living escandinavo 

Un living escandinavo posee una calidez única, con tonos claros y gran iluminación (preferentemente natural) ofrece un espacio que invita a compartir momentos y estar cómodos.

En este estilo las paredes, los techos y el piso marcan también una tendencia, en tonos blancos o madera clara para el piso. El ambiente se ilumina y se pinta de blanco transformándose en una especie de lienzo que más tarde será llenado, pero no demasiado, con una decoración acorde.

Mobiliario 

El mobiliario es el mínimo, todo mueble que incluyamos en el living debe tener algún uso destinado, elementos grandes que sean puramente decorativos no entran en esta tendencia.

Un sillón grande, cómodo, liso en tono gris puede ser de un diseño clásico que luego con detalles decorativos que lo complementan toma protagonismo en la sala.

Los muebles más utilizados en este estilo son de líneas simples, usualmente de un solo color, las clásicas mesas que combinan tonos claros de madera con el blanco también son muy elegidas.

La mesa del living es pequeña, con el espacio mínimo para algún florero o revistas, combinar mesas de distintas alturas es una buena opción si necesitamos más espacio.

Decoración mínima 

Si bien el estilo escandinavo posee una decoración mínima, ciertos complementos ayudan a romper con la monotonía del blanco y enfatizan el estilo que queremos lograr. Al elegir paredes blancas no podemos negar que la luminosidad que le imprime al ambiente es realmente una gran ventaja pero muchas veces podemos sentir vacías y sin vida a esas mismas paredes, es por esto que los cuadros con fotos o imágenes son una marca registrada de este estilo.

Es recomendables utilizar marcos grandes y anchos, de modo que generen un contraste interesante en nuestras paredes, a menos que optemos por crear un collage de fotos reunidas en una misma área utilizaremos marcos de diferentes tamaños.

Textiles

Al ser un estilo nacido en los países nórdicos la decoración se adapta al clima frío, por lo tanto es común que en espacios como el living las mantas, alfombras, cortinas y almohadones sean parte fundamental de la decoración, originalmente la idea era aislar el frío de afuera y sentirnos cómodos en el interior.

La utilización de estos elementos puede crear interesantísimos contrastes, si tenemos en cuenta que el sillón, el piso, las paredes y los muebles son de tonos neutros y lisos podemos irrumpir con un estampado o color vibrante en los almohadones o alfombras.

Para las clásicas mantas que acompañan el living durante los meses de frío lanas de tejido grueso o pieles pueden convertirse en el elemento protagonista del living.

Cuando se trata de sumar estampados un patrón que se repite mucho en la estética nórdica son los geométricos, triángulos, cuadrados, las clásicas líneas o los famosos zig zag son la oportunidad ideal para sumar color y dinamismo al living.

Mezcla de estilos 

Podemos combinar dos estilos, uno más clásico combinado con aires nórdicos puede darnos una estética fresca, moderna y elegante: 

Escandinavo e industrial: se logra con una decoración nórdicas junto a  detalles como lámparas industriales, pared de ladrillos o estructuras desnudas  que dejen ver los caños o las guías de las luces y un poco de hierro. Debemos tener en cuenta en no apagar mucho la estética con la utilización de colores oscuros, recordemos que si algo caracteriza al estilo nórdico es su luminosidad.

Escandinavo y rústico: poniendo énfasis en los elementos naturales, muebles de madera con un tratamiento que la deje ver más bien cruda y en tonos oscuros podemos fácilmente convertir nuestro estilo nórdico en uno que tenga aires rústicos. Esta mezcla de estilos es una gran oportunidad para reciclar muebles,  mesas de arrime, mesas ratonas o incluso bibliotecas con aires vintage y tonos grises o crudo pueden combinar muy bien con estos estilos.

Escandinavo y oriental: para lograr esta exquisita mezcla de estilos los elementos decorativos serán marcadamente orientales, alfombras persas, faroles o lámparas hindúes,  velas, textiles con estampados étnicos, también pueden estar presente en los detalles marcos de las fotos o de algún espejo.